lunes, 19 de octubre de 2015

¿Los periodistas deben decir a quién votan?


El principal problema de la discusión política en nuestro país es que está muy fingida y por eso se impone clarificar los lugares de emisión. Somos un país sin derecha y atiborrado de periodistas "independientes" que, curiosamente siempre patean para un mismo lado, que es precisamente el de esa derecha que se miente como centro.

Aquí abajo el comentario al respecto que hice en la radio.


Y vos ¿Qué pensás?

16 comentarios:

Anónimo dijo...

En mi opinión una cosa es decir a quien se va a votar, hecho circunstancial, y desde que posición política se expone y defiende.
El que periodistas digan a quien van a votar, como si su "prestigio" arrastrara votos, se puede explicar desde la conveniencia monetaria, desde la amistad hacia ese candidato o por simplemente apoyar a quien creen menos malos para sus intereses.
Ahora manifestar apoyo a una idea es más "jugado" y siempre se debe tener en cuenta el medio para el que se trabaja y de acuerdo a quien ponga la pauta estatal, ya sea municipal, provincial o nacional. Por algo lo de periodismo independiente. Independiente de quien no pone el dinero para hablar bien de él.
Creo que los únicos periodistas que realmente se les puede creer y encontrar honestidad intelectual son los que defienden sus ideas y dicen bien claro y sin eufemismos desde que ideal político hablan. De esos hay muchos oficialistas y muy pocos opositores, ya que la mayoría de estos lo hacen desde la supuesta "independencia" de pensamiento...

ClaudioM

Diego dijo...

No estoy de acuerdo. Por más que tengas simpatías hacia algún candidato, si no tenés un partido al que seguís, no es necesario.

Pienso por ejemplo en Zloto. Supongo que no va a votar a Macri, pero ¿por qué no votaría a Margarita o a Del Caño? O a Scioli, si es el caso.

No sé si existe el periodismo independiente (el del grupo Clarín seguro que no lo es), pero sí hay periodistas que seguramente tienen alguna preferencia, pero que son bastante equilibrados.

Daniel dijo...

Estoy de acuerdo hasta un punto. También tienen derecho los periodistas que quieran reservarlo -como lo hacen muchos periodistas deportivos respecto de sus clubes de fútbol-.
Eso pude otorgarles un aire de objetividad. SIEMPRE Y CUANDO eso sea real, constatable.
Es decir; no nos puede vender Adrián Ventura que es objetivo o independiente, por ejemplo.
Luego pueden atenderse determinadas proposiciones y casos particulares. Por ejemplo;
- Partimos de la base de que la objetividad no existe. Estaríamos para el caso considerando una aproximación a ella.
- Todo ser humano posee una ideología. Luego, no necesariamente puede coincidir ella con las ofertas electorales en curso, aunque sea en parte.
- Es fácil blanquear la pertenencia cuando el equipo es chico: Platense (caso Fabbri). Es complicado confesarse de un club de los grandes.
- Es fácil blanquear que se trabajó para Margarita Stolbizer (caso Pedro Paulin), es complicado confesar que se lo hizo para el FpV o para el Pro.
Y así siguiendo, creo que en términos generales puedo coincidir pero tiene sus bemoles el asunto. Desde ya que no lo considero necesario como para un "debemos", pero sí importante como para contar con la intención de blanquear al menos el posicionamiento ideológico si no quiere hacérselo con el partidario que, puede no tenerse.

Politico Aficionado dijo...

Yo me defino como anarco-fascista de extremo centro.

carlos dijo...

Recuerdo que hasta no hace mucho ,¡y lo peor es que se sigue diciendo!, algunos se escondían/esconden con aquello de : " No hago periodismo de periodistas ". Afortunadamente y como otro logro de este gobierno, a quedado bien en claro que la mayoría de esta gente, son solo empleados que hablan,escriben y relatan ¡Lo que el patrón manda!. Son simples operadores. Ellos se resisten a darse cuenta que han perdido ,y es consecuencia de haberse clarificado, la credibilidad, que es el ÚNICO valor que se debe mostrar para ser respetados.
Solo se ve ,en casi todos, una enorme inclinación a corromperse.

Gerardo Fernández dijo...

Diego ¿Me explicás eso del "equilibrio"?

florencio dijo...

y vos, fernandez, vas a votar al candidato neoliberal que deja manco al proyecto.
jua jua jua

Diego dijo...

Claro: equilibrio sería, por ejemplo, no ocultar los errores del Gobierno ni tampoco omitir sus aciertos. O decir que se está en desacuerdo con tal o cual medida y a favor de tal otra. Ni tampoco sólo pegarle a un partido y hablar loas de otro (sistemáticamente, digo, no por temas puntuales). Por poner ejemplos: no hay equilibrio ni en 678 ni en el Grupo Clarín, por poner los casos más evidentes.

El equilibrio va también por grados. Entre los hermanitos O'Donell, por ejemplo, Santiago es más equilibrado que María. Como te ponía en el comentario anterior, Zloto me parece un tipo bastante equilibrado.

Anónimo dijo...

Como pasa en el con los periodistas deportivos que todos son hinchas de All Boys , Chacarita , San Telmo o Almagro , arriesgaban hasta un Binner o una Stolbizer, total nunca serían Gobierno...
Se ve que no aguantan más y esta vez se sacaron la careta, raro en gente que suele decir que Cristina exagera con la incidencia de los medios en las decisiones de la sociedad...
Roberto Petruzza.-

Gerardo Fernández dijo...

Diego: Gracias por la respuesta. Eso quería leer para que quedara expuesta tu visión formal del periodismo y la política.
No existe el equilibrio y Zloto es un ejemplo: jugó al equilibrio desde la vereda de TN y cuando le dieron un puntín se puso a hacer equilibrio desde la vereda K. No es equilibrado es un oportunista inteligente.

uno dijo...

Buena definición -Oportunista inteligente- ¡Tal cual!.

Daniel dijo...

Lo del oportunismo inteligente (también está el burdo) es totalmente cierto;
caso Gato Sylvestre, caso Zloto.
Se juzga a los periodistas que toman partido (los que más lo hacen son los que se dicen "independientes" y que "curiosamente" reniegan del periodismo de periodistas) pero es el más jugado. Quien toma partido arriesga su trabajo mismo y se lo juzga paradójicamente por acomodado. Luego, seguro que hay acomodados pero esa es otra cuestión.
Es harto difícil encontrar periodistas independientes. Es más, creo que si existiera algo así tendría mucho ranking.
(Es lo que trato de expresar con mi intervención; que está APROXIMACION a la objetividad sería más que interesante).
Enrique Vázquez tiene como slogan de su programa: -"ni K ni anti-K" pero el gorilismo lo puede, siempre es más fuerte que él. De manera que atenta contra la propia premisa que sugiere y pierde valor.
Alguien que pretenda ser independiente debería empezar (ahí sí) por dejar claro su posicionamiento ideológico.
Y por qué? Porque se puede prescindir de lo partidario pero lo ideológico es inherente al ser humano. Imposible desligarlo. Puede modificarse con el tiempo pero jamás deja de existir como una verdadera huella digital.

Gustavo Marcelo Sala dijo...

Blanquear desde donde se habla me parece esencial y necesario. El kirchnerismo de alguna manera ha obligado al periodismo a tal blanqueo, de manera que más allá de que lo expresen u oculten todos sabemos para que lado se ubica cada uno.

Marcelo D. Foti dijo...

Interesante cuestión, yo no creo en el equilibrio producto de mi formación como biólogo, y me parece que es sano que cada quien opine haciendo referencia a su marco de valores o ideología. Ahora, con los períodistas la cosa se complica, desde el momento que muchos de ellos, suelen confundir los hechos con las interpretaciones (opiniones) sobre los mismos.

Slds

Marcelo Foti

Lita Argirio dijo...

Si yo fuera periodista dirían que soy oportunista y no sería verdad. Lo que a mi me pasa es que cambio mi fidelidad por cosas que hacen que me gustan o no me gustan. Soy un poco como Zloto, veo cosas bien y veo cosas mal. Sin embargo mi fuente de ingresos no depende para nada de mis opiniones. Entonces pregunto a quien tan fácil condena a Zloto por "oportunista" ¿como hace para distinguir al verdadero oportunista de quien solo lo parece? (como es mi caso, yo no lo vote a NEstor pero luego cambie y la vote a CFK x 2. Ahora lo voy a votar a Scioli pero no me extrañaría que le de la espalda si agarra para el lado que temo.

Ciudadano Cagna dijo...

Respondiendo a la pregunta del título, lo importante no es a quién votan. Por ejemplo, es indiferente a quién vota Lanata o cualquiera de los conductores o columnistas de TN, suponiendo que efectivamente voten por alguien.
La cuestión clave es lo que señala Marcelo Foti: que se presentan como datos objetivos de la realidad interpretaciones, versiones tendenciosas o directamente mentiras.
Además, se vota durante un instante, cada dos años. En el resto del tiempo podemos ir y venir mil veces planeando ese acto futuro o analizándolo como acto pasado.
Por ejemplo, si Dormidano o Daniel del Aguante Populista no votan FPV en estas elecciones, no significa mucho respecto de sus opiniones acerca de la política nacional, pasadas, presentes o futuras.

Lo que hay que blanquear no es el voto. Lo que hay que blanquear es la interpretación que se hace de la realidad política. Si un periodista critica al "cepo", por ejemplo, no importa que diga a quién vota, importa que explique por qué él personalmente entiende que hay que administrar de otra manera el mercado cambiario. Y uno podrá estar de acuerdo o no con esa opinión.