lunes, 25 de julio de 2016

¿Y nosotros, para cuándo?



En esta ronda de reportajes amigables, donde el presidente sabe que no deberá responder una sola pregunta que lo incomode, ha dicho ayer, conversando con Morales Sola que las inversiones no están llegando porque, en primer lugar se requiere una justicia laboral más equitativa, o sea que no esté orientada básicamente a defender los derechos de los trabajadores ¿Tamo? También planteó que otro de los motivos que ahuyentan las inversiones que, según él, ya deberían haber llegado, es el peronismo. Macri dice que en los países que visitó recientemente la pregunta que le hacen es "¿Y después de usted, qué?" a lo que respondió que la respuesta la tiene la oposición porque todos saben muy bien qué piensa él y su partido.

Dicho en otros términos, ahora Macri responsabiliza a la justicia laboral y al peronismo por la no llegada de las inversiones que él mismo pronosticó que llegarían antes de finalizar el primer semestre. Ahora resulta que la culpa es de otros. Una movida del arco constante en base a una catarata de excusas que nadie se las cree, para tratar, junto a los medios afines, de explicar lo inexplicable. Pero también admitió, por primera vez, que no le escaparía a una reelección, algo que ya todos sabíamos...


Todo esto no hace más que profundizar la necesidad de ver cómo avanzamos lo antes posible en la generación de una oposición que negocie pero no trance, como lo viene haciendo hasta ahora. Las elecciones están a la vuelta de la esquina ¿Qué estamos esperando? ¿Que venga quién a decirnos qué tenemos que hacer? ¿Y nosotros? ¿Acaso no tenemos capacidad para opinar, para presionar y para decidir qué queremos?

2 comentarios:

oti dijo...

Es que no tiene que haber "una oposición". Lo que tiene que haber es una estrategia para retornar lo más pronto posible a la dirección que (con todos los defectos que había en el camino) teníamos hasta el 9/12/15. Es así de simple, aunque muy difícil.

Uno puede hacer oposición a rabiar, negociación a rabiar o tranzas a rabiar con el gobierno, pero nada de eso garantiza volver a lo que hay que volver. Puede garantizar ganar elecciones, pero nada más.

No es que hay que ganar las elecciones como sea y, luego, vemos qué hacemos.

Lo que hay que hacer es aprovechar a Cristina (cuya figura se va a ir agigantando a medida que M se muestre como en realidad es), tener una estrategia y, luego, ganar las elecciones.

El problema es que volver a la estrategia correcta depende de ganar las elecciones el año que viene, pero ganar las elecciones no depende de tener una estrategia correcta. Las elecciones se pueden ganar de muchas maneras y estrategias que no son correctas.

Mientras Cristina viva no se puede prescindir de ella. No es que a título individual podamos o no prescindir. La realidad no va a poder prescindir de ella.

MArtiniano Ñ dijo...

"En esta ronda de reportajes amigables, donde el presidente sabe que no deberá responder una sola pregunta que lo incomode"
Esa frase viniendo de un Kirchnerista es cuanto menos graciosa jaja. A qué periodista incisivo le dio un reportaje CFK? Por dios las cosas que hay que leer...
Espero que esta vez me publiquen el mensaje.