martes, 15 de agosto de 2017

A veces el otro no tiene la culpa de todo


El gran desafío es construir una mayoría para ganar en 2019, pero debe superar el 50% de los votos válidos emitidos. Si sumamos los diversos pedazos de peronismo diseminados por ahí no creo que lleguemos al 35 % ¿De dónde conseguiremos el resto? Esta pregunta me lleva a repasar un post titulado "La plasticola de Néstor" que viene a cuento. Dije el 14 de junio:

"Los caminos se bifurcan inexorablemente y para entenderlo hay que mirarlo en términos de acumulación dado que es ahí donde se vislumbran dos maneras de pararse y de posicionarse para construir mayoría: Una es la que practicó Néstor, sumando de todos lados pero garantizándose la hegemonía y el pomo de plasticola para ir pegando pedacito con pedacito, así puso en práctica aquella máxima de “sumar, unir, juntar”. La otra es la de Cristina, que estamos viendo en estas horas, núcleo duro, club de fans y ni la más mínima disposición a debatir con quienes habiendo protagonizado junto a ella los 12 años de gobierno hoy tienen diferencias de estilo y de armado. Ella es contundente y no está dispuesta a participar en elecciones internas, no se aviene a que todos los que la quieren tengan la posibilidad de demostrarlo depositando su voto en la urna. Cristina está en contra de las PASO que ella misma ideó hace 3 años, pero eso ya es conocido, de lo que se trata es de analizar cuál de los dos métodos de construcción es más efectivo puesto que de lo que se trata es de elegir el más eficaz para recuperar el gobierno nacional, el resto es anecdótico.

Sin dudas, el método de Néstor demostró ser mucho más efectivo porque logró hacer coexistir dentro de un mismo espacio a sectores que tenían contradicciones entre sí pero las posponían en función de lo más importante: el control del gobierno nacional, que como se logró en 2003 con el 22 por ciento de los votos del padrón nacional era necesario reafirmar con una acumulación electoral soberbia, única fuente de poder para lograr la suficiente masa crítica y desarrollar un proyecto que trastocara desde la base estructural a la sociedad argentina, algo que se logró sólo en algunos campos. Néstor juntó a Massa, a Felipe, a Lousteau, a Cobos, Moyano y a tantos más, la mayoría de los cuales al final del primer mandato de Cristina se fueron alejando y dejando en evidencia que sin Néstor la plasticola había quedado arrumbada en un rincón. Ahí debemos plantearnos con honestidad qué pasó, por qué se fueron tantos aliados ¿Lo hicieron porque son meros traidores, porque a Néstor se le acabó la plasticola o porque Cristina definitivamente nunca quiso usarla y no le interesó conservar algunos de esos vínculos? Es un eje para desarrollar en extenso en otro momento, ahora sólo pretendo inicializarlo. De momento apunto a modo de síntesis dos posibles explicaciones:

a) Se fueron yendo porque los acuerdos eran meramente electorales.

b) Se fueron yendo porque fallecido Néstor, a Cristina no le interesó mantener esos vínculos.

Hay un poco de las dos cosas pero se me ocurre que los últimos movimientos de Cristina, básicamente el abrirse para no hacer la PASO, además de no poner en práctica una muy buena ley ideada por ella, desnuda cierto desprecio por exponerse a debatir con todo el espacio sobre por qué llegamos a este estado bastante deplorable en el que estamos y a analizar si la causa fue haber conducido de manera equivocada los procesos internos, lo que nos llevó a perder la PBA, que es lo más grave y lo que no estaba en los cálculos de nadie."


Hoy, las primeras reacciones de varios cristinistas son agresiones que delatan muchísimo más cerrazón que análisis político. Todo está reducido a Leales y Traidores. La única pregunta que nos hacen es si ahora vamos a volver ¿Volver adónde si nunca nos fuimos? pero hay algo más profundo y es que pareciera no advertirse que ganando o perdiendo, Cristina ya es senadora y que si perdiera por unos pocos votos no es honesto achacarle alguna culpa a quien desde siempre jugó con todas las cartas sobre la mesa y a la vista. Si Cristina pierde, si se queda estancada en guarismos iguales o inferiores a los de Aníbal en 2015, si se ratifica que tiene el techo bajo no será responsabilidad de quienes de frente planteamos una propuesta que, de haber sido aceptada, hoy muy probablemente nos hubiera encontrado con una victoria por una luz mayor a lo esperado. Pero no, el responsable es Randazzo ¿No se dan cuenta que se están cayendo a pedazos?

Dije el 14 de junio

"Todo indica que el cristinismo, como fenómeno urbano y centralmente porteño/conurbanero con representaciones menores en el resto del país, no está dispuesto, por ejemplo, a interactuar con el peronismo del interior y me parece que ahí tenemos otro elemento a analizar seriamente porque ese peronismo es como es, no como nos gustaría que fuera, pero así y todo cuando tuvo que sostener proyectos positivos y “progresistas” lo hizo. Al fin y al cabo, vale recordarlo, sin ese apoyo en 2008 volaba todo por los aires luego del “voto no positivo de Cobos”.

Quiero decir que al peronismo del interior antes que criticarlo hay que entenderlo y para ello es necesario también entender a los argentinos del interior profundo.
En suma, hay dos métodos, dos formatos, dos estilos de construcción, uno el de Néstor, otro el de Cristina y veo que el de Néstor sigue siendo el más ambicioso para construir mayoría, entre otras cosas porque el de Cristina se agota en los segmentos progresistas de las clases medias y no interpela para abajo donde está esa monada que labura en negro y se genera su propio ingreso, algo que ha generado el fenómeno de la Economía Popular (que abarca al 30 % de los argentinos, nada menos) que está llamada a ocupar un lugar central en los tiempos que se vienen. La sumatoria de peronismo más economía popular expresa a sectores sociales diversos y más amplios. La suma de peronismo del interior más economía popular hace la diferencia."

Estas ideas fueron repetidas varias veces en posteos diversos que lo único que generaron fueron reacciones agresivas y hasta irrespetuosas. Hoy seguimos en el mismo dilema pero con el agravante que han pasado dos meses y todo indica que, de no mediar una orden que convoque a la razonabilidad, serán los propios exaltados del cristinismo quienes en lugar de sumar a los que tienen diferencias los terminen ahuyentando aún más ¿O será que les importa poco confraternizar con los compañeros y discutir posiciones y planteos diversos? ¿O será que no tienen apuros sociales y por eso se pueden dar el lujo de pararse en la vereda a señalar traidores con el dedito?


Una sola cosa está muy clara, dolorosamente clara: en estas condiciones y con esta forma de proceder, donde la culpa siempre la tiene el otro, donde el que se equivoca siempre es el otro, donde el que hace todo mal es el otro no vamos a ningún lugar acogedor. Este reflejo de poner la culpa en el otro pasó de ser un tic a convertirse en una especie de paco político que está empezando a demoler seriamente lo poco que queda de aquello que supo ser un hermoso y divino despelote donde en medio de contradicciones no parábamos de ganar posiciones. Así no sólo no se le gana a Bullrich, así se camina presurosamente a ser minoría intensa, exactamente lo contrario a lo que alguna vez dijimos que queríamos ser.

Y valga, a modo de aclaración postrera, que estas líneas no están dirigidas a todos los compañeros que están con Cristina sino a una porción de exaltados que sólo le hacen daño al espacio nacional y popular

16 comentarios:

octavio e. dijo...

Decir que "lo único que generaron son reacciones agresivas..." es claramente una exageración y una generalización muy injusta con no pocos compañeros que plantearon cosas interesantes y para nada agresivas.

Hugo dijo...

Para ganar las presidenciales 2019 no hace falta superar el 50 %. Con el 45 % alcanza, e incluso con el 40 % y una diferencia superior a 10 puntos sobre el segundo (algo desde ya imposible dada la situación actual)

WOLF dijo...

"El que gana conduce... El que pierde acompaña..."

Lo dijo alguien que sabía mucho de internas...
Saludos

Gerardo Fernández dijo...

WOLF: Ese que citás ¿Sabés la PASO que se hubiera mandado ¡de novela! y las habría utilizado para hacer mucha pero mucha política? Qué pena

Gerardo Fernández dijo...

Octavio e: Por supuesto!! No leíste los dos últimos renglones, por lo visto, porque lo aclaro específicamente.

Marcelo I dijo...

Gerardo, la autocrítica de Cristina y de los cristinistas (la que hacés vos) está más que clara, no hace falta que la repitas a cada rato. De verdad te lo digo: la describís muy bien, se entiende perfectamente.

Ahora, la autocrítica de los randazzistas, ¿la vas a hacer vos o la tenemos que hacer nosotros?

Marcelo

Gerardo Fernández dijo...

Marcelo I: Todos, absolutamente todos tenemos que analizar qué nos pasó desde 2011 en adelante; cuáles fueron errores no forzados, cuáles producto de la correlación de fuerzas, etc. Pero todos, no creo que alguna vez haya escrito que ese análisis retrospectivo lo tenga que hacer tal o cual sector. Todos tenemos que analizar nuestro presente y cómo llegamos a él. Es la única opción para no repetir caminos equivocados.

oti dijo...

Planteo una hipótesis que, creo, ya la formulé en otra ocasión.

El desgajamiento del espacio FPV-PJ y otros desde 2011 se da simultáneamente con una nueva etapa de contraofensiva de los sectores oligárquicos (que hoy gobiernan). No creo que sea una coincidencia cronológica, creo que hay una vinculación causal que habría que investigar.

En esa hipótesis dicha contraofensiva planteó escenarios muy difíciles que facilitaron e incentivaron los errores y el desgajamiento.

A mi juicio los sectores oligárquicos se sintieron mucho más amenazados por el último gobierno de Cristina que por los primeros de Néstor y Cristina.

JPF dijo...

Gerardo, al igual que en tus "post"seguís insistiendo con alguna obsesiones: bajarle el precio a Cristina con el consabido nestorismo, ignoras los contextos en cada elección, como si el país y sus condiciones fueran idénticas, obviando la conjura mediática, poder económico, justicia y miserables varios. Mencionás a los compañeros que quedaron en el camino con tus explicaciones a y b. La de Felipe no la tengo clara, tal vez por el lugar en alguna lista pero las salidas de Cobos, Massa, Lousteau, Moyano, ¿realmente le cargas la responsabilidad a Cristina? Te faltó Alberto F. cuya nueva garrocha de Massa a Florencio me exime de comentarios. No se entiende como aspirás a una acción política de masas (14/08) desde el 5/6% de tu candidato, descartando los 35 de Cristina, votos que huelen inflexibles, aunque vos los consideres, (otra obsesión), fans, fanáticos. Sumar, unir funcionó en 2003 cuando la ruptura del dique amenazaba a casi todos por igual. Hoy es otro país, incluso diferente de aquel tan reciente en que hemos olvidado que ganancias sobre sueldos era un robo (Moyanos dixit).
Abrazo peronista y aún más preocupado que el 11/08 en "El gato en la oscuridad"

Gerardo Fernández dijo...

JPF: No puedo entender cómo podés suponer que el "sumar unir juntar" no funciona más. Debo admitir entonces que has renunciado de plano a constituir mayoría y creés que el 35 % de la PBA alcanza para ganar una elección nacional. Bueno, al fin y al cabo uno razona como quiere ¿no?

oti dijo...

Por lo que entiendo, el compañero JPF no te está diciendo que "no funciona más". Creo que, implícitamente, está diciendo que el método Néstor ("plasticola") funcionó en condiciones muy específicas y que ahora son otras condiciones muy distintas y que habrá que encontrar la forma de resolver el problema de lograr mayorías en estas condiciones nuevas.

Voy a algunos ejemplos históricos.

La forma que el Coronel JDP logró mayorías en 1973 fue distinta a la de 1952 y ésta fue distinta a la de 1946.

Se pueden aplicar principios generales pero cada caso requiere un método particular.

Te vuelvo a insistir compañero Gerardo que, si nos negamos a discutir los supuestos (esto es distinguir los reales de los irreales) va a ser muy difícil avanzar en el debate abierto que proponés como necesario para superar el estado en que nos encontramos.

oti dijo...

JDP era Coronel era en 1945 cuando estaba avocado a la tarea de construir una mayoría. Luego fue General.

Gerardo Fernández dijo...

Oti: No son supuestos, Oti: Hoy el cristinismo es una minoría intensa. Para llegar a ganar nuevamente se necesita construir mayoría. Salvo que haya algún supuesto en en estas líneas queda claro que el desafío es pensar cómo se la construirá

Dr. Carlos A. Medina dijo...

No comprendo a que se llama "minoría intensa" en éste blog. Una elección en la PBA con 36% de los votos? Con una fuerza que excluyó al PJ y se constituyó hace meses? Es intensa y algo extensa. Pero claro, depende de como se la mire....

Gerardo Fernández dijo...

Pongámoslo así, Dr Medina: Para el FIT, el 36 % es una masa, para una fuerza que obtuvo el 55 % y arrasó, el 36, luego de la derrota en 2015 y 2013, con guarismos parecidos, no es otra cosa que una brigada camino a la minoría intensa

octavio e. dijo...

Más supuestos que explicaron ya varios compañeros.

En los últimos 30 años en las elecciones de medio término el comportamiento del electorado es diferente a las presidenciales.

Por lo general los electores revalidan a los oficialismos.

El mismo criterio que planteás aplicado a Néstor 2009 da una catástrofe electoral desde el 45% de Cristina en 2007 a 30 en 2009.

Fíjate que en 2011 es el electorado nacional el que vota a Cristina y el otro día fue el electorado bonaerense el que la votó.

Por otra parte, por las proyecciones que hay a partir de los indicios de fraude con las actas y telegramas, es muy probable que, si se volviera a votar en todas las mesas que presentan indicios de fraude, Cristina aumentaría su caudal 2,5%, con lo que llegaría a 38%.

Entrada destacada

Corea del Centro, el hit del verano que se viene