jueves, 29 de enero de 2015

Sergio, el joven Frankenstein


Entre otros desatinos, el hacerle comer las eses al candidato para dirigirse al público pampeano desconoce no sólo los avances de las comunicaciones sino que esos pibes en la perra vida han estado en un pueblo de campaña. La noción del hombre de campo medio guaso, con poco roce y escolarización precaria atrasa por lo menos medio siglo. El chacarero actual, el "productor", mayoritariamente vive en el pueblo, por lo menos tiene el colegio secundario aprobado, se mueve en vehículos confortables y es, además, una persona con altísimo nivel de información. Maneja desde los precios de Liniers de cada jornada hasta el precio de la soja en Chicago y la cotización del blue minuto a minuto. Pero esto poco le importa al candidato, que se muestra a diario con una multiplicidad de perfiles que abruma.


 Puede inundar las calles porteñas confundiéndose con Chayanne                                              



Puede posar cual Frank Underwood en el fallecimiento del Fiscal Nisman


Y al mismo tiempo impostar el lenguaje demostrando hasta qué nivel llega su menosprecio por la gente del interior.


Sergio Massa se nos vuelve a revelar como un Frankenstein comunicacional, confeccionado en base a manotazos de creativos publicitarios.





No hay comentarios.: