sábado, 19 de marzo de 2016

Ayer por Lula, en Abril por Cristina


El diario La Nacion se empeña, bien a la manera militante, en sostener que fue ínfima la concentración a favor de Dilma y Lula en Brasil. Cree que la sociedad es ciega y no vio, a través de las imágenes que circularon por la red, la grandiosidad del hermano pueblo brasileño haciendo tronar su compromiso con el PT, por encima de las críticas que tiene para hacerle al gobierno de Dilma. Es que si bien hasta ahora su segundo mandato ha sido realmente malo, y en eso la coincidencia es abrumadora, los motivos por los que la O Globo y los sectores imbricados en el entramado opositor la quieren destituir son otros, básicamente les preocupa que el ingreso de Lula en el gobierno sirva para reorientarlo y eso lo oxigene, con las consecuencias políticas esperables.
Lo que está sucediendo en Brasil es muy similar a lo que ocurre en Argentina. El sistema de medios en estrecha alianza con sectores impresentables del poder judicial operan en tándem para desestabilizar gobiernos (Brasil) e impedir que fuerzas políticas disfuncionales puedan regresar al poder (Argentina). Los medios amplifican denuncias que en muchos casos no tienen sustento y sus aliados de la justicia proceden. En el caso de Lula, no paran de encontrarle propiedades, es el aloe vera paulista. Aquí están haciendo algo parecido con el refrito de “La ruta del dinero K” y su presentación como si ya fuera cosa juzgada que pone a los jueces contra la pared, pues si no se subsumen a la presión del multimedios sale Lanata a solicitar el escarnio público, como lo hizo el año pasado con los jueces de la Sala Dos de la Cámara federal, cuando llegó a solicitar que se escrachara a sus hijos en las escuelas a las que asisten.
La oleada de gobiernos populistas/progresistas es algo que las oligarquías latinoamericanas en alianza con los Estados Unidos no están dispuestas a volver a tolerar y es por eso que no dudarán en recurrir a cualquier metodología buscando sacar de la cancha a los líderes que tienen potencialidad para liderar procesos de masas. Lula y Cristina están en la mira por eso, y vienen por ellos sea como sea. Las fotos de San Pablo de ayer serán las de abril en Buenos Aires cuando Cristina, muy probablemente escoltada por Raúl Zaffaroni, como su abogado defensor ingrese al despacho del juez Bonadio

3 comentarios:

Juan Guillermo Cocina dijo...

Como dije en el Blog de Abel, aquí la jugada se les complicó porque ganaron la elección cuando no pensaban hacerlo y para colmo Cristina entregó el mando sin crisis alguna; es más, la crisis la vamos a vivir con Macri como presidente y no con el sucesor del FPV, al contrario de lo que ocurre en Brasil.

La jugada planeada en Argentina era iniciar una guerra económica a Scioli similar a la de Venezuela al inicio de su gobierno, sumado a varias corridas bancarias que provocarían la escalada del dólar en medio de un bochorno mediático sin precedentes, y con esto el deterioro acelerado de Scioli y el FPV; en paralelo obviamente, jugaría el acoso mediático-judicial contra Cristina.

Pero eso no podrá ser, porque el gobierno es de ellos; y el gobierno tiene que dar respuestas, no atacar a quienes ya no están como única política de Estado. Imagine qué ridículo y contraproducente que sería para Mauri continuar actuando como opositor cuando es quien debe dar respuestas como Jefe de Estado. El éxito electoral de Mau se convierte de este modo casi al mismo tiempo en su ruina porque debe dar respuestas ante su propio ajuste cuando no las tiene, y solo puede atinar a hablar mal de la administración anterior, cuando dijo que venía a "unir a los argentinos".

El efecto "tsunami" que se busca en Brasil con la caída de Dilma (por otra parte ella misma contribuyó al tsunami con sus políticas de ajuste) aquí fue un traspaso de mando calmo, una suave oleada, más allá del mamarracho Pinedo, un chapoteo ridículo de quienes esperaban humillar a su rival y que, por el contrario, tuvieron que verla llenar una plaza histórica ante sus narices.

Así las cosas, el asedio judicial y mediático a Cristina solo la pondría en el centro de la escena cuando ya es difícil para ella hacerlo por su propia cuenta y movilizaría a la militancia automáticamente.

Una prueba de que en política el éxito súbito e inesperado puede transmutar en fracaso de la noche a la mañana a causa precisamente de lo inesperado que es.

Entonces la derecha, el poder real, deberá ir por otro lado; como mucho acosar a Cristina para tapar el ajuste de Macri pero no mucho más. Su camino es dividir y destruir la coalición del FPV para asegurarse una alternancia PRO-FR.

marioaya dijo...

muy bueno el post y el comentario, que bien se funciona con disparadores inteligentes y con receptores tambien inteligentes, por lo menos para mi,.....

Politico Aficionado dijo...

¡ LIBERTAD A MILAGRO SALA !

Entrada destacada

Corea del Centro, el hit del verano que se viene