martes, 15 de marzo de 2016

Y cómo sigue esto?


Hoy comienza a plasmarse en la vida real el retorno al "país normal" que el 51 % de los electores votó el 22 de noviembre. Cambiemos ha logrado alquilar escribanía y la cámara de diputados, luego de un extenso y por momentos ardoroso debate, terminará dando el puntapié inicial para que luego el senado sancione  la derogación de la ley Cerrojo. Argentina emprende el regreso a la lógica del siglo pasado que, por supuesto, es relatado desde el dispositivo mediático oficial como un "regreso a los mercados y al mundo". La prensa de occidental elogia al gobierno de Macri y falta nada para que volvamos a ser el mejor alumno de la sala de los periféricos, igualito que con Menem. Es el regreso al endeudamiento masivo, según palabras del mismísimo Miguel Angel Broda, pero también el punto de partida de nuevos juicios, que llegarán de manera inexorable pues esa es la razón de ser de los procesos de endeudamientos de países dependientes.

Si no entendemos el objetivo político de la deuda externa, como la gran disciplinadora de los países en desarrollo, no entenderemos las razones profundas que fundamentan el frenesí  con que ceocracia gobernante sumerge nuevamente al país en una lógica que ya padecimos. Que esta capitulación deje abierta la puerta a nuevos juicios y que incluso puedan llegar a ser por montos superiores al que se le pagará a Singer y cía, es funcional a la lógica de un país nuevamente atado de pies y manos a un corralito del que durante la última década se intentó salir.

Lo que viene de ahora en más es, en primer lugar, un sobregiro mediático de la "victoria política de Macri" y la instalación de que por fin "el país sale de la tenebrosa noche K". El festival va ser soberbio y difícil de soportar para personas fácilmente emocionables. Entre los fuegos de artificio del conglomerado de medios, con ricos y famosos celebrando la liberación y el amanecer "de un nuevo tiempo", el pobrerío seguirá incrementando el consumo de hidratos de carbono en silencio y la fracción de la clase media donde habita el kichnerismo intenso profundizará su militancia opositora.

En este contexto, no estaría mal tomar este 15 de marzo como un punto de partida para la construcción de una coalición que llegue a tener posibilidades de disputa por el poder, habida cuenta de que la que expresó el kirchnerismo ya no existe. Si en un momento estuvieron dentro de un mismo espacio Victoria Donda, Sergio Massa, Hugo Moyano y Urtubey, por citar casos emblemáticos y hoy están todos afuera, hay que entender que lo que sigue debe ser una construcción nueva, acorde a la etapa que vivimos.

No hay alternativa

La ceocracia es la toma del estado por asalto por parte de la clase dominante gracias al voto, pequeño gran detalle. Tiene una legitimidad de origen intachable y un volumen de usinas de generación de hegemonía político-ideológica nunca visto. Si hasta Nelson Castro critica aspectos laterales y hasta La Nacion publica informes que no causan ninguna gracia en la quinta presidencial. Es la lógica que supimos vivir en tiempos de Menem; es Mariano Grondona alentando la creación del FREPASO en Hora Clave; es Clarín diciendo en 1977 que apoya a la dictadura en lo político pero cuestiona fuertemente su modelo económico. Es, en definitiva, la suma de contradicciones secundarias dentro de un mismo bloque de poder amplificadas como si fueran discusiones estructurales de un país que, dirán, "por fin dejó la grieta atrás..."

En suma, sobrevendrá un período de fortísima operación comunicacional que como sabemos, tarde o temprano tiene sus frutos. Instalarán que todo lo malo es culpa del "desastre que dejó Cristina" y que "hay que pasar el otoño", porque luego, cuando empiecen a cobrarse los aumentos por paritarias, el aguinaldo, y comiencen a llegar las inversiones, habremos llegado a las puertas del paraíso.

Lo preocupante es que en este instante, lógicamente el peronismo de las provincias juega a dos puntas, renegando pero buscando al mismo tiempo mantener canales de diálogo con Casa Rosada y el kirchnerismo intenso corre el riesgo de aislarse en su propio algoritmo de red social. (Concretamente, estas líneas no creo que sean leídas por afuera de nuestro microclima, salvo por algún profesional de la comunicación o la política).

La derogación de la Ley Cerrojo partirá las aguas al interior de lo que hoy es el FPV y es muy probable que se generen condiciones para una ruptura donde queden, por un lado, aquellos sectores que expresen un peronismo macrizado (un simil de lo que fue la Renovación cafierista respecto al alfonsinismo) y por otro, sectores más proclives a una construcción tipo FREPASO.

Habrá que esperar a que se desarrollen los acontecimientos para que queden expuestos con nitidez los dos bloques y ver luego cómo mueve Cristina. De todos modos, nada hace sospechar que tengamos buenas noticias ni a corto ni mediano plazo dado que una ruptura -que es lo más probable- favorece exclusivamente a la ceocracia y también porque la unidad de lo que fue el FPV aparece cada vez más lejana, básicamente porque no hay cajas para negociar, y porque el macrismo está demostrando prestancia para sintonizar con los gobernadores peronistas. Con todo lo que ello implica...

En este contexto, lo prioritario quizá sea entender que la tarea pasa por la construcción de una nueva coalición política, que para tener posibilidades de ser mayoritaria deberá ser mucho más que el activismo en las redes y en los parques. Fundamentalmente con inserción en la clase obrera y sectores sociales que hasta el momento no pareciera que están siendo interpelados por el denominado kirchnerismo duro.

7 comentarios:

Daniel dijo...

Me dije hace rato que ya no iba a discutir con los del otro lado de la grieta. Hoy tuve que intercambiar con uno a mi pesar, digamos que las circunstancias me pusieron ahí. El nivel de cinismo y real indiferencia, la diferencia de sensibilidad con que me encontré me da que pensar -una vez más- que, todo bien con el rearmado de un nuevo frente o coalición política. Cómo no avalarlo! Y todo bien por las ganas de reconstruir para los que estamos sufriendo que nos tiren del tren a la que venga.
Pero...
Pero a esta altura es harto difícil concebir un proyecto para el país todo. Definitivamente no hay ni hubo ni habrá "un país".
-"No hay extensión más grande que esta herida", parafraseando al Miguel Hernández de la guerra civil. Que si acá no hay una en lo fáctico, hay ésta; larga, vieja, profunda herida, profunda grieta, capaz de quebrantar los nervios de más de uno, de llevar a un límite jodido a muchos, que quien sabe con qué situación inimaginada podrá dar.

Hugo dijo...

Esta votación podría haber sido la 125 de Macri, pero ¡que diferencia! Mientras a nosotros en el 2008 se nos dieron vuelta diputados, senadores y ¡¡hasta el vicepresidente!! ahora la derecha actúa unida y monolíticamente cohesionada. Para colmo de males, los que se dan vuelta nuevamente son los nuestros. Y eso que en este caso no está en juego la renta agraria sino el futuro de todos los argentinos. Cuanta desilusión.

Erdosain dijo...

Comparto lo que escribe Daniel, no hay unión en la grieta, porque del otro lado hay odio, hay un asco por el otro que es infernal, viceral y nazista. Con ellos, desde el radical de nariz parada hasta el comerciante más déspota, desde el empresario sanguijuela hasta el empleado que escupe a sus costado y chupa culo para arriba... con ellos no hay union, no hay frente ni lo habrá.

Gerardo Fernández dijo...

Hugo: Está mal el parangón. La 125 fue contra el poder, esta derogación la propicia el poder

Hugo dijo...

Está bien Gerardo. Estoy de acuerdo con vos en eso. Yo me refería a que es la primera votación crucial para Macri, como lo fue la 125 para Cristina, ambas en el comienzo de sus mandatos. Y si bien es duro ir contra el poder, me dan bronca algunos comportamientos.

oti dijo...

Hay mucha gente que tiene miedo, yo diría pavor a que su credibilidad dure menos de un año.

Está toda la "estrategia" de gobierno jugada a que ingresen U$S frescos a cambio de endeudamiento, como contrapartida del pago a los buitres, etc. Si eso falla se cae todo. De ahí las permanentes operaciones mediáticas contra CFK, los empresarios K, etc., etc. Porque la intención subyacente es que, cuando todo se caiga, que no haya oposición capaz de gobernar. Por eso quieren destruir el precedente del gobierno de CFK.

Ellos tienen el poder del Gobierno, pero no pueden mostrar respaldo del otrora "primer mundo" (como en la década del '90). El primer mundo está quebrado, esa es la realidad. Obama no va a venir acá a respaldar, va a venir a pedir, demandar y ver lo que se pueda saquear. Esta es la realidad cruda. Por eso la expresión de la cara del presidente hoy es tan significativa.

Hoy las "relaciones de fuerzas" no consisten solo en el control del aparato, las cajas, etc. Hay un potencial social enorme que podría eclosionar con el fracaso y desastre en que puede caer el gobierno en el cortísimo plazo.

Walter dijo...

Pero si durante 12 años de gobierno Kirchnerista es mentira que el pais se desendeudo. La deduda real aumento, esta por encima de los 350 mil millones, lo que pasa es que lo camuflaban diciendo que la relacion deuda/pbi bajaba, pero tambien es mentira que el PBI haya crecido todo lo que decian porque se manipulaba la inflacion. El claro ejemplo de ello es el pago de los cupones del PBI, que se pagaban por subestimar la inlfacion, pero que al final tambien tuvieron que truchear para no pagarlos.

Entrada destacada

LA FOTO QUE TANTO NOS GUSTÓ NOS TIENE QUE GUIAR