Ir al contenido principal

10 años años atrás, Menem huía de la segunda vuelta



10 años atrás, Carlos Menem renunciaba a participar en la segunda vuelta. Néstor Kirchner quedaba proclamado de hecho presidente, con un porcentaje de votos menor al índice de desocupación. En ese contexto, pronunciaba este discurso en el Hotel Panamericano, donde se destacó este párrafo:

“Tenemos la fuerza de aquellos que nos incorporamos a la política porque este país creíamos que se podía cambiar. Tenemos la fuerza y la decisión de aquellos que llegaron a la política, no por un marketing artístico o demás, sino por convicciones, convicciones políticas, ideológicas y doctrinarias de un país distinto. Y esas convicciones no las voy a dejar en nombre del pragmatismo en la puerta de entrada de la Casa Rosada.


Ya el 5 de mayo Néstor había recibido el apriete del cuñado del supremo Carlos Fayt. En un desayuno en casa de Alberto Fernández, Claudio Escribano, honre fuerte del diario La Nacion le había puesto sobre la mesa el "pliego de condiciones" (Transcribo a Horacio Verbitsky)


Ese 5 de mayo, entre las 9.30 y las 11 de la mañana, durante un desayuno en la casa del jefe de campaña de Kirchner, Alberto Fernández, Escribano le transmitió a Kirchner un virtual ultimátum: en el Council of Americas, que describió casi como una organización filantrópica interesada en América latina, recogió la impresión de que cualquiera fuera el candidato electo en la segunda vuelta, no duraría más de un año. 
1 “La Argentina debe alinearse con los Estados Unidos. No son necesarias relaciones carnales, pero sí alineamiento incondicional. Es incomprensible que aún no haya visitado al embajador de los Estados Unidos”.
2“No queremos que haya más revisiones sobre la lucha contra la subversión. Está a punto de salir un fallo de la Corte Suprema de Justicia en ese sentido. Nos parece importante que el fallo salga y que el tema no vuelva a tratarse políticamente. Creemos necesaria una reivindicación del desempeño de las Fuerzas Armadas en el contexto histórico en el que les tocó actuar”.
3“No puede ser que no haya recibido a los empresarios. Están muy preocupados porque no han podido entrevistarse con usted”.
4“Nos preocupa la posición argentina con respecto a Cuba, donde están ocurriendo terribles violaciones a los derechos humanos”.
5“Es muy grave el problema de la inseguridad. Debe generarse un mejor sistema de control del delito y llevarse tranquilidad a las fuerzas del orden con medidas excepcionales de seguridad”. 
Kirchner respondió en un tono no menos formal que el de su interlocutor. “Mi mayor preocupación es que me acompañen los argentinos, por eso no empiezo por los empresarios ni por el embajador de ningún país. Tampoco pienso en un alineamiento automático con Estados Unidos ni en buscar que me aprueben como precondición para gobernar mi país. Ocurre que usted y yo tenemos visiones distintas del país. Como es difícil que podamos ponernos de acuerdo, sería importante tratarnos con respeto. Usted tiene la suerte que a mí me falta, de haber heredado un diario”. Escribano respondió que no lo había heredado él sino los Saguier. “Pero usted es un empleado histórico”, replicó Kirchner. Allí concluyó el diálogo. Desairado, Escribano hizo pública la amenaza en su columna del jueves 15. Durante su reportaje con Mirtha Legrand el presidente electo dio una interpretación concisa del abismo entre ambos: “El estuvo de acuerdo con el Proceso y yo no. Yo repudio la represión y las desapariciones”.


El jueves 15 de mayo, Escribano publicó la nota "Treinta y seis horas de un carnaval decadente" donde estampó la frase histórica "la Argentina ha resuelto darse gobierno por un año."

También ese día y desde La Nacion, el inimputable Carlos M. Reymundo Roberts escribía una nota titulada "Empezó con el pie izquierdo" donde criticaba fuertemente el discurso de Néstor Kirchner en el Panamericano y remataba con esta maravilla:


"A los hombres que se manejan con números, las cuentas de la gobernabilidad, así, todavía no les cierran. Y se preguntan en qué momento Kirchner se bajará de la tribuna para empezar a entenderse con el establishment."


Bien, mucho de lo que sucede hoy está indisolublemente ligado a los sucesos de aquellos días febriles, donde el poder económico quería marcarle la agenda al débil presidente en ciernes. Hasta el día de hoy no lo consiguieron. 

Nunca está de más recordar de dónde venimos y en qué contexto se viene desplegando la gestión de gobierno de Cristina.


Comentarios

elbosnio dijo…
Creo que en momentos de cierta depresion militante, nos olvidamos de los costos que tiene una decision como la que toma Nestor, de no aceptar guiones desde el poder plutocratico.

Admiramos la decisión, pero la creemos luego trivial, como una decisión que no tiene consecuencias. Esperamos que una correcta gestion lleve el país con las ventajas de ser "independiente" pero sin ninguna desventaja posterior por haber decidido serlo.

Aceptar el guion conlleva una larga lista de padecimientos. Pero tambien se obtienen concesiones o bendiciones (ya que no se es independiente, los beneficios son bendiciones o dadivas). Esas bendiciones son una fiesta en paz, inversion voluntaria de quienes tienen capacidad de invertir, sensación de futuro predecible (es predecible que será bueno para quienes tienen poder de romper esa sensación), etc...

La decisión de independencia genera muchos de los dramas y tensiones que luego le achacamos a errores de gestion o de comunicación. Si entendiesemos que son la contracara de esa decision primera, los aceptariamos como livianos padeceres de una trascendente y provechosa decisión.

Entradas más populares de este blog

El Cadete es cosa sería, muy seria