lunes, 18 de octubre de 2010

Roberto Guareschi y los medios no complacientes



El periodista Roberto Guareschi, que dirigió la redacción de Clarín entre 1990 y 2003 tiene el blog "postperiodismo" donde escribe a menudo sobre temas ligados a la profesión. Acabo de leer con ansiedad su post "Que nos cuenten las costillas" donde elogia a Chequeado.com, una publicación argentina que, como bien dice Guareschi, "se propone  verificar si las palabras y los datos que se hacen públicos tienen asidero."

Evidentemente el propósito de "chequeado.com" es valioso, está por verse a qué tipo de chequeos se dedican con el paso del tiempo  y, lo más importante, quién chequea los chequeos que ellos realizan.

Pero lo que me llamó la atención es un párrafo de Guareschi que a continuación transcribo:

"Nuestros errores y faltas son más graves hoy porque el discurso público está contaminado por la pelea entre el kirchnerismo, y Clarín, La Nación, y otros medios. Los Kirchner, el aparato del Estado y los medios oficialistas suelen ser un ejército en operaciones contra los medios que no son complacientes. Y en algunos de estos medios, la información suele ser un proyectil contra el gobierno."


Es claro que Guareschi con suma elegancia nos está diciendo que hay un ejército oficialista disparando a mansalva contra los medios "no complacientes". Estaría bueno saber qué se entiende por medios "no complacientes". Clarín, La Nación y Perfil -por nombrar a los más emblemáticos- ¿Son medios "no complacientes o medios decididamente opositores? El problema de fondo en nuestro país pasa porque ni la derecha política ni la prensa opositora se asumen como lo que son. Esta impostura corroe las discusión pública porque se falsean los lugares de emisión de ideas. Si las fuerzas de derecha política se presentan ante la sociedad como de centro, y los medios de prensa opositores lo hacen como "no complacientes" se le miente perversamente a la sociedad con resultados que nunca serán positivos y de ello no se podrá responsabilizar al kirchnerismo sino a quienes no se asumen como lo que son.

No está mal ser de derecha u opositor al gobierno de turno o a determinadas ideas, lo verdaderamente malo es ocultarlo, es fingir ser lo que no se es. He aquí una de las grandes diferencias con los países a los que cada dos por tres nos quieren poner como modelo desde la derecha y la prensa impostoras: En esos países, la derecha se asume orgullosa como lo que que es y los medios de prensa explicitan inequívocamente ante la sociedad sus puntos de vistas político-ideológicos e incluso sus preferencias electorales.

Sólo el día que en Argentina la derecha no se avergüence de ser lo que es y la prensa hegemónica  reconozca que tiene intereses terrenales tanto como ambiciones económicas y políticas, vamos a mejorar y mucho la calidad de nuestros debates.


8 comentarios:

El Observador Comprometido dijo...

Quisiera preguntarte, para entender mejor tu punto y dado que LN, Clarín y Noticias son medios opositores, ¿a quienes consideras "no complacientes"?

Gerardo Fernández dijo...

En realidad es difícil encontrar ese tipo de medios, al menos en el panorama porteño ¿no? Te podría decir que Ambito Financiero por momentos se parece bastante a un medio de esas características, favorecido quizá porque todo el mundo conoce su línea editorial. La forma en que tituló sobre el veto de Cristina al 82 % móvil sea quizá un ejemplo.

Ahora, si te ponés a buscar en otras partes del mundo desarrollado tampoco vas a encontrar muchos ejemplos de "prensa no complaciente" ¿Porqué? Por que en esos países se manejan otras categorías que nada tienen que ver con el concepto de "complacencia". Allí un medio se asume como Liberal y desde ese lugar opina y relata la realidad, etc, etc.

D. dijo...

lo que Guareschi dice no es erróneo: el discurso público hoy está contaminado por la pelea entre el gobierno y los grupos de medios más importantes del país. En esos medios, la información suele ser un proyectil contra el gobierno. Los medios oficialistas suelen ser un ejército de operaciones contra estos medios.
Creo que es importante que prestemos atención a esto último. Siendo Kirchnerista, cuando leo ciertas cosas en El Argentino, o cuando veo algunas cosas en 6,7,8... pienso que resta en vez de sumar. Porque reafirma a los que ya están convencidos del modelo, si, pero de qué sirve tanto onanismo?, mucha gente que está dándole una oportunidad a estos nuevos medios se aleja por considerarlos igual o peor de poco neutrales que las corporaciones mediáticas, y sigue generando "odio" entre un bando y otro. Creo que esa bronca le sirve más a la oposición y a los medios que al Kirchnerismo. Si no hubiera tanta "CRISpación" como les gusta llamarlo a ellos, les sacaríamos un par de oportunidades para excusarse o presentarse como víctimas.
Y no hablo por mí, sino por lo que veo a mi alrededor. Yo me empecé a entusiasmar con Cristina gracias a la 125 y la Ley de Servicios Audiovisuales.

Gerardo Fernández dijo...

D: Coincido contigo y por supuesto que no acuerdo con la metodología de El Argentino y muchas cosas del denominado "Seisieteochismo"
Pero fijate que vos te enganchás con ese análisis de Guareschi que es en realidad un tanto obvio y no decís nada de la forma en que cuestiona al "ejército oficial" mientras que de así como al pasar que "en algunos medios" se usa la información (en realidad los titulares) como un proyectil.
Por supuesto que no hay ninguna especificación qué medios ¿Cuáles son esos "algunos"?
A lo que apunto es a desnudar cómo Guareschi termina utilizando la promoción del sitio "chequeado.com" para bajar una línea muy tímida respecto al dispositivo mediático y muy dura en contra del gobierno

qcancionq dijo...

es que el gobierno tiene q gobernar y no financiar medios oficialistas, porq lo unico q logran es restar o cazar en zoo.

Chabon Piola dijo...

Es interesante ver lo refinado de la critica hacia sectores que defienden abiertamente al sector politico que gobierna , lo que no me queda claro es si lo hacen porque es una defensa frontal y sin tapujos o porque decididamente siempre estuvieron acostumbrados a criticar a mansalva y que no hubiera ni derecho a replica.
Creo que lo que molesta es la aparicion de nuevas voces , que no estan en el coro opositor , y que son sumamente incisivas . Haciendo aparecer lo que la dictadura y sus socios civiles siempre combatieron y silenciaron.El debate y la discusion apasionada, posicion totalmente contrapuesta al onanismo del pensamiento unico a que nos querian seguir sometiendo estos "pensadores" del establishment.
Saludos

hector felix dijo...

Lo que Guareschi no aclara son los alcanses del termino
"complacientes".
No lo son con nadie, o solo no lo son con el gobierno.
Nunca fueron complacientes con ningun gobierno, o solo no lo son con este gobierno.
No son complacientes con este obierno; ahora o no lo fueron nunca.
A Guareschi no se le puede haber pasado por alto la ambigüedad de
la palambra "complaciente" en el analisis de una relacion historica como es la relacion medios de prensa-gobierno.
Salvo que considere que la condicion de lectores de periodicos
nos encasilla en una insalvable condicion de opas consumados. Saludos

El Observador Comprometido dijo...

LN fue opuesto siempre.
Clarín lo fué, despues que el kirchnerismo se sintió traicionado en el 2008, no antes.
Clarín, como alguna vez te dije, es un monstruo que debe ser desarmado, pero en esta coyuntura, donde convergen medios oficiales, fuertemente pro-gubernamentales, otros complacientes in-extremis, como los medios de Spolszki, y los dependientes terminales de la propaganda oficial (by the way: ¿para cuando la democratización de la pauta publicitaria oficial?), en esta coyuntura como decía, entre dos demonios igualmente peligrosos, prefieron que se sigan agrediendo publicamente y que ninguno sea ganador.
Es tan peligroso el pulpo Magnetto, como un sistema dominado 100% por el Gobierno.
Comprendo es obsesión por los medios, pues el kirchnerismo cree en la imposición del relato. Hace unas semanas Manolo discurría al respecto, recordándonos las palabras del General "cuando no teniamos ningun diarios, ganabamos, cuando tuvimos todos nos echaron".

Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta