Entrada destacada

Se puede porque se debe

jueves, 13 de marzo de 2014

Es inteligente la jugada de Lila



Sigue siendo interesantísimo el ciclo de serenatas que Elisa Carrió le dispensa a Mauricio Macri aunque si bien canta bajo su ventana, las melodías que entona van dirigidas a sus votantes, que son los que en realidad le interesan.

El tema es que, mientras captura la iniciativa política hacia adentro de su espacio y pone en serios aprietos a los principales capitostes, sigue demostrando que lee muy bien el escenario de 2015. Sabe que el piso del kirchnerismo es del 33 % y que aunque no sume un voto más, con ello tiene prácticamente asegurado su ingreso al ballotage, sin contar que como la que se viene es una presidencial, no sería descabellado pensar que hasta crezca si, por ejemplo, la liga de gobernadores sigue atada como hasta ahora en torno a la presidenta. Sabe también que Sergio Massa ya tiene consigo eso que se denomina "peronismo disidente" y que si no logra penetrar muy profundamente en las provincias necesita inexorablemente de los votos de Macri y del panradicalismo para llegar al ballotage y con más razón luego del fracaso que le significó su visita a Tucumán, donde se escucha: "Si lo de Massa acá es Geronimo Vargas Aignasse y los Orellanas, le pelea el 4to puesto al PRO )

Así las cosas, son estos dos conglomerados electorales los que definirán qué fórmula ingresará a la segunda vuelta para confrontar con la del FPV. Carrió deduce, además, que como la candidatura de Mauricio Macri no tiene destino debe evitar que sus votantes los capture el tigrense y así juntar un paquete lo suficientemente sólido como para ofrecerle a la sociedad una alternativa claramente no peronista.

La gran duda, empero, es que está por verse cómo será de ahora en más la convivencia interna entre la Carrió que analiza y la que ejecuta en la acción, como así también ver si ha aprendido las lecciones de su sino autodestructivo. Está por verse también cómo le irá ella misma en la interna y adónde pretende jugar, algo que se irá develando poco a poco. Pero si algo no se puede negar es que está leyendo con absoluta claridad el tablero electoral de 2015 y haciendo lo que un político debe hacer si tiene serias aspiraciones de pelear palo a palo la segunda vuelta: sumar a todo lo que ande por fuera del FPV y el massismo.

6 comentarios:

GrouchoMarx dijo...

Yo tengo una teoría sobre Carrió que se viene cumpliendo inexorablemente.
Esa teoría es que le huye a cualquier posibilidad de ejercer un cargo ejecutivo. Que cuando juega en ese ámbito lo hace donde no tiene chances de ganar.

Siempre me pregunté por qué extraña razón, ya que supuestamente tiene vocación de poder, nunca se presentó a disputar la jefatura de gobierno porteño.
En un momento en que el PRO no puede renovar el mandato de su brillante alcalde y deberá buscar un sustituto, que el FPV no puede superar, con suerte, un 20% y que el resto de las opciones son aún de menor volumen, la candidatura de la chaqueña sería competitiva, por lo menos para arrimar a una segunda vuelta.
Con un electorado muy afecto al caceroleo, al honestismo, una dirigente que le habla a “lagente” en el lenguaje que más le atrae tendría razonables chances de acceder al ejecutivo. Aparte podría tener una experiencia de gestión para lanzarse, con pergaminos, a las presidenciales del 2019.

Sin embargo, lo más seguro es que juegue en una interna panradical dónde el ámbito se nacionaliza, no tiene referentes locales de peso en ningún lado, no tiene estructura partidaria como Cobos, Aguad, Morales o Binner, por caso.

Y, aún, en el supuesto de ganar, sus chances presidenciales son prácticamente nulas (salvo un “apocalipsi”).

Y creo que, en realidad, Lila se siente muy cómoda donde está. Es diputada part-time, va a las reuniones cuando se le canta, desaparece por semanas y reaparece triunfal en los estudios de TN donde invierte muchas más horas que en el Congreso, no tiene que rendir cuentas a nadie, no corre los riesgos de quien ejerce cargos ejecutivos, puede seguir jugando su fácil papel de fiscal anticorrupción sin tener que complicarse con problemas de presupuesto, educación, seguridad, etc.

Hace unos días me sorprendió la noticia de que pensaría jugar en la liga local; pero a los pocos días no se habló más del tema, lo que, en principio, sigue confirmando mi teoría.

Saludos.

Daniel dijo...

Eso es claro, Groucho; mirá que va a agarrar la gestión la Gordis, ahí se le acaba el chamuyo. Tiene que hacer en lugar de versear, tiene que lidiar con las presiones corporativas en serio, tiene que rendir cuentas administrativas, tiene que tomar decisiones y de esa forma exponerse, tiene que bancarse operaciones y acusaciones reales o inventadas como todo gobernante, y se le cae la careta del personaje con el que viene robando hace un par de décadas.
Y lo de robar no es tan figurado; o los mandados para la Sociedad Rural y los grupos de medios los hizo gratis?

Caíto dijo...

Cuando la inteligencia se utiliza para fines destructivos, la bomba atómica por ejemplo, o se utiliza para manipular el pensamiento y la acción de millones, el nazismo, que también tenía entre sus seguidores a inteligencias encumbradas, se transforma en algo perverso, de ninguna manera digno de admiración( para mí).Carrió dió sobradas muestras de manipulación, destrucción y perversión como para que algo de todo lo que está maquinando termine funcionando, no me parece digna de destacar desde la política.
Saludos.

K-beza dijo...

Groucho, comparto totalmente sus palabras, Biblita empezó a descarrilar inexorablemente al abismo apocalíptico después de su segundo puesto en las presidenciales de 2007. Desde ese entonces se alineo cuasi pornograficamente con los poderes fácticos "si por defender la libertad de expresión tengo que defender un monopolio, defiendo un monopolio" (Biblita dixit) y desde ahí se entronó como defensora de la República, y va a seguir ahí ad eternum, como Fait en la CS. Abrazo Nac&Pop

Gustavo Marcelo Sala dijo...

Es muy raro que alguien que solamente tiene vocación correctora o crítica llegue algún día a ser escritor. Eso es lo que diferencia a los políticos con legítima vocación de poder de aquellos que solamente tienen vocación opositora.
Carrió se siente muy cómoda en ese rol de absoluta irresponsabilidad ejecutiva de modo que está en su naturaleza destruir todo lo que la puede acercar al intrincado y complejo camino de la toma de decisiones.
Acaso debamos entender que aplica, desde otro paradigma, la misma teoría que la izquierda testimonial. Cosa que resulta muy funcional a los poderes mediáticos y su submundo de titulares y copetes.

cmfmaris dijo...

Lo que lee Carrió es lo que lee todo el mundo. Su único objetivo es que el establishment la encuentre útil, pero así ocurre sólo circunstancialmente.