jueves, 4 de septiembre de 2014

Feroz editorial de La Nacion

Leemos el editorial de hoy y acotamos en negritas...


EL GOBIERNO DE LOS PEORES

Uno de los fenómenos más notables de esta etapa final del kirchnerismo es la manifiesta impericia en el manejo de la economía. Decisiones clave para el futuro de la Argentina han quedado en manos de individuos con mínima preparación y experiencia. La política económica del Gobierno no es más que una combinación de improvisación y voluntarismo que no sólo ha impuesto un enorme costo a la sociedad, sino que también ha proyectado una lastimosa imagen del país en el exterior.

En realidad era mucho mejor aquella Argentina que hacía todos los deberes que le imponían los organismos financieros, aquél país modelo en el mundo que destruyó su estado y entregó hasta las jubilaciones a los grupos concentrados.

Pero además encierra un riesgo aún mayor: la degradación creciente de las libertades individuales de los argentinos.

Atentos que se viene la dictadura asintomática... No se nota pero está...

La democracia argentina ha degenerado una vez mas en kakistocracia, es decir, el gobierno de los peores. Según Aristóteles, la demagogia era la degeneración de la democracia, y la oligarquía, la degeneración de la aristocracia. La concepción aristotélica de las formas de gobierno no incluía la kakistocracia, que también es oligárquica, ya que concentra el poder en unos pocos.

La kakistocracia o gobierno de los peores ha sido definida como un estado de degeneración de las relaciones humanas en que la organización gubernativa está controlada y dirigida por gobernantes que ofrecen una gama que se extiende desde los ignorantes hasta los inescrupulosos. También se la ha caracterizado por la tendencia a la mediocridad en la función pública, donde se aparta a los mejores y se aplaude a los peores.

De lo que rápidamente se deduce que hemos tenido gobiernos integrados por los mejores, tipo Martínez de Hoz, Cavallo, Sturzenegger, entre otros. La mayoría de ellos gestionaron en gobiernos  surgidos del autoritarismo cívico militar, pero ese es un detalle menor...

Esta degeneración no es un fenómeno político exclusivamente argentino ni de estos tiempos. De hecho, el término fue utilizado por primera vez en Inglaterra, a principios del siglo XIX. En 1944, el premio Nobel de Economía Friedrich Hayek publicó un libro titulado El camino de servidumbre, que dedicó a los socialistas "de todos los partidos". Allí, este pensador austríaco advirtió que la libertad es indivisible y que la pérdida de la libertad económica lleva inexorablemente a la pérdida de la libertad política. Otro mensaje importante de esta obra es que la concentración del poder es la principal amenaza a la libertad individual. Un sistema donde funciona libremente la competencia tiende a distribuir el poder, mientras que uno basado en la planificación y el control estatal de la economía tiende a concentrarlo, por lo cual inevitablemente degenera en el autoritarismo y la corrupción. Es decir, la servidumbre.

Es interesante observar cómo La Nacion, que dice abominar la concentración de poder,  a lo largo de su historia apoyó enfáticamente cada uno de los gobiernos cívico-militares que bajo la promesa de generar las condiciones para una democracia plena concentraron el poder más que cualquier administración surgida del voto popular.

Como bien explica Hayek, si un líder democrático se propone planificar la vida económica de una sociedad, pronto enfrenta una disyuntiva: asumir poderes dictatoriales o abandonar sus planes. Si opta por la primera alternativa, es decir, el colectivismo, atraerá a su seno a los individuos más inescrupulosos y menos respetuosos de los derechos de los demás. Es decir, a aquellos que prefieren utilizar la autoridad en vez de la persuasión, la fuerza en vez de la cooperación y la arbitrariedad por sobre las reglas de juego imparciales y la ley. Es decir, la kakistocracia. Es una utopía pensar que bajo la alternativa colectivista una sociedad pueda ser gobernada por un grupo de idealistas interesados únicamente en promover el bienestar general. Si alguna vez se incorporan al gobierno, los idealistas son rápidamente desplazados o cooptados. Como decía lord Acton hace más de un siglo: el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente. Como han demostrado numerosos experimentos de psicología social, el "sistema" puede hacer que gente "buena" sea corrompida por el poder.

Pocas veces en su historia La Nacion fue tan lejos. Animarse a decir que es una utopía pensar que una sociedad pueda ser gobernada por idealistas que sólo piensan en el bienestar general podría considerarse un suicidio pero no lo es. Hace rato hemos comprobado que la lucha para eyectar al gobierno de Cristina admite cualquier método y discurso.

Pero hay más aún, como la admisión de que el poder corrompe. La conclusión es contundente: “Queremos corruptos pero que jueguen para nosotros”


Estas reflexiones son especialmente relevantes en la Argentina actual. El Gobierno propone una versión maniquea de la realidad, en la que unos "buenos" (el kirchnerismo y sus aliados) combaten contra los "malos" (ahora llamados "buitres", tanto internos como externos). Esta contraposición del "nosotros" y el "ellos" es, según Hayek, siempre utilizada por aquellos que buscan no sólo el apoyo a sus políticas, sino también la adhesión incondicional de las masas. Esto mismo ya lo había explicado mucho antes Gustave Le Bon en su manual de psicología de masas, del que tomaron enseñanzas Hitler, Mussolini y Perón.

El “nosotros y ellos” es tan viejo como la humanidad, la diferencia es que ahora hay un gobierno que confronta con La Nacion y por eso hay que demonizarlo.


El desprecio del gobierno nacional por la libertad de expresión, las instituciones y la independencia de la Justicia, su política comercial arbitraria, su política diplomática conflictiva e inconducente y su dependencia de un clientelismo voraz son antitéticos con el diálogo y la búsqueda de consensos que requiere una democracia que se precie de progresista y moderna. Como los individuos más capaces y preparados no comparten esta manera de gestionar la cosa pública, a medida que avanza en su proyecto autoritario el kirchnerismo sólo consigue reclutar a aquellos con menor preparación y principios pero con ciega ambición. Así, la idoneidad tiende a ser reemplazada por la lealtad incondicional.

Nuevamente la dictadura asintomática y una exposición de consignas absolutamente refutadas por la realidad cotidiana. Para La Nacion intentar legislar en materia de medios electrónicos es despreciar la libertad de expresión, ya hemos respondido estas nociones.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner tiene un coro de aduladores, liderado por el jefe de Gabinete, que festejan fervorosamente todos sus discursos y todas sus decisiones, incluso cuando son contradictorias. Pueden aplaudir tanto el anuncio de pagar a los acreedores externos como el de no pagarles. Su líder les resulta infalible. No puede cuestionársele nada públicamente, ya que eso implicaría darle ventaja al "enemigo". Se trata de características más propias de un gobierno surgido de una pesadilla orwelliana que de una democracia moderna republicana.

No es así: se festeja el pago al 93% de los bonistas que ingresaron al canje y el no cumplimiento de un fallo inverosímil que tira abajo la reestructuración de la deuda externa. Acá estamos ante una tergiversación de la realidad propia de un diario al que se le respeta que mienta. En la Argentina de nuestros días no está prohibido mentir, lo que sí sucede es que se habilitó la posibilidad de exponer ante la gente el bolaceo constante de medios como éste que se creen custodios de la libertad y la verdad.

La cuestión de fondo es que la kakistocracia argentina actual ha dependido críticamente de su capacidad de mantener una fiesta de consumo que hipoteca el futuro de la economía argentina. Si esa fiesta se acaba, como está sucediendo desde hace más de un año, el poder de la fracción gobernante se debilita. Es así como surge la tentación de emplear el aparato estatal para coartar libertades individuales. Éste fue justamente el peligro que advirtió Juan Bautista Alberdi: la omnipotencia del Estado es la negación de la libertad individual.

Donde dice “Fiesta de consumo” debe decir redistribución y programas como la AUH, que curiosamente también hoy es celebrada por el Banco Mundial, organismo no cooptado por por el kirchnerismo, que se sepa...

En estas circunstancias, no podemos esperar ser gobernados por los mejores, sino por los más mediocres. Y un país gobernado por mediocres nunca podrá ser exitoso. El resultado inevitable será la profundización de una decadencia que ya lleva varias décadas. Y en el peor de los escenarios, la degradación de la democracia que pudimos conseguir en 1983..

