sábado, 19 de diciembre de 2015

Vamos de paseo en un tractor nuevo


Culmina una semana donde quedó expuesto en todo su esplendor el cambio, o si se quiere, se ratificó todo lo que habíamos avisado que iba a suceder. La devaluación del 40 % se concretó en su primera fase. Ahora falta la segunda, con los aumentos de los combustibles (que probablemente se realice por etapas) y algunos “retoques” más a los precios…
El dólar cerró a 13,60 y mientras el dispositivo mediático instala la noción de que no se disparó tanto, la verdad es que aunque se quede en este valor ya el daño está hecho. No hubo un efecto “Puerta 12” porque no había condiciones para ello. Si en los últimos años “la gente” compró la friolera de 10 mil millones ¿Para que se iban a amontonar en las puertas de los bancos? El sofisma más sutil del segundo gobierno de Cristina fue que no se podía comprar dólares ni viajar al exterior. La realidad fue que no se podía encontrar un asiento vacío en los aviones que partían a Brasil, el caribe, USA y Europa, tanto como que, hasta que se impuso el impuesto a los autos de alta gama importados, en ningún lugar del mundo se adquirían Audis a un precio tan barato como acá. Esto fue, obvio, una contradicción muy grosera del manejo económico del gobierno anterior que fue utilizado con sabiduría por “los mercados.
La discusión de fondo, en todo caso, es si un proyecto político prima el pueblo o los mercados. Está claro desde este punto de vista cuál es la divisoria de agua entre el kirchnerismo y los mercados y esta semana ha sido de libro por su carácter ejemplificador. La eliminación de las retenciones se cubrirá con deuda que con los años habrá de afrontar la sociedad en su conjunto mientras que el campo ha recibido esta semana beneficios adicionales que rondan los 60.000 millones de pesos.
Completo, acá

No hay comentarios.: