lunes, 21 de marzo de 2016

Tristezas del Plenario del FPV en Avellaneda


Estuve en la comisión de cultura y comunicación y observé no sin tristeza que como dijo Carlos Montero en El Vermucito, lo que se vio era que buscan formar espectadores, no militantes con voz y voto. La verdad es que hay un problema muy serio en este tipo de funcionamientos. La actividad en esta comisión consistió en largas exposiciones de periodistas y figuras conocidas como Teresa Parodi, Hernán Brienza, Cynthia García, Gabriela Cerrutti, Tristán Bauer, Liliana Mazure, entre otros, que no aportaron nada que no se haya dicho en 12 años y faltando apenas 7 minutos para la hora estipulada del comienzo del acto de cierre, abrieron el micrófono y pudieron expresarse tres o cuatro personas, a las que constantemente apuraron exigiendo síntesis. Sólo pudieron decir dos cositas Martín Piqué, en nombre de los trabajadores de Tiempo argentino, un par de activistas de "Resistiendo con aguante" y creo que otro compañero más. Todo a los pedos. 

La verdad es que no tengo claro cómo tendría que ser la mecánica en estas actividades pero si de algo no tengo dudas es que así, como el sábado, no sirven para nada. Quizá habría que escuchar más a la gente sencilla, preguntarles, nutrirse de lo que pueda aportar la base, porque de lo contrario se sigue reproduciendo un esquema bien de arriba para abajo que en momentos como el presente debería ser revisado, salvo que pensemos que todo lo que se hizo en cultura y comunicación fue perfecto y que no se requiere un service. Creo que todo debe ser revisado a fondo pero fundamentalmente esa mecánica consistente en que una comisión, en lugar de ser un espacio de intercambio de experiencias y puntos de vistas es una suerte de mesa redonda donde los notables repiten los grandes éxitos para una platea que sólo escucha y aplaude.

Aquí les dejo el audio del Vernucito donde hablamos de todo esto

3 comentarios:

tatincito dijo...

Honestamente, Gerardo, si la cosa pinta para ese lado, estamos en el horno.

La militancia tendrá que tomar las cosas por su cuenta, entonces. Con los dirigentes a la cabeza, o con la cabeza de los dirigentes.

Abrazo.

Don Frias dijo...

Totalmente de acuerdo. Tiene que tener un sentido productivo estas experiencias: la generación de elementos políticos activos en la toma de la palabra y el uso del discurso. 678 pasó años alimentando la base de datos de una fuerza política ciudadana. Esa gente que se junta ya conoce los "archivos", lo que no tiene es la experiencia de tomar la palabra, y hablar con propiedad en voz alta de esas cosas. Quizas en esas juntadas y plazas hay gente que nunca expresó su punto de vista ideológico en publico, nisiquiera en la casa. Es una oportunidad única de hacer germinar incontables ciudadanos que quieren expresarse y hablar, no para ellos, sino para el afuera.
Los ciudadanos comunes que se atrevieron a militar la última semana de campaña en colectivos, en la calle frente a gente extraña, fueron muy especiales, ademas de efectivos en su militancia. Pero fueron poquitos en la escala del desafio nacional que enfrentaban. No es fácil tomar la palabra y sostener un debate y/o discurso, estos maestros de la palabra deberían enseñar a usarla, hacer hablar a la gente. Multiplicar oradores.

Rafael Fernandez Moujan dijo...

totalmente de acuerdo con gerardo hay que plantear en que se fallo y no solamente que hablen los notables la voz es de todos o repetiremos los mismo er hacia atras
rores si no buscamos

Entrada destacada

Reivindicación del Chango Farías Gómez