miércoles, 1 de octubre de 2014

Realidad y fantasía

Niegan que haya operaciones de desestabilización. Lo hicieron siempre. No buscan echar por la fuerza al gobierno: sólo buscan que se caiga a pedazos. Ellos nunca desestabilizan, no lo hicieron contra Perón, Frondizi o Illia. Ellos siempre apoyaron los procesos democráticos y cuando el nivel de deterioro de los gobiernos civiles llegaba a un punto grave, se escuchaban comunicados del comando en jefe de las FFAA diciendo que debido al estado de descomposición institucional en que se hallaba el gobierno, las fuerzas Armadas se veían en la obligación de tomar el poder a fin de generar las condiciones óptimas para el retorno a una democracia plena de diálogo y consenso. Desde lo discursivo, nunca hubo golpes militares en contra de la democracia, siempre se los hizo para favorecerla. En realidad, si algo buscaron incansablemente a través de los años  fueron democracias con gobiernos funcionales a sus intereses, y si no lo lograban volvían a pudrirla para nuevamente reiniciar ese jueguito perverso.


Los mismos que niegan ser de derecha, los mismos que negaron el carácter antidemocrático y antipopular del golpismo, los mismos que organizan corridas contra la moneda son los que ahora pretenden hacernos creer que la presidenta fantasea y ve fantasmas donde no los hay.

El viejo truco de siempre, que ahora somos cada vez más los que lo descubrimos.

10 comentarios:

Nando Bonatto dijo...

la payasada de los diputados al hacer una denuncia penal contra Dominguez por impulsar el debate es otra muestra de como se cagan en la elegancia y el buen gusto

jfc dijo...

Hola, no se en tu pc, pero en la mia, al abrir tu página, desde el encabezado me mira el boina blanca que quiere llenar el luna.
Espantoso!

Guille de Anillaco dijo...

...por cierto si miramos al norte, a quien vemos?
Veamos:

-Bolivia, Paraguay, Brasil, Ecuador, todo America Central...
-America del Norte, que incluye a Mexico..
-A Noreste,(que es parte del Norte), Rusia, Europa, Suiza (sin ejercito, y con varias cuentas)
-Africa queda fuera, está fuera, Australia y gran parte de Oceanía afuera...

Conclusión: la mitad del mundo la quiere matar...don´t crai for mi, de guorld!

Besis,

"El enemigo asecha"
1998
ya lo dijo Carlo' Men, mi coterraneo...

jfc dijo...

Otro comment, hoy lopez, murphy, hablando con el gato en del plata, negó saber nada acerca de desestabilizaciones !¿?!
¿Puede ser que viva en un termo?
¿O es uno mas en tu listado de negadores?
http://www.amdelplata.com/media/programas/podscast/manana-sylvestre/2014-10-01%20RICARDO%20LOPEZ%20MURPHY.mp3
devaluadores que dicen que no quieren devaluar!!!
Y como siempre, tienen micrófono, los que nos metieron lo peor por atrás, por adelante, y por todos lados,
hay pais, pais, pais

oti dijo...

He observado, Gerardo, cuando se discuten estas cosas que señalas en el post, el pensamiento de mucha gente intelectual - tanto peronista como no peronista, K o anti K, o en aquellos que hacen esfuerzos por aparecer neutrales-, en el que se manifiestan tendencias que podrían tipificarse como correspondientes a personalidades “normópatas”.

Este tipo de “enfermedad” impide al sujeto pensar cualquier cosa que sea distinta o vaya más allá de lo que su entorno y su cultura le dice qué es correcto y bueno. No se atreve a juzgar esas normas pero no se privan de hacerlo con aquellos que cuestionan, critican y se diferencian.

En el pensamiento “normópata” hay una “naturalización de los procesos sociales”, tendiendo a explicar los problemas por la acción dañina y equivocada de aquellos que se diferencian, como por ej. el gobierno.

Ante discursos como el de CFK ayer, el “normópata” (sea K, antiK o supuestamente ecuánime y neutral) solo ve la aberración que significa que la presidenta de un país diga cosas tan fuera de lo “normal” (de lo que él considera normal).

Las “soluciones” preferidas por los “normópatas”, cuando hay problemas, son dejar actuar a la “mano invisible del mercado”, la vigencia de supuestas eternas “reglas macroeconómicas, monetarias y financieras”. Suelen argumentar que hay cosas o leyes que no se pueden desafiar, que están por encima o por debajo de los individuos y que éstos tienen que obedecer so pena de perjudicarse a sí mismos y perjudicar a todos.

Los “normópatas” odian la manifestación subjetiva de intenciones, cuya concreción conduciría al cambio de las reglas y de lo que a ellos les parece lo bueno y correcto. Y mucho más odian cuando esas intenciones son manifestadas por un gobierno.

Cuando esas intenciones conducen a conflictos de intereses y luchas inevitables, tienden los normópatas a culpar a los que quieren concretar esas intenciones (generalmente los gobiernos que luchan por mejorar las condiciones sociales). Esta psicopatología resulta, así, muy funcional a los intereses más poderosos, los cuales jamás presentan sus intenciones como queriendo perjudicar a la mayoría del pueblo, sino como absoluto respeto a las normas, los jueces, la Constitución, etc., etc.

Un gobierno, cuando muestra la lucha contra intereses poderosos, interpela a la parte del pueblo que tiene esperanza de cambiar las cosas para mejor.

oti dijo...

Continúo con el comentario anterior.

Los intereses poderosos, cuando luchan (sin mostrarlo) contra un gobierno (como el de CFK), interpelan a los individuos que forman parte del pueblo que, no valorándose a sí mismos, creen que pueden alcanzar el éxito anulando su subjetividad y dejando que las cosas vuelvan a la “normalidad”: que USA haga lo que quiera; obedecer a Griesa; que el presidente en 2015 gobierne sin entrar en conflicto con los más poderosos; etc., etc.

También hay mucha gente que simplemente tiene miedo al poderoso. Es lógico, el poderoso, si hacés algo que no le gusta, te puede dañar, incluso eliminar.

Pero ese miedo no debe llevar a una racionalización política que perjudique la lucha necesaria que hay que librar contra los poderes.

Hay que entender, de una buena vez, que los poderes se te oponen cuando ven que tenés posibilidades de que tus intenciones se concreten.

No se te opondrían si la situación fuera, como dicen sus innumerables voceros, de crisis terrible, de problemas económicos terribles, de errores estratégicos terribles, etc. Porque sí así fuera, simplemente dejarían que el gobierno colapse solo, para luego ellos estar en posición de poner al gobierno que desean.

Pero las cosas no son así (como cree el normópata).

Los problemas surgen de 2 fuentes: 1) los errores propios que se cometen en el proceso de concreción de las intenciones de gobierno; 2) los que ocasiona la tremenda lucha con los poderes. Son 2 fuentes de problemas que no se pueden separar, puesto que en ningún momento se suspende la gestión de gobierno ni la lucha con los poderes.

Lo que tenemos que tener claro todos es que en el objetivo y la estrategia no hay error: la soberanía e independencia para tener más justicia social interna. Puede haber error durante el tránsito en el camino en pos de eso, pero no en el camino mismo.

Los errores habrá que enmendarlos y corregirlos SIN SALIRSE del camino.

Los poderes nos pondrán toda clase de seducciones para desviarnos. Nos mostrarán caminos libres de obstáculos (en apariencia). Pero será el camino de ellos, no nuestro camino.

No debemos abandonar los objetivos, debemos luchar por ellos y enfrentar cualquier inconveniente dentro del camino que lleva a esos objetivos. No podemos darnos el lujo de auto engañarnos y engañar a los demás.

La soberanía es dura, habrá que luchar mucho. Pero la recompensa, si tenemos éxito, es enorme. Queda en la historia para siempre.

Guille de Anillaco dijo...

Oti,
...gracias por lo de "enfermo"...

¿Cuando me vas a diagnosticar como irrecuperable?

Besis!

Diego dijo...

Gente, viven en un comic de Marvel. ¿Qué son esas peleas transhistóricas entre buenos y malos que atraviesan generaciones sin modificar sus esencias, solamente algunas características puntuales, pero manteniendo siempre los mismos objetivos, los buenos y los malos?
Si van a ser serios y van a hablar de desestabilización. Empiecen por el peronismo. Todo el mundo sabe (y Uds también, por supuesto) que en este país nadie saque un kiosco si antes el punturo del barrio no dio el OK con el handy a 5 cuadras del lugar. Déjese de joder con la paranoia, con dibujar escenarios de películas pochocleras de Hollywood.
El poder económico va a hacer en este contexto lo mismo que hace hace 200 años en todos los lugares en donde el capitalismo tuvo lugar. Van a querer ganar toda la guita posible dado el contexto en el que se encuentren. Acá, en la Argentina, pasa que se llegó a una situación en la que el Estado no tiene la suficiente cantidad de dólares para que la economía no entre en recesión. No te van a hacer la gauchada poniendo la guita en pesos a tasas de interés inferiores a las de la inflación. Que esa situación no llegue a darse es responsabilidad del gobierno. Los capitalistas sólo maximizan sus beneficios, acá y en la China. Son como perros que comen bofe si les das bofe, comen cuadril si los dejás subirte a la mesa donde estás cenando.

Maduren, déjense de joder con ese discurso que no sólo es inoperante sino que para colmo es pianta votos.

oti dijo...

¿Porqué te das como aludido?. No estoy hablando de nadie en particular, estoy hablando de un conjunto de rasgos de personalidad.

Tampoco es ningún estigma. En mi propia flia. tengo varios normópatas.

Politico Aficionado dijo...

Excelente su comentario