Entrada destacada

A veces el otro no tiene la culpa de todo

miércoles, 19 de noviembre de 2014

El trueno naranja



En varias oportunidades escribí que el planteo de Carrió era correcto en el sentido de que si no se conformaba una coalición lo suficientemente amplia, era prácticamente imposible arrebatarle el gobierno nacional al Frente para la Victoria. La chaqueña operó a su manera y en el traslado del diseño teórico a la política concreta volvieron a aparecer sus conocidas limitaciones: desconoció que a los radicales antes que la elección presidencial les preocupa más renovar las bancas que ponen en juego para seguir siendo segunda minoría parlamentaria y en función de ello priorizan los acuerdos locales. Todo esto la arrastró a la decisión que tomó hoy por la mañana.

Con este portazo aspira a quedar como la adelantada y a esperar a la muchachada radical en el molinete de ingreso al arreglo con Mauricio Macri al final del verano, momento en que se les habrá acabado el plazo que ganaron fugando hacia adelante en San Fernando. Ahí Lilita los esperará con gesto de "¿Vieron que mamita tenía razón?"
  
Es de esperar que ahora el dispositivo mediático empiece a pasar por la picadora de carne a todas las figuras del FAUNEN de modo que no les quede otro camino que seguir los pasos de Lila y que ni se les ocurra dispersar votos que son imprescindibles para derrotar al un FPV que hoy por hoy pareciera tener bastante despejado el camino al triunfo en 2015.


5 comentarios:

el barrefondo dijo...

¿Habrá garrochismo radical?

Gustavo Marcelo Sala dijo...

Una cosa que todavía me hace ruido es cómo encaja el discurso honestista de Carrió con Macri y con el PRO.
En algún momento sus argumentos se van a licuar y en consecuencia su ser político denuncista, único capital electoral que tiene, va a tener que dejarlo de lado para evitar pegarse un tiro en el pie.

Antonio (el Mayolero) dijo...

Yo hago una separación entre el radical militante y el radical votante. Este último, que en definitiva es el depositario del capital electoral de la UCR (sea mayor o menor existe) vota UCR no por razones ideolígicas ni por apego a la doctrina Radical, sino por antiperonismo simple y puro. Por lo tanto está mas dispuesto a votar a Macri que a cualquier otro.

Carlos G. dijo...

¿Cuál será el volúmen de votos que suman la juventud radical, el sector que podría representar Moreau, el socialismo, las liebres?
Qué porcentaje de votos estarán representando? y ¿a quién irían en una segunda vuelta?

Politico Aficionado dijo...

Me dejó pensando, Antonio (el Mayolero), con eso del antiperonismo de los radicales.

Es cierto que fue su claudicación lo que permitió el surgimiento del peronismo,pero pasados tantos años, creo que es hora de que dejen de culparnos y se hagan cargo de sus yerros.