miércoles, 2 de diciembre de 2015

La culpa es de Cristina


Le preguntan a Mauricio por las estampida de precios de los últimos días y balbucea que el problema es la inflación sumada a la emisión descontrolada. Por supuesto que, como siempre, él no tiene nada que ver. No tiene relevancia que sus ministros hayan declarado hasta el cansancio que el dólar tendría que colocarse en torno a los 14/15 pesos; no tiene importancia que se discuta hasta hoy si el cepo se eliminará de una o gradualmente. Para el presidente electo, las causas están en otro lado, que por supuesto es el lado donde está el gobierno de Cristina.
De modo que nos espera el discurso del yo no fui, yo no tengo nada que ver. La lógica discursiva macrista es que la culpa de que el dólar tenga que irse a 14 es por el cepo de Cristina y el dólar a 9,70 de Kicillof. Todo lo que haga será motivado por la herencia que le deja Cristina, incluso que él se haya tenido que candidatear a la presidencia también es culpa de Cristina.
Completo, acá

2 comentarios:

oti dijo...

Lamentablemente creo que se viene una época de inestabilidad política y social, no tanto por las intenciones de los oficialismos y las oposiciones sino por la geopolítica oligárquica global.

Lo particular de la situación, no solo en Argentina sino en general en Sudamérica, es que el desgaste de los oficialismos más o menos "progresistas" y relativamente refractarios a las tendencias imperiales, coincide con un desgaste y crisis sistémica del sistema financiero y económico global con centro en la City de Londres y Wall Street.

Esta coincidencia es lo que hace que las alternativas posibles y probables a dichos oficialismos sean muy endebles (a diferencia de otras épocas), dado que no puede provenir respaldo más o menos orgánico de ese sistema global en crisis.

La crisis global de los años '30 del siglo pasado ilustró que, cuando suceden tales crisis (en ese caso detonada por el crack de Wall Street en 1929), el personal de las clases oligárquicas se hace cargo del Estado directamente.

El Kirchnerismo argentino, quizás, hizo demorar 12 años tal cosa, producto de las particulares circunstancias de la crisis del 2001/2 en Argentina como manifestación local de una de las tantas oleadas de la crisis global.

El problema que veo es que, a diferencia de los ’30 cuando el régimen conservador quería controlar el chubasco y regular (acotándolas) todas las “artificialidades” de la economía producidas por la crisis mundial de aquel tiempo (proteccionismo, tipos de cambio, juntas reguladores, etc.), hasta volver a tiempos más normales, un régimen análogo actualmente no tiene la perspectiva de volver a los ’90 porque el mundo que le dio respaldo a esa década ya dejó de existir desde hace mucho tiempo.

Y acá es donde me parece está la fuente de la inestabilidad política y social en el futuro próximo.

Fernando dijo...

Ningún problema. Si quieren usar la estrategia de De la Rúa, que la culpa era toda de Menem, genial, los animamos. Dos años después fueron DLR y la UCR los que se fueron en helicóptero, y el país optó por 14 años de peronismo.

Unas semanas les durará, hasta el 1 de marzo a lo sumo, pero a nadie le importará un pito en 2017 si la culpa fue de Macri o de los K, si están para el carajo sin vías de solución, mientras Caras te muestra la festichola de la "corrupción".

-Señor, ¿quién tiene la culpa, Rivadavia o Rosas?
-Subime el sueldo, la puta que te parió.