domingo, 23 de abril de 2017

Ni una cosa ni la otra

Hay un supuesto muy extendido entre los "amigos" de este muro y consiste en que si planteás dudas con La Cámpora, o pensás por ejemplo que Cristina no tiene que candidatearse automáticamente suponen que estás coqueteando con el Massismo. Son los Piñón fijo K (PFK), muchachada que, por supuesto, desde sus más puras y honestas convicciones analizan la interna del movimiento Nacional y Popular a través de una viga, buscando permanentemente que todos los análisis ratifiquen sus tesis originales. Este muro tiene muchas visitas de ese sector porque tiene muchos "amigos" que provienen de la época en donde "El candidato es el Proyecto", "La patria es el otro" y un sinfín de consignas propias de los tiempos en que parecía que todo pasaba por Cristina y sus muchachos amontonados en los patios de Casa Rosada. Creíamos muchos, y me incluyo, que eso representaba las ansias de la mayoría de las clases populares y así fueron transcurriendo los días hasta que ¡Plop! Macri sacó más votos y muchos amigos se pusieron a esperar el fracaso de Cambiemos que, lamento decirlo, a 500 días no parece estar a la vuelta de la esquina.

La verdad es que si juntó más votos fue por algo ¿no? Taannn bien no habrán estado las cosas para que incluso Cambiemos ganara distritos populosos como Tres de Febrero o Quilmes, donde hay una militancia de aquellas ¿Qué nos pasó? ¿Por qué sucedieron estos hechos? ¿Porque el pueblo es boludo? Pero lo peor es presentir (al menos yo lo presiento) que muchos de los que votaron a Macri y están a las puteadas muy probablemente lo vuelvan a votar ¿Acaso podemos creer que la sociedad cambia de voto como de ropa interior? ¿O acaso pensamos que el 54 % que votó por CFK en 2011 estaba plenamente convencido que éramos lo mejor para el país? Propondría que evaluemos si en una de esas la ausencia de una alternativa opositora fuerte no posibilitó mucho las cosas en aquél momento, hasta que luego, cuando Mauricio estimó que las condiciones estaban dadas, se presentó y ahí lo tenemos, jugando con Antonia en los jardines de Olivos.
De ahí que propongo revisar muchos supuestos. En lo personal me llevó un año y monedas reordenar mi cabeza y llegar a ciertas conclusiones que no sé si son óptimas pero me expresan. Me costó meses llegar a la conclusión de que por más que a muchos les parezca un retroceso hoy se impone más que nunca cortar muy ancho, y a partir de ahí ver cómo se logra ir afinando la feta. Cortar ancho implica necesariamente pensar en construir herramientas políticas de mayorías y es sabido que la convivencia dentro de la mayoría exige privilegiar ciertos denominadores comunes que posibiliten avanzar a la victoria. Luego comienzan nuevamente las disputas y la agudización de las contradicciones al interior del bloque dominante (si es que llega a ganar, obvio). Creo que hay ciclos inexorables y que así como hubo uno "progresista", ahora viene otro reaccionario. Pero como no me entrego, sigo sosteniendo que si desde la política logramos sintonizar con la sociedad, tenemos alguna chance de parar al macrismo ahora, en su etapa inicial, porque luego, cuando el bloque de poder termine de consolidarse (no lo está aún) ya será imposible, y digo imposible en la realidad concreta no en las especulaciones nuestras.
Te lo dejo para que lo pienses

6 comentarios:

donchango dijo...

Sería interesante saber, no falta tanto para el cierre de listas, que candidato va si no va Cristina. Eso, para empezar ¿Vio?

Federico dijo...

Una de las cosas que tomo de lo que dice Gerardo atañe especificamente a lo que decis: dejen de apurar a los compañeros. El método de apurar, un poco asi saacarte una posición a puntazos es un supuesto que no va mas. Cristina mide si. Y si no se presenta y tiene la grandeza historica de apoyar un candidato que sea solo de ella, y que diga cosas que no le gusten ese candidato puede saar lo que ella o más que ella. Y en ese caso nos evitamos el techo horrible e imposible de traspasar que tiene Cristina.

oti dijo...

Copio comentario que hice en blog de Artemio con motivo de lo ocurrido en Santa Cruz.

Van a implementar lo que yo llamaría la "geopolítica Maidán" (Ucrania) pero en lugar de direccionarse al oficialismo gobernante (como sucedió en Ucrania) lo será contra el ex-oficialismo gobernante K.

A esta altura del partido, ya hay que darse cuenta que lo que hace el gobierno es lo que quieren las oligarquías globalistas. El modo o las formas en que se implementa localmente la política de lo que ellas quieren es anecdótico.

No existe actualmente ninguna "burguesía nacional" o local que quiera imprimirle al gobierno y al Estado una dirección determinada en función de sus intereses. El gobierno y el Estado están en manos de personajes locales que responden a políticas de oligarquías globales puras y duras.

Casi toda la economía fue entregada a los especuladores financieros globales. El margen de autonomía que tenemos en esas condiciones es 0.

Si esta situación sigue lo único que va a ocurrir son manifestaciones cada vez más grandes contra el oficialismo "gobernante" ("al gobierno lo gobiernan", JDP) y la respuesta de los aparatos del Estado va a ser el enrarecimiento de todo el clima político social como única respuesta que ellos tienen a mano para evitar lo que sería una derrota electoral en octubre.

A esos fines, todo el entramado de coordenadas que existe actualmente en el sistema político, en las expectativas, las referencias, va a ser trastocado.

La campaña electoral no va a tener simetría. La oposición tratará de mantener la racionalidad de una agenda que se centrará en los tremendos problemas que ocasiona el gobierno actual y éste recurrirá a la "política del miedo" que es, ni más ni menos, la confirmación de lo que muchos denominaron "campaña del miedo" para el balotage del 2015.

Creo que los hombres y mujeres que resulten candidatos por el campo nacional y popular para las próximas elecciones van a tener que tener una disciplina emocional muy elevada para no entrar en el juego que propondrá el oficialismo.

A mi juicio no tendrán que entrar en discusiones puntuales sobre el pasado excepto para reivindicar con todos sus aciertos y errores una dirección y unos objetivos que siempre serán válidos.

Va a haber que insistir mucho al electorado con esta idea: distinguir la validez de la dirección que se toma en un camino de los errores puntuales que se cometen al transitarlo.

A los ciudadanos hay que decirles que no podemos darnos el lujo de cometer el error de cambiar una dirección que era válida so pretexto de los errores que se cometieron en el trayecto de esa dirección. Estos 500 días de Macri ilustran suficientemente esto: es mucho peor tomar una dirección equivocada que cometer errores (por más que sean muchos) en la dirección correcta. Con esto va a haber que insistir continuamente porque la política de un gobierno no es una sucesión mecánica de hechos susceptibles de ser considerados en sí mismos con independencia del proceso en que ocurren. Es como decía JFK, la política no es lo que pasa sino lo que se hace para que pase.

Tampoco creo que en la campaña electoral haya que hablar de los errores del oficialismo. A mi juicio hay que hablar de los supuestos en que descansan esos errores.

Por ej.: que la economía real es un subproducto de la economía especulativa; que el trabajo se clasifica en "genuino" y "no genuino"; que la inversión es cosa de los mercados financieros; que las importaciones abaratan los precios; etc., etc.

Va a ser complicada la campaña, pero siendo inteligentes, no entrando en la treta del gobierno, se va a poder llegar a la mente del votante (excluyo el núcleo duro anti K)

carlos dijo...

Con la simpleza que te caracteriza, estimado Gerardo, has redondeado en forma simple y didáctica, qué pasó en la última elección.
No ha sido gratis el verdugueo de un candidato que después se pretendió???afianzar...
Sin contar el bochornoso espectáculo de la interna??? en la PBA....ni el caprichito del emergente???de la nueva Renovación???, me refiero al hombre del Proyecto "manco"...
Ampliemos pero no olvidemos...
Abrazo.
Carlos.

Politico Aficionado dijo...

Si la sociedad se derechizó tendremos que acostumbrarnos a perder elecciones y sufrir las consecuencias. Yo estoy con Cristina y si ella no dice otra cosa la votaré.

M Heitzmann dijo...

La verdad a la larga, siempre se impone. El pueblo no es sabio, ni boludo, las etapas politicas,no terminan, se transforman. El nuevo ciclo politico, esta dado por la incorporacion de los nuevos actores politicos, sectores que no son kirchneristas, pero cuyos intereses estan en el mismo lado, es preferible construir alianzas, y no en el objetivo, que se impuso Massa, ser el futuro Macri, porque va a salir despedido, porque no va a satisfacer necesidades de la mayoria de la poblacion.