lunes, 18 de marzo de 2013

Videla, el republicano


Más allá de lo paródico del estertor videlista es bueno utilizar su proclama para entender cuál fue la lógica del golpismo cívico-militar en el siglo pasado y cómo sería apoyada por una parte de la sociedad si hoy las Fuerzas Armadas tuvieran algún oxígeno político para actuar contra la democracia.

Los golpes nunca se relataron como drásticas medidas contra la democracia sino a su favor. Cuando hoy Videla pide a los militares "armarse para defender la república" está desempolvando el vademécum del golpismo vernáculo. Los golpes siempre se dieron, dijeron, para generar las condiciones de una democracia que respete fundamentalmente a "la república". En política significa que la democracia que siempre anhelaron es un funcionamiento institucional que no altere en lo más mínimo el estado de cosas, la estructura social y económica del país que en su momento configuró la oligarquía y en los noventa el neoliberalismo. Toda vez que los gobiernos democráticos empezaban a verse en la obligación de "tocar" algo de la estructura, su nivel de "democratismo" era cuestionado y el zarpazo golpista llegaba inexorablemente para "salvar la república y generar las condiciones de una democracia mejor". Ese fue el círculo vicioso en que estuvo sumergida la política argentina durante casi un siglo y es lo que Videla pone en palabras, expresando cabalmente a una parte de los argentinos que no dudaría un instante en apoyar cualquier aventura golspista que "librara al país de esta tiranía que estamos padeciendo".

13 comentarios:

Nando Bonatto dijo...

fijese Binner también denuncia el "unicato" ,se dan letra mutuamente

Diego dijo...

Tenés una imaginación que te alcanzaría para escribir novelas para las adolescentes. Lástima que para hablar de historia te faltan algunos enclaves fundamentales. Y más lástima aún porque los que tienen el el poder y el estado hoy en día son tus amigos, y ahí los ves, no dudan en armar un canal estatal que hable todo el día bien de ellos, ni de transmitir discursos oficialistas en los intervalos de los partidos de AFA. Eso es lo que jode afuera del Estado y eso no se solucionaría con autoritarismo sino todo lo contrario.

Diego dijo...

Cambio social profundo acá no hay, lo que pasa es que tenemos las bolas llenas del panfleto todo el día.
El kirchnerismo es control social del PJ por medio de los planes de Chiche cambiados de nombre (hay estudios que no se dan a conocer por miedo a perder cargos y puestos) barnizado de la cumbia mediática del que este blog forma parte. Después, en lo económico, inflar el tipo de cambio como hizo Menem para que la gilada esté contenta, y luego a ponerse a tapar agujeros del barco en el medio del océano, pero... qué les importa, no?

Daniel dijo...

Es tan concreto, simple e indudable lo que se dice en este post, que no se de donde te da para venir a hacerte el canchero con un:

-"Lástima que para hablar de historia te faltan algunos enclaves fundamentales".

Los tipos como vos dan lástima, porque otra cosa no se te puede decir.
Ni siquiera te voy a preguntar cuales son los "enclaves fundamentales" porque todo lo que decís después da en una pelotudez extrema.

Gustavo Marcelo Sala dijo...

"Eso es lo que jode afuera del Estado y eso no se solucionaría con autoritarismo sino todo lo contrario".

Y si eso se solucionaría con autoritarismo, ¿aceptarías en convite de Videla?

Veo que tu problema es todo aquello que no te gusta ver, sin tener en cuenta que hay millones de compatriotas que si gustan de lo que a vos no te gusta. Sin embargo no te interesa que esa gente tenga su espacio. Eso por lo cual vos peleas solamente se soluciona con autoritarismo y proscripción.

Si no estás de acuerdo con la política económica, pues eso se dirime en los comicios y no medinate comentarios vacuos.

Lo que expone Gerardo en la nota está por encima de esos "sospechos enclaves fundamentales no develados". Nos habla de un comportamiento recurrente, básico y casi natural, muy propio de los que dicen amar a la república odiando a la gente que vive en ella.

"Toda vez que los gobiernos democráticos empezaban a verse en la obligación de "tocar" algo de la estructura, su nivel de "democratismo" era cuestionado y el zarpazo golpista llegaba inexorablemente para "salvar la república y generar las condiciones de una democracia mejor". (Si usted niega sin permitirse debatir este claro concepto no hará otra cosa que robarle una buena dosis de veracidad a sus "enclaves fundamentales").-

Diego dijo...

No, Gustavo, nada que ver con Videla. No queremos milicos en el poder ni nada que se parezca a un poder monista que baje la línea correcta al resto de la sociedad. No entendemos el mundo de esa manera, más allá de si te gustan o no los corsos de carnval. No es cuestión de sacar a Victor Hugo y darle un programa de 4 hs por día a la gorda Carrió, no entendemos el mundo de esa manera. Es más, el mero hecho de que te tiren con Videla en medio de lo que tendría que ser una discusión en democracia es por lo menos de mal gusto. Videla nunca formaría parte de una argumentación de mi parte en medio de un debate. Creo que en democracia todos estamos de este lado, por eso lo que jode de este gobierno son esas puntas que agujerean el globo democrático.

La Historia argentina en el siglo XX tuvo muchos vericuetos y no acepta ser resumida del modo que lo hace Gerardo, a eso me refería.

Gustavo Marcelo Sala dijo...

Justamente. A mi entender el artículo no tuvo pretención histórica. Usted se la da para refutarla con cierta facilidad. En lo personal tomé el comentario como tal, sobre la base de una percepción intimammente relacionada con los dichos del asesino en cuestión.

No son puntas. El 13S y el 8N no fueron puntas. Los constantes pedidos de muerte no son puntas..

Haga lo que quiera. Pero los deseos recientes de la oposición no distan mucho de los intentos del desquiciado dictador..

Diego dijo...

¿Te molesta el pueblo movilizado de forma horizontal y pacífica? Esas marchas que Ud menciona fueron un ejemplo de democracia, de manifestación directa cuando los representantes no responden.
El desquiciado dictador a esta altura del partido es un viejo al que ni su esposa debe escuchar, absolutamente nada que ver con la forma de manifestarse que la sociedad en la que Ud vive aprendió el 19 y 29 de dic/2001 y que cada vez que en cada hogar siente que corresponde, lo vuelve a mostrar.
¿Sabés lo que pasa en el fondo, Gustavo? Que el kirchnerismo no supo, no quiso o no pudo satisfacer aquellos reclamos de 2001? Se quedó corto y por eso, ahora que la economía empezó a tambalear (resorte básico de toda situación de protesta), aquellas formas de manifestación vuelven a hacerse presentes.

Gustavo Marcelo Sala dijo...

"Esas marchas que Ud menciona fueron un ejemplo de democracia, de manifestación directa cuando los representantes no responden".

Le juro que esta afirmación supera mi modesto entendimiento sobre este tipo de cuestiones.

Disculpe que lo corrija: Cuando los representantes no responden a las aspiraciones de un sector determinado.
Fíjese un detalle: Pocos días después hubo manifestaciones oficiales superiores en cuanto a cantidad de personas y tenor participativo, sin embargo para la mass media dominante no tuvieron el mismo correlato político.
Pregunta: ¿Toda la sociedad está insatisfecha o será la misma porción de entonces? Según muestran las encuestas el amperímetro no se ha movido. Estamos con los mismos números enteriores a las PASO 2010 con idéntica cantidad de indecisos.

De todos modos le pido no coloque interlineados que no he expresado. Jamás me opondría a ninguna manifestación. Me gustaría que exista detrás de cada manifestación una propuesta de país. Sólo pude percibir insultos varios, deseos mortuorios y falta de rigurosidad política para resolver los temas planteados.

Diego dijo...

¿más gente en alguna manifestación oficial? ¿me está cargando? No más trato de recordar alguna de esas manifestaciones y se me aparece el puchito de gente vivando a Cristina en el Congreso el otro día, en la apertura de sesiones.
El 18N, nos guste o no, hubo cientos de miles de personas caminando por las calles, movilizadas.
No le pida a la plaza reunida con un breve hilo de disconformidad un programa de gobierno. Esa plaza se quedaría conforme con dos o tres gestos nada más, realizados incluso desde dentro de este mismo gobierno que a Ud tanto le gusta. Para empezar, uno, el de no falsear los datos cuantitativos que nos va dejando la realidad en la que vivimos...

Gustavo Marcelo Sala dijo...

Diego: Veo que no recuerda el aniversario del 10 de diciembre. Lo dicho. Cuando uno tiene sesgada la memoria tiene sesgado también el presente.

Sobre el INDEC. Ese asunto se resuelve en paritarias. ¿Digame por favor qué gremio arregló con los datos emitidos? Ni las jubilaciones se ajustan utilziando ese inciso. No sea vulgar. Lo datos macroeconómicos tiene un fin determinado que observo usted no alcanza tampoco a visualizar..

Ciudadano Cagna dijo...

Lo específico del público al que Videla hace el pedido (militares de 58 a 68 años) haría pensar que con el recambio generacional en las FFAA han disminuido considerablemente las probabilidades de un nuevo golpe.

Salvo que lo diga justamente para agarrarnos desprevenidos.

Diego dijo...

Sí, Gustavo, ese 10 de diciembre de 2012 ha pasado totalmente desapercibido para la política argentina. Lo lamento. si supiénsemos a priori qué y cuándo va a dejar una huella, la política sería más sensilla.
Lo del INDEC a esta altura del partido lamento que no se sostenga a cambio de ninguna estrategia macro. Pero más más lamento todavía que esa lógica haya quedado impresa en la militancia K, como es su caso. Valga como ejemplo la utilización de la deformación cuantitativa para dirirmir temas que el INDEC no mide como ser la magnitud de las movilizaciones sociales.

Saludos, hasta aquí llego con este tema.

Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta