miércoles, 13 de mayo de 2009

La palabra "progresista" está en problemas

Hay palabras que están contra las cuerdas y otras que definitivamente han perdido sentido en estos tiempos donde los márgenes se corren, donde los que ayer eran enemigos acérrimos hoy se los ve de la mano conspirando, donde los que deberían estar de un lado están en el de enfrente.
Todos estos corrimientos maltratan a las palabras y sus significados hasta que las pobres perecen ante tanto fuego cruzado. Una de las palabras que más ataques está padeciendo sin dudas es “progresista” (algo al respecto estuvo pensando Lucas) porque ahora parece que entramos en la etapa de “La derecha progresista” ¿Cómo? ¿Qué tu dices? Y, si…¿Acaso Buzzi no es “progresista”? ¿Acaso Michetti no es “progresista”? ¿Acaso Alejandro Rozitchner no es también “progresista”?
Palabra cómoda, palabra comodín, palabra de goma que se adapta a varios moldes, “progresismo” ha padecido desde su instauración una pérdida de sentido y significación alevosa para llegar a ser lo que es hoy, una palabra de moda que cual remera del Che se la puede poner cualquiera.
Así como hubo una imagen del Che que la apresaron en una remera y perdió sentido político e ideologico, la palabra “progresismo” ha sufrido un derrotero bastante parecido. Y si hoy cualquiera se define “progresista” y nos cuesta hallar elementos para refutarlo, pues vayamos buscando otra palabra que defina al centroizquierda, o si querés al centroizquierda moderado que, según se me ocurre, de eso se trataba en origen el sentido de “progresista”. Se trataba de eso en el marco de una visión transformadora de la realidad: La izquierda era progresista porque entendía que para mejorar la sociedad había que transformarla incluyendo a todos los sectores, progresismo, entonces, era inherente a transformación social, a un paulatino proceso tendiente a la mejora de las condiciones de los sectores más postergados y por qué no, a la eliminación de las clases sociales. Este era el contexto en el que irrumpe el concepto “progresista”. Se ligaba el concepto de progreso a la mejoría de la calidad de la sociedad que en su avance iba eliminando viejas formas de opresión como, sin ir más lejos, la opresión del que tiene que malvender su fuerza de trabajo para sobrevivir.
Incluso en nuestras tierras la palabra “progresista” supo servir para diferenciar a las izquierdas “moderadas” de las duras. Ningún monto o ningún perro se bancó jamás que le dijeran “progresista”… odiaban y odian esa palabra con ardorosa pasión militante.

Pero ahora irrumpen estos nuevos “progresistas” que no sólo no desean transformar socialmente la realidad sino que quieren en cierta medida frenar el progreso porque en buena medida están convencidos de que el estado actual de las cosas está bastante bien y que entonces de lo que se trata es de tocar cositas acá y allá, se trata de impulsar mejoras en un plano meramente cosmético porque en la estructura todo está bastante bien: Eduardo Buzzi, por ejemplo quiere que el Estado deje de meterse en los negocios del sector. No cuestiona la raíz del problema (el régimen de tenencia de la tierra) no cuestiona la propiedad privada, incluso defiende el sistema de comercialización turbio y lleno de zonas grises y negras del sector agropecuario. Pero claro, lo hace parándose en un falso lugar desde el que se permite desde vivar a las Madres de Plaza de Mayo y correr discursivamente por izquierda al gobierno compartiendo tribunas con la Sociedad Rural Argentina y CARBAP, entidades con la historia manchada de sangre, pólvora y connivencia con las dictaduras más feroces que oprimieron al pueblo.
Y por el lado del macrismo chorrean los “progresistas” como Michetti o Narodowsky (el primer "Testimonial" del PRO que encabezó la lista de legisladores porteños en 2007 pero no asumió) Si hasta Federico Pinedo últimamente parece progre…
Son divorciados, escuchan a Serrat y Sabina, también a Silvio Rodríguez; consumen cine difícil y en muchos casos son refinados degustadores del buen Jazz. Son los nuevos “progresistas”, son modernos, son actuales ¿Entonces dónde está la diferencia? Buena pregunta. La diferencia está en cómo gestionan y qué defienden. Los “progresistas” del PRO defienden el incremento de los subsidios del Estado a la educación privada y al mismo tiempo achican el presupuesto de la escuela pública; los “progresistas” del PRO se oponen en la legislatura a que los colegios privados deban informar por escrito porqué rechazan alumnos; Los “progresistas” del PRO discriminan a los habitantes que no tienen domicilio en la ciudad para que sean atendidos en nuestros hospitales públicos, al mandarlos al fondo de la cola sin importarles que el 90 % de esas personas trabajen y vivan el 70 % de sus días en capital, generalmente limpiando sus propios hogares, los “progresistas” del PRO apoyaron el veto a la creación de laboratorios de la ciudad que suministraran medicamentos a muy bajo costo; los “progresistas” del PRO se “olvidaron” de convocar a elecciones para elegir autoridades comunales como lo ordena la nueva Constitución de la C.A.B.A para profundizar la participación democrática de los vecinos en las cuestiones inherentes a sus barrios.
Y así podríamos seguir tecleando ejemplos que grafican de manera incontestable en qué consiste el “progresismo” de estas gentes, que no es otra cosa que un gran malentendido porque a la hora de las definiciones se manifiestan nítidamente con las corrientes más reaccionarias de la sociedad. No son, entonces, “progresistas” ni nada que se les parezca, mas bien todo lo contrario ¿Qué pueden ser un poco más “progresistas” (o moderados) que otras tribus de derecha conservadora salvaje? Por ahí quizá encontramos otra veta interesante para el análisis. Tendriamos así, por ejemplo, que los chicos del famoso grupo “Festilindo”, el ala “progre” del macrismo, serían algo así como el sector menos "derechoso" de la derecha o lo más cercano al centro político, pero esas diferencias se dan en su gran mayoría en el terreno de lo gestual, de lo superficial, porque en lo estructural avalan a pie juntillas las definiciones del pensamiento más aristocrático y reaccionario del patriciado porteño.
Y esto nos arrastra nuevamente a los malos entendidos políticos de la ciudad de Buenos Aires, que se ve a sí misma como “progresista” cuando ha parido a buena parte de la peor derecha argentina. Porque acá ganó el menemismo con Erman González; acá ganó cuantas veces se lo propuso Fernando De La Rúa; en 2003 ganó López Murphy, incluso en 1973, en pleno auge del FREJULI, la senaduría de la ciudad fue obtenida por el mismísimo De La Rúa que incluso en aquellos tiempos era la ultraderecha radical en contraposición al ascendente Movimiento de Renovación y Cambio de Raúl Alfonsín.
No se trata, entonces, de un nuevo tipo de progresistas. Se trata de que a esa palabra hay que jubilarla y en segundo lugar que no hay que confundir valor y precio, como cantó Serrat. No confundir la pose y no dejarse llevar por la apariencias porque es un recurso muy artero y rendidor el de muchas gentes que merced al consumo de productos culturales más o menos sofisticados nos quieren hacer creer que son progresistas en lo político e ideológico. Conozco tanto facho fanático de Charlie Parker, sin ir más lejos, que mejor me callo…
La palabra “progresista” está en el horno definitivamente y es relativamente fácil acotar su derrotero. Basta con dejar de tipearla.
El problema son los impostores, los Pergolinis y los gomazos. El problema es esa cría que se cree progre porque tiene amantes, porque manda a sus chicos a colegios con planes “re-copados” y seños hermosamente rubias, y fogosas.
El problema es el abuso de cierto photoshop de corrección política que disimula pliegues ideológicos recalcitrantes y genera ciudadanos civilizados, medidos y correctos que esconden tras esa fachada a verdaderos individuos de derecha recalcitrante a la hora de pensar en la redistribución de la riqueza y en la fidelidad al fisco. Ahí se ve en toda su dimensión la bestia añeja, clasista y reaccionaria.
No hay derecha progresista, hay tráfico de palabras y significados.
Que no es lo mismo.

44 comentarios:

jectib dijo...

UN clásico. El despotrique contra la clase media porteña. Mientras tanto ¿que hacemos?

Mauri K dijo...

Justamente Gerardo es que para zafar de esos problemas, los peronistas no decimos que somos progresistas, porque no define gran cosa, es como vos decis.
(Aunque con el peronismo -y Men$m fue la prueba- ese problema tambien existio, es decir de la misma manera que en nombre del "progresismo" se hacen porquerias, en el peronismo sucede lo mismo.Si De Narvaez se autodefine como peronista...¿como negarselo?)
Saludos.

Anónimo dijo...

Me extraña Gerardo que no hagas ningún comentario sobre las imitaciones de Tinelli. Yo estor reeeecaliente. La parodia de Cristina es lamentable, machsita, misogina, destituyente. Que habría que hacer en estos casos?. Yo le levantaría el programa. O habría que ir a la puerta del canal a tirale huevos a ese. Estan operando para tirar al gobierno. Me parece que este Tinelli hay que pararle el carro.

el grito primal dijo...

Gerardo.
Concuerdo con lo que has escrito. Muy oportuno.
Creo que es una avanzada muy calculada de la derecha que ya se apropió del simbolismo de (entre paréntesis el contradiscurso):

- el piquete (de la abundancia)
- el autocovoncodado
- el cacerolazo (de teflón)
- el pequeño y mediano ... (el pequeño y mediano monopolio (DiegoF.); el pequeño o mediano oligarca (Lucas C.))
- el peronismo disidente ((que viene a disentir con todos los postulados del peronismo(Lucas C.))

y la nueva víctima
- el progresismo (el progresismo contranatura)

Hace unos 15 días que losperrosdelanari (http://losperrosdellanari.blogspot.com/2009/04/el-futuro-del-progresismo.html) hicieron una revisión histórica del origen y significado de la palabra progresismo.

Chiclana dijo...

Lo que escribis de Buzzi es mala leche o ignorancia?
Yo entiendo que tengás críticas pero lo que escribís: "el Estado deje de meterse en los negocios del sector"
es falso, no necesitan la mentira para pegarle a Buzzi o a FAA.

diego.ve dijo...

El progresismo siempre fue de derecha. Están descubriendo América. El progresismo es lo que en los 80 se conoció como "alfonsinismo" y que en Europa fue la "nueva derecha", y que hoy es el macrismo. Es una derecha democrática, descontracturada, jodona y yuppie. No son esos señores gordos y viejos de la Sociedad Rural. Aspiran a la hegemonía política y cultural. Esto existió siempre. ¿Qué me van a hablar de amor? Como siempre, los verdaderos progresistas somos los peronistas.

Anónimo dijo...

Diego,

El peronismo tammbién, fué siemrpre de derecha. La sociedad argentina, fué siempre de derecha, me parece que te falta descubrir la pólvora todavía, hermano.

Horacio

Anónimo dijo...

Si un reaccionario como el diputado Fernando Iglesias se define como de izquierda, entonces las cosas se complican.

bahia ruge dijo...

El germen de la degradación del término progresista debe rastrearse hace ya varios años, es incluso anterior a la jefatura de Gobierno ejercida de manera "progresista" por anibal Ibarra. Creo que podría rastrearse en De la Rúa jefe de Gobierno, cuando tuvo funcionarios jóvenes que gustaban del teatro y la danza contemporánea. Parece ser que la determinación etarea y de gustos artísticos donara el mote gratuitamente (como sino hubiesen existido vanguardias fachas).
Luego La Alianza, tal vez el sumun y decadencia de la derecha de los 90 también se autotiló "progre", cómo no iban a hacerlo si tenían al grupo Sushi (lopérfido incluído)como thing tank del gobierno. Progresista significa ahora, al menos en los grandes centros urbanos, estar a la moda alternativa (consumode diseñadores palermianos y musica electrónica dificil de conseguir), comer manjares étnicos y aplaudir la institucionalidad vaciada de contenido ideológico. Y nonosequivoquemos, Ibarra tb es "progresista" y modelo a seguir por esta gente, aunque este cascoteado por su show en Telenoche.

Gerardo Fernández dijo...

bahia ruge: los quiero contactar para la radio. Por favor escribime a mi casilla de correo!!

Melan dijo...

Bueno, sigo conociéndote y me sigo identificando, tenés tanta razón...
"progresismo", palabra vilipendiada como pocas en los últimos tiempos, se puso de moda y cuando algo se ponde de moda en este país...pierde su sentido original, absolutamente cierto. Muy buena entrada otra vez Gerardo.

Martín L. dijo...

Creo que el problema del progresismo se remonta a los '90, época en que todos los que estaban -no digo "estábamos" porque nací en 1986- en contra de Menem podían compartir el mismo paraguas; Aguinis con Pino Solanas, Morales Solá con Verbitsky, Carlos Auyero con De la Rúa. A medida que pasan los años me doy cuenta de que el antimenemismo fue para muchos una variante cool y políticamente correcta del antiperonismo.
Saludos.

Anónimo dijo...

Muy buen artículo. Brillante. Dicho sea de paso, lo de las "candidaturas testimoniales" me parece difícil de digerir y pienso que va a ser un tiro por la culata. Un abrazo.
Elvis Kocho.

Gerardo Fernández dijo...

El enfoque de Martin L. me parece sumamente importante.

Jose Barrita dijo...

Gerardo, muy pero muy buen post.
Ese universo ideológico termina siendo, como los dirigentes políticos que lo intentan expresar, pantallas lavadas de otros dispositivos políticos-económicos, mucho más definidos ideológicamente y muchos más claros.

Saludos

raf dijo...

Che, muchachos, están despertando.
Perfectas las caracterizaciones de progres hechas en estos comentarios.
Los progres siempre fueron gorilas, igual que los perros y los montos.
Y este gobierno es, sin duda, un gobierno progre.
Les costó pero llegaron, eh!

De vierde man dijo...

Pero lo que debe quedar claro, es que más allá de las palabras, siempre van a existir los tipos y los movimientos que quieran cambiar lo viejo por lo nuevo. Eso es en el origen el progresismo.
La derecha progresista es una caricatura, y eso está muy bien.
Un gran sector de porteños es "progre", que no quiere decir que sean progresistas. Se la creen, que no es lo mismo que ser.
No hay nada más retardatario que Macri. La derecha no es progresista.

Nos Vemos en 2011 dijo...

Estoy un poco anonadado.
Y si le preguntan al sector de Bonasso o a los Libres del Sur a ver que piensan?
Ellos pusieron el grito en el cielo cuando Nestor se volco al PJ del conubarno (hay varias notas en diarios), y Bonasso termino de alejarse cuando Cristina veto la Ley de Defensa de los Glaciares.
Yo no veo "progresismo" en esto. Ni cerca.

Anónimo dijo...

Y sí, tengo que darle la razón a mi viejo nomás...Siempre puteó al progesismo, diciendo que bajo ese paraguas, se amuchaba un poco de todo: desde demócratas al estilo socialdemocracia europea hasta lo más recalcitrante del gorilismo.
Besos
Anna Karenina

El Cholo dijo...

Muy buen post, Gerardo. A este ritmo llegás a ministro de propaganda.
A propósito, en 1973, De La Rúa le ganó la senaduría de Capital al fascista declarado Sánchez Sorondo.
¿Le gustaría Charlie Parker al "compañero" Sanchez Sorondo?
Saludos

El Cholo dijo...

Efectivamente, Martín L.
Los antimenemistas (que ganaban en la Capital) son unos gorilas recalcitrantes que nunca ocultaron su odio contra sufridos trabajadores cabecitas negras como Menem, Corach, Kohan, Frega o antes el pobre Sánchez Sorondo (cuya injusta derrota fue rescatada del olvido por Gerardo)
Saludos

Martín LatinoameriKano dijo...

Este fenómeno aparece tanto del lado del progresismo como respecto al tema peronismo.

En nombre de los dos se dicen y hacen todo tipo de cosas, de muy buenas a barbaridades.

Me parece que, como bien indicás, tenemos que dejar en claro el QUE (tampoco me convence decir "centroizquierda", porque Iglesias se autodefine como centroizquierda y define como tales los gobiernos de Uruguay, Chile o España).
Hay un peronismo y hay un progresismo que realmente creen en una serie de items, por tirar uno muy importante, el rol del Estado. Una opinión respecto al rol del Estado es mas importante que el partido en el que milites o como te autodefinas. Ripoll se juntó con la SRA y ella va a decir que es de super-izquierda.

En España, justamente, como en Chile, los gobiernos de "izquierda" son maquillaje, las izquierdas verdaderas fueron eliminadas de raíz por las dictaduras de turno. Se puede caer en el discurso progre con políticas liberales, porque en realidad no mide ser de derecha. Nadie (en la política) va a decir que los pobres son pobres porque quieren, que hay que recortar puestos de trabajo, etc. De Narváez que es un empresario acostumbrado a ajustar y acumular dinero, que echó gente en Casa Tía y que hoy tiene problemas con sus empleados del Cronista, dice que "mas trabajo es menos pobreza". Es un discurso progre en un tipo que hace lo contrario en la práctica.

Salutes.

Martín L. dijo...

Cholo: con todo respeto, creo que no entendiste bien mi planteo. Yo escribí que "el antimenemismo fue para muchos [no todos] una variante cool y políticamente correcta del antiperonismo". Hubo un montón de personas que lograron travestirse de progres en los '90 -y conservar ese disfraz más o menos intacto desde entonces- por el simple hecho de oponerse al menemismo.
Saludos.

El Cholo dijo...

Todo bien,Martín
El PJ de la Capital siempre fue, al margen de personas respetables (como en todos lados y en todos los partidos), una caterva de impresentables.
Ocurre que la cantinela actual es pegarle a los porteños, a la clase media, tildarlos de gorilas, etc.
Lo que no veo que nadie haga es defender al PJ porteño. Me gustaría leer defensas de Sánchez Sorondo, de Frega, de Grosso, de Vaca, de Domínguez, de Pico.
Me gustaría que alguien diga "que gorilas, Sanchez Sorondo era un candidato de lujo" o "porteños de mierda, no supieron valorar a los compañeros Grosso y Domínguez, que combatieron la corrupción codo a codo con los compañeros Genta y Datarmini", o "El otorgamiento de la frecuencia de Radio Municipal a Daniel Hadad es un logro de los descamisados", o "Bienvenido, Borocotó".
Pero no, hay que leer siempre las mismas giladas o mentiras, como que "la clase media porteña apoyaba a Menem", cuando es público y notorio que por ejemplo en el 95 ganó Bordón (salvo en Lugano y Recoleta, donde ganó Menem, por cierto).
Ahora es que los porteños son todos macristas, gorilas y discriminadores. Los porteños no quieren que los cabezas se atiendan en los hospitales de Capital ¿cómo? ¿en el Conurbano no hay hospitales? ¿quien gobierna ahí hace más de veinte años? ¡no me digas que no hicieron hospitales! Porque una cosa es ser pobre y otra ser boludo, y yo no conozco a ningún tipo de Derqui o de Florencio Varela que prefiera viajar dos horas antes que atenderse en la salita de su barrio.
No se que van a decir en un par de añitos, cuando Macri vaya de candidato ¡por el peronismo!
¿Apostamos algo?
Saludos

raf dijo...

Che, muchachos, el cholo se las puso!
No se de donde es este, pero te cantó la posta.
Cuando mauri o lole sean el candidato, todos ustedes vuelven a sus cuevitas ínfimas, partiduchos progres de siempre, izquierduchis y gorilas.

Gerardo Fernández dijo...

Lo que dice el Cholo del pj porteño es verdad, generalmente fue una cantera de dirigentes de temer, y es cierto lo de Sánchez Sorondo también.
Pero no sé, honestamente, si eso es definitorio. Quiero decir que no sé si fectivamente De La Rúa ganó en 1973 por lo feo que era SS o por un adentrado antiperonismo porteño.
Pero vale.

Chiclana dijo...

Se va a seguir haceindo el sota?

Gerardo Fernández dijo...

Es que no es necesario aclarar nada, Chiclana. El "campo" quiere seguir en negro, si eso es lo que más le jode, y vos lo sabés mejor que nadie.
Que el Estado esté bién lejos y no controle nada, eso es lo que quieren. Seguir como siempre.

Mikkel dijo...

Con respecto al triunfo de Dela Rúa sobre Sanchez Sorondo, siguientes aclaraciones:
- Regían unas modificaciones a a Constitución impuestas por Lanusse.
- Una de esas modificaciones era la elección de dos senadores por distrito, pero si no se obtenía el 50%, en cuyo caso el ganador se quedaba con las dos bancas, se iba a un ballotage, entre los dos mas votados, para elegir el senador restante.
- En esa circunstancia, creo que la primera vuelta la gano el FREJULI que consagró a Diaz Bialet como senador.
- Como no hubo 50% se fué al ballotage y ahí ganó De la Rúa. Y como fue uno de los pocos no FREJULI que ganaron, quedó consagrado como una "gran esperanza blanca".
Corolario: esa vez ganó incuestionablemente el PJ.
Corolario II; pareciera ser que para ud. Gerardo y otros de sus lectores, el problema es la Batalla de Pavón (1861) que determinó que Bs. As. se incorporara a la entonces Confederación.
Corolario III: que la CABA sea echada del país y se transforme en estado independiente. Es mas puede unirse a las Falkland como Estado Libre Asociado y declarar la independencia y adopar como idioma el ingles. El único problema, Gerry, es que va a tener que hacerse cipayo o emigrar a la provincia del futuro diputado Kirchner, abandonando Belgrano.

Chiclana dijo...

Gerardo: usted personalizó en Buzzi que no "quiere estado".
Desde mi poco conocimiento le digo que FAA presento un proyecto de retenciones segmentadas, de ley de arrendamientos y un proyecto de ley de restricción y límites a la adquisición del dominio por extranjeros.

Eso no coincide ccon tu afirmación, por lo que te repregunto, quizás ahora lo respondas ¿es bronca o desconocimiento?

Gerardo Fernández dijo...

La FFAA desde su alianza con CARBAP borró con el codo lo que había escrito con la mano y ha ceñido su historia y su proyecto histórico a las resoluciones de la Mesa de Enlace, por esa misma razón jugó en contra de la 125 que contemplaba todas sus reivindicaciones.
Buzzi mismo, no otro, se la pasó hablando de "eliminación de las retenciones", contradiciendo su reclamo histórico, incluso cuando se rumoreó la nacionalización del comercio exterior de granos, de nuesvo Buzzi salió con los tapones de punta cuando había sido un reclamo de la FFAA.
No hablo desde el desconocimiento, todo lo contrario.

Chiclana dijo...

Es bronca.
La 125 no era nada, con beneficios con vencimiento.
saludos

Gerardo Fernández dijo...

Hoy las cosas estarían muchísimo mejor para los pequeños productores con la 125, lejos. Andá a preguntarle a ellos mismos.

El Cholo dijo...

Bueno, tampoco dije nada que no fuera de público conocimiento.
A Mikkel:
Que la doble vuelta electoral haya sido introducida por un gobierno ilegítimo como el de Lanusse, no quiere de ninguna manera decir que fuera un sistema ilegítimo "per se". De hecho se usa en muchos países, incluida la Argentina, y nadie que yo sepa hace una crítica seria del sistema.
Vos tampoco. Si sos tan tajante para desacreditar el triunfo en segunda vuelta de De La Rúa en 1973, me imagino que en 2003 habrás hecho alguna presentación ante la justicia para protestar por la elección robada a su "incuestionable" vencedor Carlos Menem o las que Ibarra le ganó a Macri ¿no?
Saludos

Martín LatinoameriKano dijo...

¿Siguen con la 125?

Creo que éste es el único país dónde cortas rutas y desabastecés, la gente (desabastecida y tildada de vaga, digo, "nosotros salvamos al país") LOS APOYA, el vicepresidente VOTA CONTRA su gobierno, obtienen lo que querían y después salen a llorar. No creo que merezcan explicaciones, son pelotudos y punto.

Lo que si me resulta bastante cómico es que para algunos, cuándo se presenten el Lole y Adolf Hitler nosotros nos vamos a adherir porque somos unos negros de M choripaneros que sólo nos importa el PJ. Y para RAF, por otro lado, vamos a volver al progrerío y a callarnos la boca. Cuanto pelotudo hay, ¿no? Lo triste es no tener convicciones, porque, papitos, nosotros somos kirchneristas y lo asumimos, somos coherentes con nuestro pensamiento. Ustedes dicen no votar o votar en blanco porque no tienen las pelotas suficientes para apoyar un proyecto (ni siquiera desde el anonimato) y se burlan de Reutemann pero ¿son los que van a votar a De Narvaez?

Haganme un favor, tomense un activia.

Sinceramente los opositólogos me dan pena, ustedes viven una vida de mierda. Nosotros seremos choripaneros y ñoquis pagos, pero ustedes loco... que vida jodida...

Chiclana dijo...

el que sigue con la 125 es el dueño de casa, y yo no lo conozco como para poder decir que tiene una vida jodida.

Tampoco podría decir algo así de voz a pesar de que no estemos de acuerdo.
Si puedo ver que si crees en el activia y en los K son bastante crédulo.

Saludos

El Cholo dijo...

El problema no es lo que vas a hacer vos, que sos kirchnerista acérrimo y seguramente no pasarás a votar fielmente al próximo candidato del PJ, llamese Macri, De Narváez o Pirulo.
El asunto es que la dirigencia del PJ, a la que vos hoy me estás pidiendo que vote, sí (sin ninguna duda) va a seguir al PROperonista de turno, y vos y muchos otros de cuya sinceridad no dudo, van a quedar en la palmera una vez más.
A menos que se reconviertan, claro, como Galimberti, por ejemplo.
Saludos

Gerardo Fernández dijo...

Cholo: Ese es el dilema, la pulseada histórica. Y seguro no se te escapa que ese riesgo existe. Pore eso se trata de sumar masa crítica para evitarlo ¿no?

Martín LatinoameriKano dijo...

Yo no le pediría a nadie, de ningún modo, que vote al FPV. Si votás al FPV me gustaría que sea por convicción. Justamente, me preocupa que hoy exista gente que vote a De Narváez porque odia a Kirchner, o porque creen que va a resolver "el problema de la inseguridad" (que no resolvió en los años que tiene de diputado, no veo como los va a resolver siendo diputado de nuevo). Me preocupa que no adviertan que una sociedad de tipos multimillonarios acostumbrados a echar gente y a cagarse en "la patria" (no tengo que mencionar los despidos de Sevel, Tía, la mudanza a Brasil de los Macri, etc. Y mejor no hablo de las inasistencias, a pesar de que los vagos son los maestros). De la Alianza 2 mejor ni hablar, porque hay que tener cara para hablar de los jubilados a través de la Pato Bullrich o de economía con el Bulldog en tus filas.

Entonces, que haya gente que vota todo esto porque odia a los Kirchner, realmente, me parece preocupante. Si los que votan éstos nuevos proyectos de endeudamiento, recorte, "enfriamiento de la economía", devaluación y etcéteras (y son cosas que insinúan o directamente dicen los mismos candidatos por su propia voluntad y sin ningún tipo de presión) lo hacen SOLO porque odian a Néstor Kirchner, son irresponsables y se cagan en sus compatriotas. Y a veces en ellos mismos.

Con eso no te digo "votá a Kirchner", te digo que yo voto a Kirchner porque creo en el proyecto kirchnerista, pero que enfrente veo "voto útil" antikirchnerista (según palabras de Mariano Grondona), pero nadie se juega ni sabe decir con precisión por qué vota lo que vota. Por eso me parece lamentable ser opositor el día de hoy, porque las opciones son votar en blanco, a algún partido chico (que sería lo mas digno) o a una oposición reciclada que todos sabemos (los que la votan también) que nos van a romper el culo.

Pero bueh...

Me parece un poco simplificador decir que el problema es el PJ, que se van a juntar después (¿hay que decir lo mismo de Carrió y la UCR, o de Cobos y la UCR? ¿o de la UCR "de izquierda" de Alfonso y la UCR "de derecha" de De la Rúa?), que nos van a cagar y que nosotros nos vamos a quedar mirando. Si nos cagan no nos vamos a quedar mirando, somos kirchneristas porque creemos en el kirchnerismo. Si mañana se va todo el PJ con Reutemann, nosotros seremos kirchneristas, o lo que sea mas parecido si Kirchner ya no existe. Al menos hablo por mi.

Mikkel dijo...

Cholo; mi intención no fue de ninguna manera desacreditar el triunfo de DLR en 2a. vuelta en 1973. Tampoco descalifique por ilegitimo el tema del ballotage. Solo quise poner las cosas en su contexto, DLR, lo que gano en el 73 fue un repechaje, la 1a. vuelta la habia ganado el FJL y no llegó al 50%. Eso fue todo. Corregire mi redacción, porque solo fue una intervención, digamos, informativa.

El Cholo dijo...

A Martín LatinoameriKano y a Gerardo,
El punto es que lo que vale para uno vale para el otro. Me parece tan bajo votar a "los gorilas" porque uno "odia a Kirchner" como tener supuestamente que votar al PJ para "enfrentar a la derecha".
Ya lo dije muchas veces, yo no soy peronista ni lo quiero ser, pero creo que NK hizo muchas cosas buenas en su momento, precisamente cuando estaba despegado del PJ. Yo con el PJ no voy ni a la esquina, y eso no es porque odie a los laburantes, esté a favor del cáncer o piense en bombardear Plaza de Mayo, sino porque a mi entender, los gobiernos del PJ son nefastos. Menem es nefasto, Ruckauf es nefasto,Duhalde es nefasto, Grosso es nefasto, Domínguez es nefasto, y sigue la larga lista.
¿Que los otros son iguales o peores? No se, puede ser, pero eso no invalida lo que digo. Serán todos una mierda, o estarán todos los partidos llenos de mierda, pero también en todos los partidos hay gente que no lo es. OK, a otra cosa. A mi los partidos o los candidatos me interesan por sus ideas y su trayectoria, no por el escudito. Ahora, si no hacer seguidismo del PJ es ser "gorila" (he leído esa acusación contra Sabatella, que hasta donde se es un buen administrador, transparente y genuinamente progresista), bueno, que me digan gorila, puto, lo que quieran, todos tienen derecho a desahogarse. Lo ridículo es pensar que eso resiste al menor análisis lógico.
El PJ (y no Martín o Gerardo como individuos) hoy, y hasta el 28 de junio es kirchnerista. Después no se sabe. Depende de quien gane. Si gana K (que para plebiscito viene muy mal, no llega al 50% ni loco), probablemente siga así. Si pierde, se irá con otro "compañero", llamese Felipe, Reutemann, Scioli, el Colo o Mauricio (que es Macri).
Reitero lo que dije al principio: si me piden que vote al PJ, quiero que me lo defiendan, a ver si me convencen. Si es gravísimo tener en el partido a P. Bullrich, que me digan que es bueno tenerlo a Urtubey, que por lo visto tiene algo que ver con los desmontes en Salta o como minucia, hace poquito implantó la enseñanza de religión en las escuelas públicas de su provincia. Defiéndanlo, viejo, porque tipos como ese también son parte del "modelo". Menciono a ese en particular porque otros, como Rico, Schiaretti, Barrionuevo o Ramoncito son buenos o malos un día sí y un día no. El salteño al menos es un tipo fiel.
Saludos

Martín LatinoameriKano dijo...

Cholo, tu visión de que "si es el PJ entonces no", deja todo claro: vos crees que el problema es el PJ, como si el PJ fuese un fantasma o una secta.

El PJ es un partido muy heterogéneo, pero también lo son el resto. La UCR no escapa, ni tampoco el PRO aunque sea mas jóven. El purismo sabbatelliano y pinosolanista tiene, además de problemas respecto a sus alcances reales en la política (porque idealistas somos todos), el problema básico de que no existe la política apolítica. Sabbatella llegó al gobierno junto a la Alianza. Y no lo critico por eso, pero, ¿por que su caballito de batalla es "la nueva política", cuándo acompaño un proyecto encabezado por De la Rúa? ¿Quien me garantiza que mañana si Sabbatella crea el Sabbatellismo los sabbatelistas no van a ser corruptos y veletas?

Vos te enredás. Decis que somos individuos, pero hablas de seguir al PJ. De nosotros depende el kirchnerismo, el PJ, y que exista gente buena y fiel en la política. Decir que la clave está en eliminar al PJ (no lo decís, pero de algún modo sí) sería lo mismo que dinamitar el país porque creemos que hay cosas que están mal. Y para cambiar las cosas que están mal se necesita participar, no quejarse, que es lo único que el argentino promedio sabe hacer, ademáas de formar a la selección nacional.
Pero eso no invalida que uno pueda creer (en) y apoyar un modelo, independientemente de la participación.

Yo no solo voto al PJ para enfrentar a la derecha, voto al kirchnerismo porque me parece la mejor opción y me ha demostrado con números y resultados que fué el mejor gobierno en casi 60 años. Si quisiera enfrentar a la derecha, posiblemente la opción mas representativa sería Pino Solanas o Sabbatella. Pero aún con parte de la derecha en el gobierno, creo que hay que apostar por proyectos concretos y por medidas concretas. No se trata de "progres" y "peronistas", y es justamente lo que se está debatiendo.

Está mas allá de una definición, y es lo que muchos no comprenden.

El Cholo dijo...

Martín,
No dije ni diría "eliminar" al PJ ni a la UCR ni nada. Solo abandonarlos. Yo no me sumo a eso.
El PJ es un partido heterogéneo que en los 70s favoreció el surgimiento del terrorismo de estado, en los 80s saboteó la transición democrática y en los '90s realizó el desguace y remate del país. Esa (y no mi gorilismo) es la razón por la cual con el PJ no voy ni a la esquina.
La militancia a favor de un país o un mundo mejor no solo se da en un espacio (y solo uno), sino en muchos campos, y al menos en mi opinión, el PJ es esencialmente dañino a nivel de estructura de gobierno.
Solanas puede ser, pero Sabatella no me parece precisamente un político apolítico, sino alguien que ya hace años viene demostrando que es capaz de gestionar de manera transparente y genuinamente progresista un distrito importante. Que haya llegado con la Alianza no tiene nada de malo y sí mucho de bueno, ya que la Alianza era en principio un proyecto de cambio respecto de lo que había. Si fracasó estrepitosamente y/o traicionó a sus votantes es otra cuestión de la que no se puede culpar precisamente a Sabatella. Su mérito, y la razón de su éxito están basados precisamente en no haber traicionado su compromiso político inicial.
Yo le pongo las fichas a un tipo así, que no es perfecto ni tiene por qué serlo, pero al menos demuestra que las cosas pueden ser un poco mejores de lo que son.
Saludos y suerte

El Asesor de Mirtha LEpatrieGRAND dijo...

hola gerardo, te dejo un comentario tardio... aca

http://mirthalepatriegrand.blogspot.com/2009/06/progresismo-y-progresismo-progreso-y.html

Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta