martes, 23 de febrero de 2016

Del estado aguantadero al estado coto de caza


La Unidad de Información Financiera (UIF) fue creada para investigar delitos financieros, lo que significa centralmente vigilar la actividad bancaria. Uno de sus roles centrales fue investigar el lavado de dinero. Como todos sabemos, esta unidad ha sido desguazada, con lo cuál más de uno se pregunta si en realidad el gobierno de Macri realmente está dispuesto a combatir el narcotráfico, pues si tuviera un compromiso con esa promesa de campaña lo último que podría hacer es desarmar la UIF.
Pero no terminan ahí las rarezas del modo de gestionar del gobierno de los CEOS. Las autoridades nombradas para manejar los restos de la UIF provienen del FMI (Mariano Federici), del HSBC (María Eugenia Talerico) y próximamente será designado Juan Félix Marteau, abogado del grupo Clarín. (Aquí hay una muy buena nota al respecto)
Valga recordar que el HSBC estuvo en el ojo de la tormenta por denuncias realizadas por ex empleados que lo vinculaban a los peores delitos financieros y que, curiosamente, puso mil de los cinco mil millones de dólares que recibió como primer préstamo el gobierno de Macri.
La gente linda es así. Denuncia que el estado habría sido una especie de aguantadero de la política y lo va transformando en un coto de caza de los grupos económicos.

1 comentario:

Politico Aficionado dijo...

Viene siendo como poner el zorro a cuidar el gallinero.

Entrada destacada

Reivindicación del Chango Farías Gómez