Ir al contenido principal

Expedición (fallida) a la selva de los ricos



La verdad que conocer Pinamar nunca estuvo entre mis anhelos, no me interesaba, como no me interesa, por ejemplo, conocer uno de esos hoteles de la ostia. Sencillamente no es lo mío, pero como una amiga me prestó un monoambiente en vísperas del fin de semana largo, y como Juanchi con sus ojos nos dio permiso, nos marchamos con Ceci, así, como de novios, a la aventura, a descubrir cómo es esa playa donde moran los ricos, los ganadores de la patria, los que salen en los programas de fin de semana en C5N -canal Nac & Pop si los hay- Marchamos para ver en vivo y en directo cómo los ricos invadían Pinamar el "finde de carnaval" convencidos, honestamente convencidos, de que que podían viajar a tirar manteca al techo pese a Cristina y no gracias a ella y a su gobierno que, bueno es decirlo, pese a que ha redistribuido bastante, por momentos pareciera que la proporción de beneficios que en los últimos años han recibido los de arriba es mayor que la que han ligado los de abajo.

El tema es que sin pensarlo, de sopetón, un buen día me encontraba en la opulenta Pinamar con mi cuaderno de notas para señalar cada detalle, cada perfume, cada gesto paquete, pero, la verdad, me pasó algo raro. La verdad que caminar por la fastuosa Avenida Bunge a la tardecita/noche no se diferencia tanto de un paseo por la peatonal de Santa Teresita o la de Mar del Tuyú. Se ven trabajadores, familias de laburo, pero de los ricos, ni rastros. ¿Qué hacen? ¿Salen del encierro de los countrys para encerrarse en mansiones rodeadas de pinos y lomas? ¿Cómo es que consumir en pleno centro de Pinamar en la mayoría de los casos sea más barato que en Capital?¿Cómo vas a pagar 80 mangos una parrillada para dos en plena Bunge? ¿Para quién exponen las automotrices sus autos? ¿Para gatos como yo, que la hice subir a mi mujer a un Golf GTI de doscientos treinta mil mangos? Todos los que subimos a los autos en la Bunge de Pinamar en la perra vida llegaremos a uno de esos modelos, salvo cuando tengan al menos 5 años de usados.

Las playas del centro son populares, pasan los senegaleses azules vendiendo relojes, los churreros, los que venden ropa para minas y hasta hay una clase de gimnasia sponsoreada por Volkswagen donde hasta le dan una remerita a los participantes y uno siente algo de cosita por esa gente que se desloma laburando para llegarse en un Alvarez lechero a Pinamar y tomar esa clase para sentir que de alguna manera está perteneciendo a ese mundo de ensueño.



Pero de los ricos, ni noticias.

Entonces encaré para el lado de Cariló, dispuesto a meterme entre las fauces de la bestia. Pero tampoco estaban. Mi esposa leyó Página/12 en plena playa y a nadie le llamó la atención. Pagué dos cafés con un Evita y me lo aceptaron sin problemas... todos laburantes, algunos con más chapa que otros, pero nada del otro mundo. Eso sí, muchos que han llegado a un Vento 2.0 y luego de estacionarlo, al bajarse te buscan con la mirada para que vos le devuelvas con un gesto imperceptible el mensaje de "qué masa, macho". Mucha gente con buen pasar pero ahí, que no le sobra nada ¿Me explico?

Para que mi fracaso sea aún más rotundo recorrí el pequeño centrito comercial en busca de un hipocampo con el cartelito de "Cariló", pero no, no hay. Tampoco latitas, souvenirs o remeras con la leyenda "Yo estuve en Cariló". Lo único que pude ver fue un puesto del flaco Randazzo, que la hace bien, hay que reconocerlo.




Entonces marchamos para el norte, para el lado de Mar de Ajó pero el target siguió siendo más o menos el mismo, porque, a ver: El flaco que va con una Amarok con el cuatri en la caja y la moto de agua en el trailer no es el espécimen que uno busca. Ese la tiene, pero desde hace poco y la que tiene tampoco es taanta... Yo iba buscando esos matrimonios que suelen verse en Atalaya, esa gente bian que se le nota de lejos el abolengo, pero no, fracasé. Ni siquiera voy a perder tiempo describiendo a la población del Bingo o los que salen de Freddo con la promoción de Groupón.

Los ricos, o no salen de sus mansiones, o están afuera, engrosando el número creciente de argentinos que viajan por el mundo gracias al dólar a 5 mangos que les abarata notablemente la joda.

Comentarios

Pibe Peronista dijo…
Gerardo, no nos cruzamos de pedo, y podríamos haber degustado unos churros "Mister Bajón". Abrazo

Espero que tu hijo ande muy bien
elbosnio dijo…
Los ricos estaban alli y seguramente te los cruzaste. Lo que pasa es que son dificiles de diferenciar. De hecho ellos no se diferencian. Se sienten clase media. Solo los diferencias en su DDJJ, en la valuacion de sus casas, de sus autos. Pero no se ve en su mirada, en su actitud. Salvo el fanfarron, pero ese no necesita de patrimonio para serlo.
Warren Buffet come hamburguesas en los fast food de Omaha y luce como un viejecillo jubilado. Los Ricardo Fort son la excepcion.

Algunos autos, para que alguien los compre, tienen que ser deseados por muchos otros que no pueden acceder a él. O hacerl creer al comprador que es así.
Tagarna dijo…
Yo estuve en Mar de las Pampas y me pasó exactamente lo mismo. Eso si, vi estacionado un Audi A7 que me hizo atragantar el churro...
sonaste dijo…
Tuve la chance de pasar un fin de semana en Buenos Aires, bah desde el jueves feriado hasta el lunes. Y anduve por el Tigre. Interesante. Multitudes! y la mezcla de tipos de mucha guita, con familias laburantes que iban en tren o cole, extranjeros. Todos confundidos. Y por cierto es muy lindo ver la inclusión en acto.
Mariano T. dijo…
Hilarante! esperabas ver los "ricos" con un cartelito en la gorra?
Cuore 2 Duo dijo…
Los ricos de verdad pueden ir en cualquier época del año, en consecuencia los vas a ver cuando el lugar esta menos poblado y se torna mas exclusivo.
Concuerdo con lo que dice elbosnio. Recordemos la famosa foto de Yabrán. Si no sabías quien era ni donde se habái sacado la foto, podrías pensar que er una jubilado en Las Toninas
Lic. Baleno dijo…
La gente es mas o menos igual en todos lados. En este pais.
Ustedes no me entienden: Fui a Pinamar para ver ricos pero sólo encontré gente con plata...
Gerardo, se entiende perfectamente, los cartelitos en la gorra deberían decir Mariano T ( es decir -gente con plata)-nada más.
Saludos.
Papel y Lapiz dijo…
Me da escalofrío tu concepto de inclusión. Sospecho ptdtmm sos de los pobres que van en bondi.
Nerd Progre dijo…
"Los ricos, o no salen de sus mansiones, o están afuera, engrosando el número creciente de argentinos que viajan por el mundo gracias al dólar a 5 mangos que les abarata notablemente la joda."

Lo unico que saco en conclusión de tu post, una tenua alusión a la existencia del dolar barato, aunque claro sin admitir que esto sea un problema (ahora resulta que todos se olvidaron del tipo de cambio competitivo, TCC, una de las patas que tuvo el modelo antes de enamorarse del cepo y el dolar barato para pocos).

FC
Nerd Progre dijo…
Para ver ricos tenés que darte una vuelta por puerto madero, podés comenzar con el vicepresidente que no conoce a Vandebrula.

O por El Calafate, o los nuevos ricos de Grupo Indalo. O los Szpolski. Donde veranean estos tipos?.

O quizás algunos periodistas q reciben pauta de Electroingeniería...

o los que arman decos chinos y se los venden al Estado con pingues ganancias...

FC
PD: Bueno che, si Marianito T. no va a hacer los chistes más obvios, los tengo que hacer yo...
chacall dijo…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Entradas más populares de este blog

El Cadete es cosa sería, muy seria