jueves, 6 de agosto de 2015

En este cuarto vivimos el descenso y la Libertadores


En este mismo cuarto hace 4 años consolaba a mi hijo Juan Manuel, que lloraba con un desconsuelo que hasta me hizo sentir culpable por haberlo infectado con sangre riverplatense. Le exponía razones, le decía que en la vida hay cosas más importantes...Ni yo me las creía. 


En ese mismo cuarto, cuatro años después nos abrazamos una sola vez: cuando Carlín anotó el penal. Juan lloraba otra vez y su madre nos miraba emocionada. Ahí tuvimos la certeza de que el triunfo ya no se nos escapaba.

Juan es un hincha distinto a mí, y según dicen mis amigos de la banda, sus hijos también. Nuestros pibes tienen muchísima más garra que nosotros, el descenso los templó en acero. Es que la B fue lo mejor que le pudo suceder al alma riverplatense, porque tuvo que renacer de sus cenizas y reinventarse para volver a ganarse ese lugar de equipo grande. A fines de 2011 lo único grande que le había quedado a River era el estadio y nosotros, los hinchas. Por eso el descenso nos vino bien, porque eramos medio parecidos a esos hijos de grandes ricachones que nunca tuvieron que yugarla. Hubo que ir a jugar con Boca Unidos, pintarle la cara para que el Gato Sessa atajara ese sábado lo que nunca en su carrera y que en un centro postrero nos embocaran en 1 a 0. Esa travesía por el Nacional B nos reconfiguró y las pruebas están a la vista, ese equipo que sale a morder y acosar al arquero y la defensa rival como perros de presa es quizá la postal anímica que evidencia la metamorfosis. 

* Aclaración: La banda invertida que se ve en la primera foto es culpa del pintor, que es de Racing. Cuando tengamos moneda la cambiaremos

6 comentarios:

Politico Aficionado dijo...

La gallina turuleca, ha puesto un huevo, ha puesto dos, ha puesto tres...

Un abrazo riverplatense.

zitarroseando dijo...

compre un tv mas grande amigo

Anónimo dijo...

Siempre digo que yo soy el otro K de Belgrano, exagerando un poquito la tendencia del barrio.
Pero en esta somos mayoría, y no solo en el barrio, en muchas partes del país.
Porque River es nacional y popular.
Felicidades.

Mariano

Emi dijo...

aguante el millo curtite Macri isidoro cañones menenmassamagneto
(soy bostero pero tengo una elevada dosis de peronismo en sangre)

GrouchoMarx dijo...

Gerardo. Entiendo que todos los hinchas somos cabuleros y si nos fue bien repetimos el lugar donde vimos el partido para mantener la racha. Yo también lo vi en el mismo lugar y TV (LED Philips 32” Full HD), donde sufrimos el 1 a 1 con Belgrano, como casi todos los partidos de la B. Ahí también vi el ansiado regreso.
En enero mi nieto gashina (15 años y 46 de pata) me insistió de ir a ver el veraniego clásico en Mendoza. Tenía un pálpito fulero y lo salvé. Fue la noche del 0-5 que tantas vanas ilusiones creó en muchos incautos. También lo vi, solo, en ese TV.
Por eso el primer clásico oficial en la bombonera lo vi en otro tele (un LED 24 que uso también de monitor). En ese festejamos las finales de la Sudamericana y no podía fallar. Falló. 0-2 y más vitaminas para la ilusión bostera y sin invicto.
Volví al 32”, con mi nieto y sacamos a Boquita y a sufrir con Cruzeiro. Todos por CFK TV. La revancha sólo se pudo ver por Closs-Niembraa así que ese fue en la pieza de mi anciana y gallina madre en su tele y por DirectTV. Milagro y a semis.
El resto, otra vez el ritual. Mi pieza, la catrera y a romper el maleficio. TV pública, antena y Full HD gratarola y pedirle prestado mi nieto a mi hija (también gallina) para mantener la racha.
Hasta ahí mi experiencia.

Lo inadmisible es observar que un sicario de la Cámpora, con la plata que recibe de los jubilados, vea el partido más importante de los últimos meses en un cajoncito a tubos montado en un soporte de sala de espera. A cierta edad hay que cuidar la vista. Y el cogote.

No hay que sobre actuar la humildad. No sea que te aparezca un yerno como al toti.

Gallináceos saludos.

PD: Lo que más bronca me da es que vamos a amargar a Messi, Neymar, Masche, Suárez y Cía., que no pudieron festejar en Chile.

Miguel De Jesus Gonseski dijo...

Yo no soy hincha de River pero, tengo un nieto que si lo es y, como corresponde es muuuuy mimado del abuelo pese a que esta 2 meses de los 18. El pibe estuvo en la cancha y luego en el obelisco,como era de esperar.
Cuando término el partido y le mande un mensaje de felicitación, tenía en mi mente una imagen que hubiera dado años de mi vida x no tenerla: cuando vi a Ezequiel en una camilla saliendo del quirófano luego d que le hicieran la biopsia que confirmó que es celíaco. Soy del Rojo y no veo fútbol desde hace años. Hice una excepción y tuve suerte,disfrute de ver al equipo de mi nieto ganar con absoluta claridad. Aguante Campeones!!!
Miguel