martes, 16 de abril de 2013

El show debe seguir


El consejo de Lanata me hace acordar el "te espero en la esquina" de cuando eramos chicos. Pero en términos del show televisivo no es más ni menos que la venta de la emisión del próximo domingo y acá es donde el periodismo y la búsqueda de información comienzan a padecer las consecuencias de la lógica del rating. Lanata busca esmerilar al gobierno, eso es claro, pero pareciera que en un punto su producto termina diseminándose por los programas de la tarde y se transforma en un puterío, por usar una expresión barrial, y ese puterío le carcome credibilidad. El tema es que en Lanata es muy fino el límite que separa al periodismo de investigación del show y pareciera que finalmente éste último se impone. Como que en un punto la lógica televisiva arrasa y obtiene altos dividendos en materia de repercusión y a medida que crece en viralización pierde en términos de investigación.

Quizá eso es lo que busca: machacar sobre la idea de que "todo es una mierda" que en un punto le sirve para confundirse en un mar de excrementos, cosa de no ser señalado con el dedo por sus renuncios, sus agachadas, su travestismo y su entrega final en cuerpo y alma a los factores de poder contra los cuáles en una época dijo batallar. Pero desde el punto de vista de la efectividad está por verse si este show llega a algún lado, si logra traspasar el núcleo duro de los que se sientan frente a la pantalla los domingos a las 23 a "hacer justicia" con el kirchnerismo, sintiendo que están desplegando un acto militante. La pregunta es si el show no se come al periodismo y termina esterilizando una investigación que en apariencia pintaba jugosa. Es como lo que a veces le pasa a 678, que termina siendo arrastrado por la lógica televisiva de sumar repercusión y para ello sobreactúa la defensa del gobierno, como la semana pasada con el affaire Miceli-Larroque, con buenos resultados para la productora pero no para el oficialismo.

Lanata ya está peleándose por los medios con Fariña y vendiendo el PPT del próximo domingo. La discusión se centra más en aspectos como la validez de la cámara oculta, los dimes y diretes, el chequeo de fuentes, la supuesta pelea de Iliana Calabró con Rossi, etc, y a medida que se disemina en la televisión de la tarde pierde inexorablemente la dosis de rigurosidad e investidura que toda investigación periodística seria requiere.

El problema de Lanata es que sus ganas de ser el "Number One" terminan devorándose los restos de periodista que le quedan.

3 comentarios:

germencachariense dijo...

Militante loco: revoleaste colchones y bolsas de polenta a pedido de quien acumuló U$S 10000 millones- Mi mas sentido pésame a tu ingenuidad.

Antonio (el Mayolero) dijo...

Las investigaciones de Lanata son como las cintas de "Mision Imposible" se autodestruyen en 10 segundos....

elbosnio dijo...

Lanata no intenta hacer periodismo. Es el dirigente responsable de un comite, el de la circunscripción ETER. Logra tener mas participantes, los entretiene, les quema el cerebro, les da justificaciones a sus prejuicios, no les fuerza contradicciones sino los alivia.
Y lo hizo con una buena nota.
Pero no agregaria nada a esa nota que no le pegue al gobierno. No haria otra igual a un empresario no cinculado al gobierno nacional.
Periodismo, no.

Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta