martes, 5 de marzo de 2013

¿Quién te sacará ahora estas carcajadas, Cris?






9 comentarios:

Ckeshu Sisa dijo...

COMANDANTE

Porque marchaste enarbolando mil banderas
Porque al poder imperial te sublevaste
Porque supiste poner soles en la aurora

Porque has dejado firmes tus ideas
Porque invitaste contigo a hacer la historia
Porque tu lucha, compañero, es también nuestra.

Porque fuiste timón del continente
y porque el triunfo del pueblo es inminente

Contigo seguiremos adelante
ESTOY SEGURO, VENCEREMOS, COMANDANTE!

Lo escribió un amigo llamado Rodrigo Lema Mundini. No tengo más palabras...

Daniel dijo...

Lo peor es que el campo popular no puede hacer el duelo en paz. Casi que hay que retirarse de medios y comentaristas.
Porque ya, en tan poco tiempo de la noticia, las barbaridades que tuve que escuchar y leer. Por favor!

Su huella va a que dar por siempre.
No así la de las ratas que se han llenado la boca opinando hasta el cansancio de una Venezuela que antes de Chávez, ni sabían en que parte del mapa quedaba.
Chávez partió a la eternidad, ellos no tienen destino.

Politico Aficionado dijo...

Se ha ido un grande.
¡¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!!

Gustavo Marcelo Sala dijo...

No tengo dudas. Hoy, tanto en Venezuela como en la Patria Grande somos muchos más. Cuando los grandes parten (nunca mueren, viven en el alma de sus pueblos) desenmascaran a los abyectos y a los ruines. ¿Cómo harán los falaces para erosionar el recuerdo de quién a partir de las 16.25 se ha transformado en un mito popular latinoamericano? No pueden, nunca podrán.. ¿Cúantos de estos falaces, en los próximos comicios, son capaces hasta de enarbolar alguna de sus banderas para tratar de simpatizar con las mazas? ¿Cuántos falaces en nuestro país utilizan la figura de Néstor para erosionar a Cristina?


sonaste dijo...

La muerte es parte de la vida. Nos duele, y sin duda es algo que queremos ocurra nunca. Pero es algo inevitable. Lo importante es que cuando uno se muera deje huella. Algunos dejan huella que seguirán muchos. Hugo es uno de ellos. Sentimiento cariñoso a todo el pueblo Venezolano, a todos los sudamericanos que hoy estamos con pesar. Si vivo era querido y seguido, de ahora en más seguirá marcando rumbos. Hasta siempre Comandante.

Mabel dijo...

Cierto GF ,,la hacia reir y la apoyaba .
Que lindo poema en el primer comentario Gracias por compartirlo .

sonaste dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
sonaste dijo...

El asunto al final, tiene algunas cosas interesantes. Si uno se fija, no les resulta indiferente, a tirios y troyanos. Es que si algo bueno ha tenido la cuestión, es que al final, luego de tanto tiempo de creernos solos resulta que no es así. De un saque, eso de que no vivimos en un tarro, que no solo somos nuestras pequeñas mezquindades, somos algo más. Que un país que te soy honesto, a mi también me pasaba, como es Venezuela antes me importaba poco y nada sobre lo que ocurriera ahí. Como si fuera algo en el espacio, algo que no tenía un corno que ver ni conmigo ni con nada que en realidad me llegara, remotamente, a afectar. Te digo, que el Sr. Carlos Andrés Pérez, fuera o no elegido en el fondo no me tocaba ni remotamente de cerca. Si por ahí venía alguno e invadía no se, Nicaragua o Panamá al final no era asunto mío, si son cosas que pasan en países más o menos bananeros. Que los peruanos eligieran un japonés o un atorrante cualquiera era cuestión de ellos. Que Brasil fuera gobernado o no por Collor de Mello no interesaba demasiado, siempre y cuando la caipira anduviera en valores razonables y no lloviera demasiado en la playa. Por cierto yo fui criado y así lo sentí mucho tiempo, que América del Sur estaba básicamente compuesta por tipos más o menos subdesarrollados que no eran ni la mitad de pícaros y avivados que somos nosotros, émulos claros de Gardel. Salvo algún encuentro en el fútbol o alguna competencia no calentaba demasiado. Y desde que arrancó este señor, que ahora tuvo la mala ocurrencia de morirse, resulta que arrancó algo nuevo. Hoy, aún seas el opositor más acerrimo, tenés conciencia clara que lo que ocurra en nuestro continente sí tiene que ver con vos. Cuando se chivan y dicen imbecilidades o las piensan, igualitas a las que se les ocurrían cuando se nos murió Nestor, no es porque sí. Es porque todos sabemos, más o menos concientemente, que lo que ocurra en América del Sur es nuestro asunto. Eso es un mérito del señor que se ha muerto. Me fui medio largo, pero cuando arranco me cuesta horrores parar. Qué se le va a hacer.

Carlos G. dijo...

Leía hace unos días que Borges en "El libro de los dones" plantea algo así como que "Dios, con infinita ironía me dio, a la vez, los libros y la noche" refiriéndose, interpreto, a su pasión por la literatura y a su ceguera.
Se me ocurre hoy, en consonancia con la cita borgeana, que la providencia parece haberle dado a nuestros países los hombres necesarios para libertarlos, pero les ha dado a ellos una vida corta.

Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta