Entrada destacada

El problema es nuestro, eh...

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Murió Dave Brubeck


Ha muerto el pianista que por lograr un éxito monumental con "Take Five" (de Paul Desmond, el saxofonista de su cuarteto) empezó a ser sospechado en cuanto a su calidad. El razonamiento era "Si vende muchos discos y tiene mucho éxito, no debe ser tan bueno"

Ha muerto el autor de "The Duke", un homenaje monumental al gran Duke Ellington




Como se puede apreciar, el elitismo bobo no tiene fronteras y abarca muchas disciplinas: Están los creen que si las masas no los registran es porque su arte es demasiado fino; están los que en política creen que si no llegan a meter un diputado es porque el pueblo no los entiende y están los pelotudos varios que creen que  lo bueno nunca puede ser masivo.

Descanse en paz maestro. 

Lo sigo escuchando cada vez con más respeto.

12 comentarios:

Daniel dijo...

Se fue un grande.

Take five es la quintaescencia del jazz.

GrouchoMarx dijo...

Siempre fue un tipo criticado. Orce Remis lo acusaba de no tener swing, de lo mismo que acusaba a Bill Evans o a Gulda haciendo jazz.
No fue un gran pianista, como Tatum, Hines, Peterson, Jarrett, ni un compositor de la talla de Duke, Strayhorn, Monk o Mingus, pero sus discos Columbia, Time Out, Time Further Out y Time in Outer Space fueron clásicos por sus exploraciones en la métrica. El mejor, para mí, es el primero, con su gran hit: Take Five (en 5/4) de Desmond, aunque trae otro clásico: Blue Rondo a la Turk y un tema muy lindo: Strange Meadow Lark.
Fue su gran cuarteto, con Eugene Wright en bajo y Joe Morello en batería y de adolescente lo seguí bastante.
Sus discos anteriores, en Fantasy, son inferiores y, en general, no repitió lo interesante de Time Out en años siguientes.
Es bastante lindo un album de dúos, muy íntimo, con Desmond, editado por A&M. en 1975, que por ahí tengo en vinilo. Es una de las últimas grabaciones del gran saxofonista. En otros cambió a Desmond por Gerry Mulligan o hizo quinteto. Tenía un baterista grosso como Alan Dawson, pero creo que su momento top fue ese disco del año 59.
Lo que me sorprendió fue su participación en la serie de videos de Ken Burns (que suelen dar en Encuentro). Es muy emotiva y lo pinta como un tipo humanista, muy crítico del racismo.
Miles Davis, que tenía sus gustos muy particulares, como su admiración hacia pianistas catalogados como de cocktail party (Ahmad Jamal o Red Garland), le grabó dos temas clave: In Your Own Sweet Way (1956), en quinteto con Sonny Rollins y el citado The Duke del impresionante Miles Ahead (1957) con arreglos del gran Gil Evans.
Y fue antes del gran suceso que representó Take Five, que hasta usaron de cortina en la miniserie de Canal 9 con Norman Briski que dan antes del programa de VHM.
Aunque pienso que el 99,99% de los mortales no tiene la mas remota idea de quien era.
Somos, en todo caso, representantes de ese privilegiado 0.01%

GrouchoMarx dijo...

Dos impertinentes aclaraciones, por graves omisiones.
In Your Own Sweet Way, también Miles lo grabó con el quinteto clasico (Trane, Garland, Chambers, PJJones).
La más grave. No poner entre los grandes pianistas a Bud Powell. Eso fue un horror.

GrouchoMarx dijo...

1959. ¡Que año para el jazz:!

Ese año se grabaron, aparte de Time Out:

- Giant Steps de John Coltrane
- Kind of Blue (de Miles)
- Mingus Ah Um (de Mingus)
- The Shape of Jazz to Come (de Ornette)
- Portrait in Jazz (de Bill Evans)
Todos clásicos.
Me voy a dormir. Sorry por mi pesadez

Gerardo Fernández dijo...

Totalmente de acuerdo, Groucho!!

Raúl C. dijo...

Me parece que los que decían que Brubeck y Evans no tenían swing eran los primos de los que decían que lo de Piazzolla no era tango.

Pibe Peronista dijo...

Adios maestro!

GrouchoMarx dijo...


Raul C:
El Tener o no swing es una opinión subjetiva. No se puede negar que el tucumano Orce Remis (es.wikipedia.org/wiki/Guillermo_Orce_Remis), era una eminencia en la crítica del jazz. Y su programa “ 50 años con el Jazz”, con Héctor Basualdo, era excelente.

Brubeck, como en mayor medida John Lewis del MJQ, introdujeron elementos de la música “culta”, que le dieron más lustre al asunto pero le quitaron calle.
Por eso tiendo a coincidir un poco con esa idea.

Tampoco el fuerte de Bill Evans es el swing., Evans era un gran impresionista, un tipo que manejaba los tiempos lentos con maestría, pero no lo veo hábil tocando, por ejemplo, un blues.
La cara de desagrado que pone Thelonious cuando le hacen escuchar la versión de “Blue Monk” de Evans (de Conversations with Myself) podría dar crédito a lo de Orce.
A Evans hay que escucharlo en Very Early, Waltz for Debby, My Foolish Heart, Blue N’Green, Re:Person I Knew. Imposible imaginarlo tocando King Porter Stomp o Brilliant Corners.

Y con Brubeck pasa algo parecido. Su mayor contribución fue la de introducir métricas distintas, como el 3 x 4 o 5 x 4. Fue alumno de Darius Milhaud y aportó ideas nuevas que generaron alguna controversia, pero instrumentalmente la estrella del cuarteto era Paul Desmond.

Brubeck, como solista, era del montón. Tuvo una enorme repercusión a principio de los 60 y después, quizás por eso, se lo consideró sobrevalorado. Lo mismo pasó con Charles Lloyd años después, hasta que, de su vuelta de la mano de ECM se lo ha vuelto a considerar.
De todas maneras tuvo importancia como difusor del jazz moderno y, reitero, una muy valiosa actitud ante el racismo, que expone en el documental citado.

Y que el jodido de Miles le haya grabado dos temas no es para despreciar.

Juan Pablo dijo...

Miles grabó dos versiones (al menos) de "In Your Own Sweet Way" de Brubeck. Ambas en 1956. La primer sesión fue el 16 de marzo '56 junto con Sonny Rollins, Tommy Flanagan, Paul Chambers y Art Taylor. Apareció en el "Collectors' Items" publicado por Prestige. Un par de meses mas tarde lo vuelve a grabar pero ahora con el quinteto clásico (Coltrane, Garland, Chambers, Jones). Ese apareció en "Workin'".

Bill Evans también lo grabó. No se en qué disco originalmente, yo lo tengo en el Complete Riverside Recordings.

Sobre Brubeck, "Time Out" es su gran disco, coincido con Groucho en eso. Efectivamente, usaba métricas inusuales. "Blue Rondo a la Turk", que aparece en Time Out, está en 9/8. Además de Take Five, en 5/4. En esa época era el músico mejor pago de jazz y no escapó de cierto resentimiento por ser el buen alumno de los críticos blancos (Miles Davis lo comenta sin eufemismos en su biografía).

GrouchoMarx dijo...

La primera versión de In Your.. por Miles fue editada por Prestige, que en la Argentina lo distribuía Microfon, en el vinilo “Collector’s Ítems”, que compré en mi adolescencia.
El lado A incluía a dos tenores, Sonny Rollins y Charlie Chan. Este último un desconocido absoluto, salvo por el hecho de que está ocultando a un famoso alto (o el más grande de la historia), que por razones contractuales aparece con seudónimo (como en la edición original del concierto en Massey Hall).
En el lado B estaba el quinteto que cita Juan Pablo con tres temas.
De la versión de Workin’ me olvidé porque creo que ese album no salió publicado acá. Al menos nunca lo vi.
Yo compré, hacia 1980/81, la caja de Prestige “Chronicle” de Miles que venía numerada a mano. Eran 12 LP, en una caja de cartón con muchas fotos e información y allí están todos los temas grabados por el quinteto antes de pasar a Columbia.
Bill Evans lo grabó un par de veces para Riverside. Una con trío de 1962, de unas sesiones de las que salieron dos LP, uno de los cuales editaron acá a principios de los 70 y yo lo pude comprar. En ese no venía In Your…
Otra en versión solo piano, esta última ya como Milestone (heredero de Riverside)
Fue para la misma serie de sesiones en que grabó Re: Person I Know (anagrama de Orrin Keepnews, dueño del sello).
Hay otra versión, en Milestone, que salió en The Secret Sessions (grabaciones piratas inescuchables, una caja muy elegante con 8 CDs, pero con una calidad técnica horripilante)
Confieso haberme clavado comprando esa bendita caja que nunca escucho.
Certifico lo dicho por Juan Pablo de las opiniones de Miles sobre Brubeck y otros músicos blancos.
A pag. 144 y 159 de la 1ª edición de la Autobiografía (Ediciones B,1991) hace esas elucubraciones de que los críticos blancos ensalzaban a músicos blancos que copiaban a negros, citando a Brubeck, Chet Baker, Mulligan y otros, sin, por ello, menospreciar del todo sus trabajos.
Hojeando el libro veo, en la parte fotográfica, en la foto 44, reconocer la influencia de Ahmad Jamal sobre su modo de tocar, algo que avala lo que postié antes.
Saludos a tuttis.,

Juan Pablo dijo...

Groucho,

me alegra saber que hay otros enfermos del jazz como yo, y en especial de Miles. Alguna vez mencionamos el tema tangencialmente en el blog Mundo Perverso, discutiendo sobre Chomsky y el AIPAC. Pero ni por asomo se me ocurrió que serías tan minucioso en el tema.

Yo no tengo ningún LP de esos que mencioné (Collectors y Workin'), pero hace un año tuve la oportunidad de comprar por 300 mangos o menos una caja editada por un sello alemán Membran con 34 CDs abarcando el período '45 - '60. En realidad le falta el disco Walkin' (con Horace Silver al piano), pero por lo demás es una salida económica para deglutir la primer fase de Miles. Y ahí encontré las versiones de Brubeck que comenté.

Miles Davis siempre fue muy generoso en elogios para Amahd Jamal (ya que estamos sacó un disco este año que se llama "Blue Moon", el primer tema tiene una intro para sacarse el sombrero). Tanto en su autobiografía como en las entrevistas citadas en la biografía de Ian Carr (que me parece mucho mas rigurosa aunque tal vez menos entretenida que la escrita por Quincy Troupe), Davis destaca de Jamal que "tocaba con los silencios". Y de alguna manera dice que contrató a Garland precisamente porque quería tener su propia copia de Jamal en la banda. En algún lugar, creo que en la bio de Carr, leí que Red Garland era la fusión de los dos pianistas que mas le gustaban a Miles: un intermedio entre Jamal y Horace Silver. En Workin', precisamente, hace "Ahmad's blues". Bah, tocan solo Garland, Jones y Chambers, pero me parece ampliamente superior a la versión original de Jamal (que yo tengo en una compilación de sus grabaciones en Okeh records).

Evans no me mueve. Hice el esfuerzo y sigo intentándolo pero me resulta amanerado en sus melodías. Sin embargo me gusta como armoniza.

Y sobre la crítica de Miles a "los músicos blancos", agrego que sin embargo también los ha elogiado por separado. En especial a Lennie Tristano, del que soy un fanático, sobre todo de su última etapa.

Me alegra saber que somos unos cuantos los apasionados por la música.

Raúl C. dijo...

Groucho:
No tengo un conocimiento más que superficial ('me gusta - no me gusta'), y no podría siquiera acercarme a la definición de qué es swing y quién lo tiene o no.
Yo me refería, en cambio, a las eternas polémicas entre 'la esencia' y 'lo nuevo', tanto en el jazz como en el tango y también en el rock (Rollings vs. Beatles, etc.).
A esta altura del partido trato de quedarme con lo mejor de ambos mundos. Y esto incluye los logros de Brubeck, con o sin swing. (Claro que a mí el que me mata es Desmond).
Algo sobre Bill Evans:
Recién en la última época, después de mucho escuchar grandes pianistas (y en especial a Thelonious), empecé a conocer algo más a Evans. Encontré armonías deslumbrantes y algunos momentos sublimes. Pero también puede ser árido.
He leído que hubo 'investigaciones arqueológicas' para encontrar interpretaciones de Evans de blues o cosas con swing. Algo encontraron.
Algunos destellos pueden oírse en el CD 'Piano Player', con grabaciones en su mayoría inéditas.
Mi impresión es que a Evans le interesaban más otras cosas que el swing. Pero que podía, podía.
Saludos.