jueves, 17 de abril de 2014

La chica que nos ayuda ahora tiene derechos


"La Chica que nos ayuda" ahora deberá tener desde una ART hasta una caja de ahorro donde se le deposite su sueldo. Tendrá también los mismos derechos que cualquier trabajador registrado. Esto traerá aparejado mayores costos y obligaciones para los empleadores. Como no podía ser de otra manera, ya empezó a tronar la Cadena Nacional de la Gente Linda.

Es que en la cabeza de la clase media no está instalado el programa "la chica que nos ayuda debe tener derechos", es así de simple. Con Susy se arregla todo pero por abajo ¿viste?, sin necesidad de papelería. A Susy le damos la ropa que no usamos, le compramos regalitos para sus hijos y Susy está feliz ¿Y cómo no va a estarlo si nunca nadie le dijo que ella es una trabajadora y además de dádivas también tiene derechos?

Es como con la peonada en el campo ¿vio?

Hay un modo de conciencia social acotado que desconoce estos derechos, que nunca los vio, que nunca estuvieron en agenda. Hay generaciones de incluidos que nunca pensaron en esto, así como los esquimales no piensan en qué es un rincón.

Costará años que lo entiendan.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Ahi esta el huevo y no lo pise!

Me/nos reconozco en el analisis. Uno puede tener conciencia social y "tratar bien" a la gente que "nos ayuda"/contrata, pero... se hace aspero entender que esa persona es un laburante y uno un empleador ambos con responsabilidades y beneficios. Todo servicio tiene un costo, no solo economico sino tambien logistico. Si uno desea contratar ese servicio tiene que tener los recursos economicos para pagarlo y el tiempo para hacer los pelpas. Si no los tiene no debe contratar el servicio.

Corta la bocha, amigos. Y todos sabemos que muchos putearan y diran que no pueden hacerse cargo...pero a los tres meses vamos a llamar a Susy por que no damos a vasto con todo lo que tenemos que hacer.

Estamos creciendo como sociedad, duele, pero es lo correcto.

Salud amigos!

Entrada destacada

LA FOTO QUE TANTO NOS GUSTÓ NOS TIENE QUE GUIAR