Ir al contenido principal

No todo es lo mismo

En este post de días atrás traté de sugerir que desde el kirchnerismo hay que buscar elevar el debate porque  esta suerte de "twitterización" de la discusión política que pareciera dominar la escena tira todo hacia abajo y en ese lodazal es difícil hacer una diferencia. Lo que deberíamos responder, antes que nada, es si esa  "twitterización" es un síntoma de época o consecuencia de la incapacidad del oficialismo para subir el piso del debate. Se me ocurre que concurren ambas, que Twitter impone su ritmo a como dé lugar y que el kirchnerismo no logra hacer pie, básicamente porque le están faltando un par de anuncios fuertes, trascendentales, de esos que de la noche a la mañana limpian el terreno y posibilitan el comienzo de discusiones más profundas, como pasó con YPF, con las AFJP, etc.

El problema actual es que la potenciación del lanatismo merced al volúmen de Clarín le a inyectado mucha potencia a la noción de que "todo es una mierda" y en esa bolsa entra todo, hasta el gobierno, como no podía ser de otra manera. Esa nivelación soez y para abajo le da buenos resultados al esquema que con astucia viene desplegando el lanatismo. No todo es una mierda, pero hay que demostrarlo y hay que salir como sea de esa trampa porque, además del angostamiento conceptual que impone Twitter, se vienen sumando a la discusión sobre lo público sectores muy despolitizados que confunden, por ejemplo, la visita de la presidenta a un jefe de estado como Chávez con que ella acá no visita pacientes en hospitales públicos...Se mezcla y confunde todo y eso tira indefectiblemente para abajo.

Entre que "todo es una mierda" y la mentira cada vez ganándole más terreno a la información se compone un cóctel peligroso que urge desactivar. Ya hemos visto cómo la opinión editorial arrasó con la información. Ahora estamos viendo la lujuria de la mentira, del invento y la tergiversación más brutal ocupando cada día un lugar más rimbombante en el accionar mediático-opositor. Es que están quemando las barcas, están jugando a todo o nada, están arriesgando mucho porque es muchísimo lo que están corriendo el riesgo de perder, pero por momentos da la impresión que desde el oficialismo no se visualiza esto en toda su dimensión y gravedad. Entonces no alcanza con salir a desmentir, porque esa desmentida no cruza la red, no llega al otro lado. Estamos protagonizando una batalla en la que no tenemos una teoría donde abrevar porque no hay experiencias mundiales para tomar de referencia. En ningún país se dio el caso de un gobierno intentando democratizar la comunicación y por ende pretendiendo disciplinar a grupos con un poder de penetración nacional que no reconoce parangón en otras latitudes. Si bien hay caso como Brasil donde O Globo es poderosísima, lo que no hay en la patria hermana es una lucha tan despiadada y cuerpo a cuerpo entre gobierno y conglomerados mediáticos.

No todo es una mierda ni todo es lo mismo. Así de sencillo pero difícil de comunicar en estos tiempos.

Se está dando, por otra parte, una muy pronunciada partición de la agenda donde tanto el oficialismo como el dispositivo mediático opositor profundizan la pesca en la pecera. La realidad de quien se informa por la prensa opositora difiere cada vez más de lo que maneja como agenda quien se informe por medios afines al gobierno. Este empate no es bueno. Debe ser roto y para ello no alcanza ni ahí con que alguna vez la ley de medios pueda aplicarse íntegramente. Con Clarín y Nación en papel y web, Radio Mitre y TN te emputecen la agenda día a día. A no confundirse. Si a ello le sumás el lodo de Twitter descubrís que estás hasta las manos.

Han cambiado muchas cosas, fundamentalmente pasó que esas gestas digitales del 2008 al 2011 quedaron atrás, que como siempre sucede se dio un vuelta de página y cuesta verlo. Esos años donde los blogs Nac & Pop fueron el puntal de la fundamentación conceptual del kirchnerismo dejaron paso a una nueva etapa donde básicamente en Twitter la discusión se redujo a 140 caracteres y ahí entramos a tener problemas. En 140 caracteres el lanatismo te asesina y los blogs son cada vez menos leídos, entre otras cosas, porque salvo algunas excepciones, la verdad no aportamos una producción que convoque y movilice. Este es el tiempo donde más hay que escribir, pero ojo: el gobierno tiene que calentarnos el teclado, tiene que clavarnos frente a la PC con medidas que exciten.

No todo es lo mismo, hay suficientes diferencias entre el kirchnerismo y las oposiciones que lo enfrentan. Hay mucha política y mucha ideología que nos separa, pero están faltando disparadores que nos coloquen nuevamente en los puestos de batalla.


Comentarios

Daniel dijo…
El 2013 es un año interesante donde hay crecimiento asegurado y se puede mostrar gestión.
Para mi, lo agudo va a pasar por ferrocarriles en tanto Randazzo está muy enchufado. Lo que pueda mostrar de tangible hacia mediados de años.
Infraestructura y una carrera por la eliminación de pasos a nivel que debería cobrar velocidad.
Luego, gestión y más gestión y mostrar y desarrollar los logros con una comunicación neutra (en mi opinión, conviene bajar la carga emocional en esa exposición).

Coincido con dejar de lado twitter, más que nada del alto plano de gobierno. Tipos como Fernando Iglesia toman los anuncios más asépticos para cargar mugre y eso se reproduce luego en red.
ram dijo…
No podría opinar de twiter porque no lo uso pero, entendiendo que las cosas suelen ser dinámicas, es natural que la bloguería nac&pop no sea la misma que lo que fue en 2008, la niñez ya pasó, la novedad también pasó, más de uno de entonces también pasó, de largo, y hay un oponente, ampliado, tenaz, anti K, que no dará mucho debate pero que sí es experto en empiojar todo, saturar, hartar y finalmente, conseguir un clima de quilombito al cuete que arrastra, más temprano que tarde, al embole, de propios y visitantes.
Está el mamarracherío opositor, de derecha cruda o vergonzante (pero derecha al fin), el "progresismo" de las buenas formas y los modales exquisitos (y el corazoncito - o el traste - sensible al derechaje) y la "izquierda", revolucionaria de cotillón y, a la hora de los bifes, socia opa de ruralistas y nostálgicos de cuanta dictadura asoló este país.
No sé si hace falta otro episodio YPF, me gustaría pensar que sí pero tengo mis dudas; más me parece que lo que pasa en la bloguería es un síntoma de lo que pasa en la general; la guerra comunicacional no está perdida pero todavía falta para el empate (de victoria, nada aún) y se nota mucho. Es muy fuerte que una muñeca borre la realidad de una rama industrial resucitada o que, la misma YPF sólo sea noticia cuando aumenta la nafta y que "nada cambió" desde repsol.
Ojalá este tiempo vacacional sirva para estructurar nuevos y mejores mecanismos para comunicar, para llegar al argentino común y no solo porque sea año electoral (año por medio hay elecciones, o sea, siempre) sino porque lo que está en juego es la posibilidad - la posibilidad - de un país mejor, una sociedad mejor.
En el fondo, el "modelo K" es entreabrir la puerta para salir a jugar, justo lo que explica el odio de toda la porquería amarga que por décadas hizo mierda al país, jugar autónomos, alimentar la autoestima y sentir que patria no es más coartada de hijo de puta, servil del extranjero.
Carlos G. dijo…
Comprendo el sentido del post y lo comparto.
Pero es inimaginable que el gobierno saque de la galera todas las semanas una nacionalización de YPF o una estatización del sistema de jubilaciones y pensiones.
Yo creo que así como "nos sorprendimos" con el aluvión de gente durante los festejos del bicentenario o con la concurrencia y dolor en los funerales de Néstor, o con el 54% de las últimas elecciones, este año, con las elecciones legislativas, vamos a volver a sorprendernos.
Espero que no sea una proyección de mis deseos, pero creo que hay una expresión popular que sigue sin aparecer en los medios pero está.
hector dijo…
Gerardo. Nosotros los peronistas, nunca tuvimos prensa a favor, y cuando la tuvimos fue mala (salvo Apol) pero el pueblo sigue informado, el pueblo ve las cosas que pasan, lo que cambia para bien. La muñeca tapo la noticia de la industria del juguete, pero el pueblo va a las jugueterias y nota la diferencia con el pasado inmediato. El problema esta en que para nosotrso, clase media, Lanata somos nosotros y esos nos preocupa.
Usted hace un trabajo muy importante desde su blog, hay muchos otros compañeros que contribuyen a la difucion, pero no se olvide que los opositores que participan en las redes, son militantes anti K, a esos no hay poder humano que los haga cambiar de opinion y siempre van a seguir escribiendo en contra nuestro.
En cuanto a la utilidad de muchos YPF, no se olvide que Dios nunca visito la tierra. Saludos
OMIX dijo…
Puede que una buena sea producto de la kirchnerización de la política, del modo de plantear la confrontación del kirchnerismo ese "están quemando las barcas, están jugando a todo o nada" que indefectiblemente empobrece el sistema político, "Santa Cruz como modelo".
http://www.youtube.com/watch?v=Iebgmmgp3-I
OMIX dijo…
Puede que una buena parte...
Hace unos años Ud se conmovía con la imagen de una presidenta maquillada para la ocasión con barro, en un alud en Tartagal. Al año los vecinos estaban peor. Varios años mas tarde, pero aún.

http://www.quepasasalta.com.ar/31
414/Tartagal-Bomberos-no-pudieron-apagar-un-incendio-por-falta-de-agua-y-nafta.html

Entradas más populares de este blog

El Cadete es cosa sería, muy seria