Ir al contenido principal

El pan dulce y la sidra no son antagónicos con la revolución

Escribe Teodoro Boot, a propósito de una nota de Roberto Caballero en Tiempo Argentino

aaaaaaaaaaa-2La nota de Roberto Caballero en Tiempo Argentino provocó bastante escozor y motivó no pocas críticas y polémicas, aun en los círculos que Roberto Caballero califica sin mas de “kirchneristas”, pero no seré yo quien se sume a la manía clasificatoria y diferenciadora que suele aquejar a los movimientos políticos en etapas de retroceso, así que lo dejamos ahí.
Pasa que no pocos integrantes de ese difuso “espacio” que Caballero llama (y nosotros dejamos ahí) “kirchnerismo” han tildado su nota de “gorila”, lo que no deja de ser una paradoja. Pero ocurre que muchas veces, a falta de mejores calificativos y de voluntad de profundización y análisis, por pereza se apela al término “gorila” para referirse a algo que no nos gusta, nos repugna o suponemos surgido de las cavernas del enemigo.
Compelido a comentar la nota por el editor de Pájaro Rojo, no puedo descansar en el cómodo recurso. Es que el escrito de Caballero no me parece gorila, sino insustancial, surgido de la necesidad (artificial y caprichosa) de justificar o defender a Cristina, tan artificial y caprichosa como la de quienes pretenden que es necesario defenestrarla.
Desde luego, el escrito de Caballero es bienintencionado, pero hijo de una concepción equivocada de la revolución (porque hay que recordar que quienes bregamos por la liberación nacional y la justicia social somos revolucionarios, no kirchneristas o peronistas o hinchas de Argentinos Juniors), y en el peor, de un sistema de prejuicios liberalizquierdistas.
Dejando esto de lado, en virtud del respeto y la credibilidad básica que merece todo compañero por el hecho de estar de nuestro lado y enfrentando a los mismos enemigos, opino que es fruto de una confusión ideológica y conceptual ligada a cómo se construye (y digo construye y no “hace”) una revolución.
Como atenuante, hay que decir que la nuestra, la de los setentistas, es una generación muy influida por la teoría del foco, un absurdo que en su momento precipitó muy serios errores.
Una digresión: sospecho que el Che nunca entendió la naturaleza y los mecanismos internos de la revolución que protagonizó. Suena loco, pero parecería que fue así, ya que Fidel nunca se diferenció demasiado de Lázaro Cárdenas, Pepe Figueres, Getulio Vargas o Perón, pero tampoco se diferenció de Mao o Ho Chi Minh, que proponían tesis opuestas a las del foco: la liberación nacional no es un golpe de mano; por el contrario, se va construyendo desde el seno del pueblo, en el pueblo y con el pueblo. En consecuencia, tiene que respetar sus tiempos, y más todavía porque es necesario nuclear a los más diversos sectores sociales e intereses que a uno le sea posible nuclear, lo cual, obviamente, va en contra de cualquier clase de pureza y apuro.
En este plano, si uno se toma en serio lo que dice con buena leche pero poco tino Caballero (pues arma una mezcolanza incomprensible con lo que no puede digerir) se vuelve zonzo y suicida. Y es que su “análisis” confunde las distintas lógicas y tiempos de diferentes espacios que, no por ser diferentes, tienen por qué ser divergentes.
La reconstrucción del frente nacional transita por al menos tres espacios en los que se debe trabajar en forma simultánea: está claro (y no se entiende por qué Caballero insiste en lo que es evidente para todos como si se tratara de un punto de controversia) que el pueblo conseguirá vivir mejor, con más derechos y seguridades, si pudiéramos retomar una política nacional y popular. Nadie discute esto. Ahora bien, el modo de llegar a esto es, mientras nos dejen, electoral, lo cual exige hacer acuerdos políticos y lanzar propuestas electorales que nos permitan ir construyendo una nueva mayoría.
Pero hay otro espacio, llamémosle social, el de la protección y defensa de los derechos sociales, que también supone construir mayorías, pero se trata de mayorías diferentes, de otras mayorías. ¿Cual es el propósito de estas luchas sociales? Lo que Emilio Pérsico ejemplificó impecablemente para definir el sentido de la marcha de días pasados, y no se entiende por qué despertó tantas iras “kirchneristas”, así entre comillas. Dijo más o menos algo así como “No estamos aspirando a volver al proyecto del año pasado. Estamos peleando por un pan dulce, un pollo y una sidra”.
Ocurre que mientras vamos construyendo la mayoría política suficiente para volver a ganar las elecciones y llegar a la posibilidad de retomar un proyecto de liberación nacional, los compañeros tienen que tener su sidra y su pollo para fin de año, tienen que poder garantizar sus derechos sociales y laborales, sus derechos humanos, como el acceso a la salud, la educación y la vivienda, necesitan defenderse. Y esa, la defensiva, es la naturaleza de las organizaciones gremiales, tanto si nuclean a los trabajadores formales y se llaman “sindicatos”, como si agrupan a los informales, desempleados y marginados y  en forma bastante redundante, se dan en llamar “organizaciones sociales”.
Una cosa, la lucha política, y la otra, la defensa social, van por carriles, en tiempos y según lógicas diferentes, pero no hay ninguna razón (excepto la estupidez o la traición) para considerarlas contradictorias. Al revés: son complementarias. Pero para ser complementarias, deben ser diferentes.
Aun así, la lucha política y la lucha social son insuficientes: es necesario trabajar en un tercer plano, el de la creación de una red, un sistema de contención y protección comunitaria, para amparar a nuestros compañeros en su hábitat, en su vida cotidiana, para que los muchachos no se vean tironeados entre el narco y la cana, que no pocas veces son lo mismo. En la práctica, esta construcción (así sea llevada a cabo tanto por agrupaciones políticas como por organizaciones sociales) tiene tiempos y lógicas diferentes a las de la política y las de la lucha social: son los tiempos y las necesidades de esa comunidad.
Pasa que si no entendemos que no somos un partido político, una suma de sindicatos ni un movimiento de pacotilla, algo así como una réplica berreta del falangismo o el fascismo, sino que somos (o debemos ser, o vamos siendo) un movimiento complejo, tumultuoso y contradictorio, un frente nacional, el germen, el embrión de una nueva sociedad, si no entendemos que debemos ser la nación en su ir siendo… pues no entendemos nada.
Lo otro, que si Cristina sí, que si Cristina no, es pura tontería. Hay que construir un movimiento y un frente nacional, que es un organismo vivo, lleno de tensiones y contradicciones. Y conducirá este proceso quien sea capaz de conducirlo. Si a Cristina le da la talla, nos ahorraremos mucho tiempo y sacrificios. Si no le da, mala suerte, y a llorar a la iglesia.
Enfrentamos a un auténtico Partido del Extranjero ante el que lo peor que podemos hacer es seguir creando divisiones y sembrando cizaña por celos, prejuicios, o peleas subalternas.
---------------------------
Aquí la nota de Caballero

http://tiempoar.com.ar/articulo/view/62418/la-emergencia-social-y-la-emergencia-pola-tica-por-roberto-caballero

Comentarios

ruben dijo…
Aclaro algo de entrada para que no queda dudas desde donde opino. Comence a militar en el colegio secundario en el 68 y deje de hacerlo en forma organica en el 85, siempre en lo que se ha dado en llamar la Izquierda Popular y Nacional. He leido siempre con interes las notas del compañero Boot, pero me permito disentir con el en esta oportunidad.
Como nop tengo tiempo para extenderme solo señalare dos cuestiones:

1°.- Siempre es importante determinar si lo que te da la Oligarquia se lo sacaste en un proceso de lucha generandole una debilidad. Si no es asi, entonces es muy probable que esten tratando de desmovilizarte y ganar tiempo o cosas peores.

2° - Suponiendo que tal como Boot afirma haya que crear un Frente de Liberacion Nacional ( lo cual no es estrictamente un ideario peronista ), puesto que lo que el llama asi es el MOvimieto Nacional Justicialista, que ademas tiene su partido que es el PJ y sus Ramas.

3° .- Cito: "Ocurre que mientras vamos construyendo la mayoría política suficiente para volver a ganar las elecciones y llegar a la posibilidad de retomar un proyecto de liberación nacional, los compañeros tienen que tener su sidra y su pollo para fin de año, tienen que poder garantizar sus derechos sociales y laborales, sus derechos humanos, como el acceso a la salud, la educación y la vivienda, necesitan defenderse. Y esa, la defensiva, es la naturaleza de las organizaciones gremiales, tanto si nuclean a los trabajadores formales y se llaman “sindicatos”, como si agrupan a los informales, desempleados y marginados y en forma bastante redundante, se dan en llamar “organizaciones sociales”.
En relacion a esto me surge el siguiente interrogante: Como lograra el movimiento Evita ganar las elecciones, con que politica de alianzas, con los empresarios-sindicalistas? Con los Masistas? Bueno,

4. La Sidra y el Pollo de fin de año no tiene nada que ver con garantizar la defensa de las conquista sociales conseguidas en el periodo K ni garantizar los derechos humanos. A proposito me perdi algo o en el acto se hizo un llamado por la libertad de Milagros Sala?

En fin podria señalar mas cosas pero ahora no tengo ganas ni tiempo.
ruben dijo…
Ahhh me habia olvidado de algo y lo tengo que escupir, no habia otra remera o camisa que no fuera de la Marca "Polo". No se disculpen pero como soy psicoanalista me fijo en esos "detalles
"https://2.bp.blogspot.com/-mVRQoXIk3cM/WDZ5l9pEO5I/AAAAAAAA0mQ/EMjN4Q5-5fADai5UIEYiVzzkgUU1JgwVACLcB/s640/acto2.jpg
oti dijo…
Cito: "Lo otro, que si Cristina sí, que si Cristina no, es pura tontería. Hay que construir un movimiento y un frente nacional, que es un organismo vivo, lleno de tensiones y contradicciones. Y conducirá este proceso quien sea capaz de conducirlo. Si a Cristina le da la talla, nos ahorraremos mucho tiempo y sacrificios. Si no le da, mala suerte, y a llorar a la iglesia."

Acá parece que el hombre invierte y pone al revés las cosas.

Si hay algo que está demostrando el año transcurrido desde que CFK es una ciudadana común es que es la única que está luchando contra sus propias limitaciones para construir esa nueva mayoría y es la única que parece estar a la altura de la tarea. Esto, siempre relativamente y en comparación con los demás protagonistas que aspiran a algo.

Admito que CFK puede fracasar en la tarea, sobre todo teniendo en cuenta que ella llegó donde llegó por ser esposa de Néstor K. no por la trayectoria y militancia de toda su vida. Es decir, ella no tiene experiencia en la tarea que ella misma propone que es construir desde el llano una nueva mayoría para volver al rumbo nacional y popular.

Pero nadie aparte de ella entre las alternativas visibles tiene las virtudes morales e intelectuales y el carisma y la pasión que ella tiene y, lo que es peor, no sabrían qué hacer si llegaran a tener éxito en el cumplimiento de sus ambiciones.

Por lo tanto estamos en presencia del siguiente problema:

1) CFK es imprescindible por sus cualidades que ningún otro tiene.

2) CFK puede fracasar en su intento estratégico porque no tiene experiencia en llegar a la cúspide desde el llano y, probablemente, no tiene el tipo de personalidad necesario para articular las mayorías necesarias.

3) No hay ningún otro a la altura de ese intento estratégico.

El corolario es más que claro: hay que ayudarla a ella a que supere sus propias limitaciones que le impedirían conformar el instrumento necesario para conseguir la finalidad estratégica. Y no tiene sentido ayudar a algún otro porque ningún otro está a la altura de dicha finalidad.

Puede ser que estemos en una situación paradojal. La única que está a la altura de lo que se necesita en cuanto fines tiene limitaciones de medios. Y entre todos los demás que no están a la altura pero que quisieran estarlo, algunos de ellos quizá no tengan limitaciones de medios porque hacen de éstos fines en sí mismos, con lo cual pierden la finalidad estratégica (por eso no están a la altura).
Voces dijo…
Interesante el artículo e interesante la crítica de Ruben.
El autor de la nota me hizo llegar este comentario, que por una cuestión de espacio la publico en dos partes

Gerardo

No tengo por costumbre contestar los comentarios que se hacen a alguna de las notas que escribo, pero sin querer queriendo tropecé con el pertinente comentario de Rubén y considero también pertinente comentar su comentario.
Respecto a su punto 1, no sé quién puede determinar seriamente si lo que da la oligarquía se lo sacaste o es una concesión. Se me hace que el único que puede dictaminarlo es el tiempo. Los análisis que pueden hacerse son especulativos y cualquiera puede pensar cualquier cosa, y está en su derecho. De eso, justamente, se trata la política, de medidas que se toman y cosas que se hacen sin tener certeza de sus resultados.
En el punto 2 no debería meterme, porque la visión de Rubén, tanto si adhiere como si cuestiona, remite a una concepción muy esencialista del peronismo.
El movimiento nacional justicialista se llamó antes de distintas formas y, en mi visión de las cosas, lo de las ramas fue un invento sobre la marcha de Perón, que comenzó con una alianza implícita ejército-sindicatos. Luego los sindicatos formaron el Partido Laborista, que posteriormente Perón usó de base para formar el PURN, que casi inmediatamente se llamó Partido Peronista. Y al socaire de los tiempos y el empuje de Evita, la creación del Partido Peronista Femenino dio lugar a la sorpresiva aparición de la tercera rama: la femenina.
Unos cuantos años después, y siempre atento a la evolución del pensamiento y la sociedad, Perón dio forma a la cuarta rama, la de la juventud.
En ese sentido, sospecho que de haberle dado Dios más vida, el General, que era el colmo de la heterodoxia y sólo se aferraba a lo que hoy suena raro, el amor a la patria, era capaz de inventar seis o diez ramas más, tantas cuanto conviniera a su propósito: la independencia nacional y la justicia social, los únicos elementos inalterables del pensamiento peronista. Todo lo demás, es hojarasca. Doctrina, como decía el general. Y la doctrina son las formas de aplicación de la ideología (las tres banderas), que es lo único permanente.

Teodoro Boot
Parte dos del comentario de Teodoro

Y si opiniones como estas pudieran valerme la expulsión de algún lado, la verdad es que me importa un pepino.
En cuanto al punto 3, me parece que Rubén no leyó con la debida atención. Nadie dijo que el Movimiento Evita fuera a ganar ninguna elección. Es más: no me referí en ningún momento al Movimiento Evita, excepto para reproducir los dichos de Pérsico que en mi modesta opinión, fueron malinterpretados. Justamente lo que dije es lo contrario a lo que entendió Rubén: la construcción político-electoral marcha por otros carriles y supone crear mayorías electorales, no sociales. Sin por eso descartar (¡todo lo contrario!) la importancia de construir mayorías sociales. Sólo dije que se trata de otras mayorías, y de ahí su valor e importancia, que son OTRAS.
En cuanto a su punto 4, ¿cómo explicarlo? Iba anoche por el acceso sudeste hacia Florencio Varela. Al acceso pasa junto a una enorme villa que, al menos en sus bordes, es casi estrictamente una “villa miseria”: casas de lata, barro y minga de servicios. Junto a la banquina iba un hombre, rumbo a su hogar, en cuero, evidentemente cansado y con calor, llevando dos enormes baldes llenos de agua. Si era para bañarse o para comer y lavar los platos, no lo sé. Lo que sé es que lo primero que vino a mi mate es: “No es justo vivir así”.
Tampoco era justo el año pasado, por supuesto, y el año pasado, cuando era tiempo (NO este año), era muy pertinente y tal vez hasta útil criticar las falencias de las políticas del gobierno de Cristina, pero lo básicamente justo es que ese hombre pueda llegar a fin de año con alguna cosita extra, con algo mejor del desastre que le espera de seguir esta política sin ninguna clase de traba.
Ni ese hombre ni casi ninguno puede esperar a que podamos volver a poner en marcha el proyecto nacional.
A eso, a esas cosas tan simples, me refiero con la defensa de la vida de los compañeros, que dependen de lo que para algunos de nosotros pueden ser boludeces y también de asuntos que comprendemos mejor, como los convenios colectivos, el régimen de trabajo, las leyes que regulan los despidos, etc etc.
¿O cuál es la opción? ¿No darle bolilla a ninguna de estas cosas en espera de una debacle general? Si esa fuera la opción, yo diría que no necesariamente habrá una debacle general y que no necesariamente de esa debacle habrá de surgir algo bueno. Puede surgir lo peor, lo que ni siquiera alcanzamos a imaginar. En síntesis, que en ninguna parte está escrito que tenemos razón y que por tenerla, llegaremos a la victoria.
En concreto, si el gobierno acepta hacer algunas concesiones, bienvenido sea. Eso sí: tendrá que cumplirlas. Y el no cumplir lo que uno acuerda siempre tiene costos, por más que no sean los que uno subjetivamente pueda desear, siguen siendo costos
En cuanto al punto 5, debo ser muy viejo porque no entiendo de qué se trata lo del polo
ruben dijo…
Nadie podria estar en desacuerdo con que todo compatriota puede disponer de algo en su mesa para las fiestas . Espero que el Cro. Boot no confunda mi planteo con los planteos de cierto izquierdismo peligroso que piensa "cuanto peor mejor". Lo que señalo Gerardo es que una cosa es que la Sidra y el Pan Dulce de fin de año
te lo diera Peron y otra que que lo de el Enemigo.
Por favor no me vengan con la boludez de decir que porque hiciste ese acto produjo el hecho de que te van a dar un plan social de 10.000.000.000 en un lapso de 4 años. Si sacas la cuenta veras que prorrateado por mas o menos 3.000.000 de informales es practicamente una limosna, que lo unico que lograra en realidad en lo inmediato es en desmovilizacion de la gente y ademas te lo dan en cuotas homeopaticas.
A los que le cierra es a las organizaciones que manejan el trabajo con ciertos sectores populares
, pues le provee de fondos para seguir sosteniendo sus gastos y estructuras. Y tambien a los sectores dialoguistas del sindicalismo.
En cuanto a lo del FLN crreo que es un concepto errado como para plantearselo actualmente,
no se puede trasladar esquemas de encuadres historicos que tiene una distancia de 40 años.
Ademas debo señalar que ese analisis implica que te diste una caracterizacion de la Etapa,
y de las caracteristicas de las estructuras economicas del pais mas una definicion de la superestructura juridico-politica. No creo ni por las tapas que vivieramos en los 70 en una semicolonia, mas bien lo caracterizaria como un capitalismo-dependiente. Y si no es una lucha de liberacion de una colonia o semicolonia, la tarea inconclusa siempre y que trato de todas formas de realizar Peron es el desarrollo de las fuerzas productivas, en un esquema Capitalista social y responsable. Ese fue el Peronismo de Peron.
Ahora claro esta que a mi criterio El Peronismo ha sido en su variante mas rica y potente MOvimientista, pero desde ya que ha estado sometido a desfallecimientos y vacilaciones de acuerdo a quien se apropiara de los significantes.
No se, a mi me resulta inconcebible que el Peronismo como movimiento no incluya a los mas debiles . SI HAY DIRIGENTES QUE NO ATIENDEN NI SE PREOCUPAN POR LOS INDIGENTES Y LOS DESOCUPADOS, PUES BUENO HABRA QUE HACER COMO DECIA EVITA..
Muy buenos los sentimientos de BOOT cuando descubre a los desamparados, pero les digo que ?yo me crie en una calle de tierra, sin cloacas y con zanjas. En mi casa no habia sanitarios en el baño , habia letrinas. Y estaba a4 cuadras de la que hoy dia es la 1-11-14. Le recuerdo a Boot que ese hombre los ultimos años habia podido comprarse algo para las fiestas, sus chicos ya no iban al colegio a comer y ademas se les daba todas las vacunas. Y sabes porque podia hacer eso? Por la AUH.. Y sabes quien la dio BOOT? Ya te imaginas no? Y no fue una dadiva, fue reestablecer un derecho. Era algo permanente.
La verdad que el discurso de Boot me desorienta. Como vamos a creer en lo positivo de una debacle y mucho menos que aparezca magicamente vaya a saber uno que opcion. Hoy por hoy lo mas seguro para ese compatriota en el corto plazo es que el proyecto nacional conducido por Cristina de unamanera amplia y no sectaria gane la eleccion el año proximo, pues nos guste o no hoy la Etapa es democratica, y por ahi hay que avanzar en los pasos que se pueda avanzar dentro de las reglas democraticas. Quizas en otro momento de la etapa podamos plantaernos la modificacion de la constitucion oligarquica. De lo que no me cabe dudas que esto sera resultado de un proceso de acumulacion.
En lo respecta a mi punto 2 creo que Boot no entendio o yo exprese mal mi idea, para mi lo mas rico que tuvo el peronismo fue el movimientismo, por lo tanto me parece queun FLN no ressponde a lo que BOOt tanto menta o sea La Doctrina Peronista y si mas las teorias surgidas en los sesenta de los movimiento revoluciionarios de liberacion .
Boot , ahorranos la pedagogia historica pues a esta altura de nuestras vidas hemos leido bastante de la historia argentina. Un saludo Compañero.

oti dijo…
No hay ningún problema que los compañeros de los movimientos sociales y sindicatos negocien con los gobiernos de turno por las necesidades sociales y sectoriales inmediatas

El problema surge cuando esos compañeros no distinguen ni se interesan por las particularidades y tendencias estratégicas de los procesos que los gobiernos de turno impulsan.

En el nivel que ellos están (el de pedir y exigir cosas para su sector) no les debería impedir entender lo que significa dar cosas por un país.

Boot, cuando contesta el punto 4 del compañero Rubén me parece que no comprende estos aspectos del asunto.

No es lo mismo que alguien la pase relativamente mal caminando hacia su casa, que le pase exactamente lo mismo caminando hacia su casa durante un terremoto.

Yo no tengo nada en contra de los compañeros de los mov. sociales y sindicatos, pero si son dirigentes y no comprenden estas elementales diferencias deberían dejar paso a otros dirigentes que las comprendan.

Respecto a Cristina, lejos de ser un problema menor. No se pueden construir mayorías sociales para cambiar a realidad sin cualidades de liderazgo. El día que otro compañero muestre cualidades mejores a las de ella, sin duda ella debería dar un paso al costado.

Pero, mientras tanto, más vale ayudemos a la única que muestra tales cualidades (si es que nos tomamos en serio el proyecto de país que decimos querer).
Ricardo Moura dijo…
Defender a Cristina, ¿"necesidad "artificial y caprichosa"??
¡Poor favooor, Boot!

Entradas más populares de este blog

El Cadete es cosa sería, muy seria