martes, 17 de marzo de 2015

Del Sel o la interpelación a la política santafesina


La sola presencia del humorista Miguel Del Sel en el candelero político desde hace un par de años constituye desde el vamos una bofetada -cuando no una grave señal de alerta- a la política santafesina que evidentemente ha cometido errores importantes como para que una parte significativa de los habitantes de esa provincia se muestre convocada a votar al ex Midachi. Es fácil achacarle al electorado santafesino cierta
liviandad por esa elección. Mucho más que interpelar a las dirigencias de las tres fuerzas políticas de esa provincia e indudablemente menos penoso que reconocer la virtual inexistencia de una terapéutica adecuada para ir corrigiendo paulatinamente la crisis.

El error nos espera siempre a la vuelta de la esquina y no es nada del otro mundo reconocerlo, el problema es cuando pasan los años y no se revierten las causas que lo engendran, como parecería que está sucediendo en esa querida provincia.

Un debate atractivo sería, por ejemplo, pensar si los santafesinos que votan por Del Sel lo hacen porque ven en él un nobel exponente populista de derecha o si no hay en ese colectivo electoral una intención de castigar al socialismo, al peronismo y al radicalismo, las tres fuerzas más importantes en ese territorio desde la reapertura democrática.


8 comentarios:

Diego dijo...

No idealices tanto al electorado santafesino. Votaron a Reutemann y a Binner. Uno mudo. El otro, de discurso inconexo, como si fuera bobo.

El actual socialismo es horrible gobernando y el peronismo es una bolsa de gatos, si bien consiguió poner un buen par de candidatos.

Hablar mal de Del Sel me parece digno de un Pino Solanas, con su "voto de poca calidad".

Julia dijo...

es la chicholina santafesina
lo antipolítico
lo anti-foro de la emancipacion e igualdad, que daba gusto compartir por lo diverso y fraterno de los discursos.

Alfre dijo...

Lo que sí sería de "mala calidad" es el candidato. Pero sospecho que es justamente lo que en cierta manera el voto busca.

Capaz que porque por estos lares en que la política provincial parece algo etéreo e inerte hasta que se acercan fechas de elecciones (y hasta ahí nomás), lo que quiera el voto es encontrarse con alguien que sencillamente "le diga algo", lo que sea.

Es como el que practica algún deporte de alto riesgo, busca "adrenalina" como una suerte de cable a tierra. O también: como el que se autoflagela, en parte para sentir al menos que sigue vivo.

El voto, creo ahora en general, está pidiendo lo contrario de lo que se cree (o se quiere instalar): no moderación, consenso y todas las paparruchadas; sino convicción, la que sea.

hector dijo...

Entre Lole y Del sel no hay diferencia políticas significativas, los dos representan la no política. Que Lole sea mas tímido y un poco mejor educado que Del Sel, no creo que sea una diferencia política destacable.

suspendidodxvida dijo...

El socialismo santafesino se olvidó del proyecto que lo llevó a gobernar Rosario y luego a La casa Gris. Hoy se comporta como el PRO pero con dirigentes gastados, navegando en una derechización vergonzante de la mano de Binner que no puede disimular la tardía critica del senador Giustiniani.
El peronismo hace años que muestra una dirigencia de prontuario, con escasas excepciones casi invisibles para el elector en general. Nunca logró presentar un proyecto atractivo y renovador, y se dedico a navegar de aquí para allá, con personajes que cuidaron su quintita posicionados en el lugar que los dejaba la dirección del viento, traidores y arribistas.
María E. Bielsa, la única que movía el amperímetro en el peronismo, fue siempre Reutemann con polleras, y como todos los Bielsas , bielsista, sin capacidad de articular un proyecto que no termine en unicato.
Ante esta ecuación, el candidato natural al ganar en Santa Fe es LA TOTA como podría ganar un potus de plástico si fuera como candidato por el PRO, que es lo viejo pero es lo nuevo.
Dato final. Hace 4 años los lectores comentaristas de las notas del Diario La Capital de Rosario eran mayoritariamente defensores del FACyS en relación de 100 a 1 con respecto a los detractores. Hoy en día son furiosos opositores.
LA TOTA gobernador será la herencia que los santafesinos deberemos masticar por tantos desaguisados. Horroroso pero real.
Un abrazo a la distancia Ricardo García.

Julia dijo...

que ni dios, la vida zaratustra, buda zeus,Pachacamac, Inti, Viracocha, Pacha Mama, Tláloc y kirchna... permitan semejante bajón
que el socialismo santafesino mejore, aunque mas no sea por los cuatro años venideros, si no hay fpv , ni pj, que lo amarillo no prevalezca, lo blanco y rojo no creo que tenga mucho o si lo tiene y por ello el supuesto socialismo sufre el alzaimer solidario de su ex-líder, da un poco de vergûenza, ya digo, que dejen entrar algunos jévenes, que recursen todas las materias todos, pero que la broma increíble de del sel en la gobernaacion no sea nada mas que nuestra peor pesadilla, nada mas que un mal sueño.

Ramiro dijo...

Del Sel es impresentable, seguro. Pero ni Scioli, ni Massa, ni Macri, ni Tinelli, ni Boudou son mejores que Del Sel y salvo Tinelli están gobernando desde años. Más que preguntarse a los santafesinos, habría que preguntarle a los peronistas bonaerenses como es el que se fumaron de gobernador de Scioli o como es que ahora van a postular a Bossio, que de pibe era de Acción Católica y de la UPAU, y que en la década menemista trabajaba para la consultora de Aldo Abram, bastión del establishment. Habría que preguntarse cómo puede ser tan meritorio el casarse con la persona correcta (Massa con la hija de Galmarini, Bossio con Valeria la piba que le servía el café a Cristina cuando era senadora). No me cae bien La Cámpora, pero Larroque me parece mejor cuadro que cualquiera de los que están postulando.

Daniel dijo...

Todo puede suceder. Es inexorable.
A veces en política parece haber cierta fuerza que empuja y de la que algunos no resisten la tentación de colarse. Luego, el tiempo deja las cosas en claro.
El problema es que en las gobernaciones e intendencias esto queda disimulado a razón de lo altamente notorio que se muestra en la administración del gobierno nacional.
Por ejemplo; como evaluará el porteño (más que nada el que lo ha votado por dos veces) lo que fue la gestión de Mauricio Macri en un futuro?
Realmente hará un balance justo, crudo y comprometido?
Porque luego es fácil pasarse a la vereda de la antipolítica si las cosas salen mal, desproticar desde una tribuna descomprometida y jugarla de "independiente".
Fueron los muchos los -"Yo no lo voté" de Menem. Increíble como perdió en el posterior recuento habiendo ganado.

Entrada destacada

Corea del Centro, el hit del verano que se viene