Para La Nacion, la norma Iram que determina la calidad de una democracia está dada por el poder propio que tenga un gobierno: el caso actual es de libro porque muestra un ejecutivo confrontativo con mayoría parlamentaria. Eso significa poca democracia. Este diario festejará si en Brasil triunfa Marina Silva, una candidata carismática que ha cedido la confección de su programa de gobierno a los grupos económicos y que asumirá en minoría parlamentaria, lo que la arrojará en manos de las grandes corporaciones ya que carecerá de poder propio. Eso sí será una democracia plena...

11 comentarios:

Nando Bonatto dijo...

Tenian que citar a Hayek por supuesto,el liberalismo al palo del capitalismo selvatico
Esta caterva de miserables me recuerdo lo que aconsejaba un militante del PI en el 84.Chiche Ieno,referi de futbol por cierto.
No lean el Periodista ni la prensa progresista.lean La Nacion,el parte de guerra diario del enemigo

Mauricio dijo...

Gerardo: ese editorial es un "greatest hits" de La Nación; hasta incluye la infaltable mención a Hitler/Mussolini. Para ser un "platinum collection" sólo le faltó defender la autodeterminación de los kelpers.

Daniel dijo...

Las monstruosidades que puede escribir alguien llevado por su rencor y mezquindad.
Toda inteligencia puede ser arrebatada desde el ímpetu que empuja las peores emociones, las del lado más oscuro de aquel que las provoca.
El tema es cuando ya se naufraga el sinsentido propio de aquellos que están perdiendo todo destino.

Minaverry dijo...

Me suena lo de la kakistocracia... ¿ésta no es una remake de otro editorial de 1975 o 1976 en la que decían lo mismo del gobierno de Isabel Perón?
Derecha moderna mis polainas.

Anónimo dijo...

Esas editoriales de LN son un sintoma de que vamos bien. Me hice Kirchnerista el dia que Escribano escribio "La Argentina ha decidido darse gobierno por un anio"

donchango dijo...

El inventor de la "kakistocracia" es un "filósofo" ultra católico, liberal(?) llamado Garcia Venturini, inventó este genial hallazgo politicológico para un editorial del diario, creo, La Prensa durante el año 75. Así que ya sabemos adonde llevan estas brillantes ideas liberal-católicas. A Videlita.

Minaverry dijo...

Ahí está, gracias Donchango, ya me parecía que esas ideas les peinaban las canas a los australopitecus.

oscar lorca dijo...

hace unos años la fabulosa Cris Morena se mandó una serie en donde un grupo de chicas se peleaba con otras. Ese año y los posteriores creció enormemente la incidencia de peleas entre chicas del secundario, en todo el país. Hoy, desde la pelea contra los bolivianos en Rio Cuarto, pasando por los linchamientos de principios de año, y muchos etcs, estamos asistiendo a un aumento de la violencia en la sociedad.
A lo que voy es que algún tipo de responsabilidad deben asumir los medios que fogonean incansablemente un odio atroz, no puede ser que impunemente se genere una violencia social que a los editorialistas o a los productores de tv nunca los toca. Siempre la ligan los pobres.

Gerardo Fernández dijo...

Arsat-2: No publico mensajes de trolls. Buen finde

Laura Prevoste dijo...

Hay cosas muy mal hechas por este gobierno. Algunas de ellas importantes. Otras no estan hechas. Ni empezadas. Pero mi juicio en general es que los K han sido los mejores gobiernos de las ultimas decadas

Carpe Diem dijo...

García Venturini era, a falta de alguien mejor, el filósofo de cabecera de los golpistas a fines de 1975 y principios del '76. El medio en el que publicaba sus hallazgos filosóficos era la prestigiosa revista Gente (creo que sin referato). Allí presentó su módica creación, la kakistocracia, que como bien señala La Nación, no se le ocurrió a Aristóteles. Por la misma época, la otra pinza de la tenaza derechista, la nacionalista fachista, clamaba desde la tapa de Cabildo: "Solo se gobierna la Corrupción". Poco después, para terminar con esos males, llegaron Videla, Martínez de Hoz y Cía. Y entonces los defensores de la República ya no se quejaron.

Entrada destacada

LA FOTO QUE TANTO NOS GUSTÓ NOS TIENE QUE GUIAR