Entrada destacada

El problema es nuestro, eh...

martes, 4 de septiembre de 2012

Encadenados

El país está mucho, muchísimo mejor que como lo dejó el neoliberalismo. Ahora la cadena nacional es para comunicar el estado de situación y las perspectivas de la economía en un contexto internacional para nada sencillo, pero basta un par de títulos  indignados por el supuesto abuso de la cadena y unos manijazos por las redes sociales para estalle un malhumor que, entre otras cosas, no se puede dimensionar con certeza puesto que la referencia que se toma -IBOPE- es una medidora de Clarín con la historia cargada de falsedades (salvo que no lo sea, por caso, que hace unos meses, un domingo Boca-Racing midieron 22 puntos a las 22 y luego Lanata 20 a las 11 y media de la noche).

Pero vayamos por parte: una cosa es el manijazo, la instalación de una sensación, la foto de este puñado, apenas, de personas en Callao y Santa Fe que hoy sale en La Nacion


y muy otra el fondo de la cuestión, que es, sencillamente, la demonización pertinaz de la gestión de gobierno. Porque bastan unos pocos balconeros con golpeando cacerolas y 500 tipos repartidos en 4 esquinas para que el dispositivo mediático busque instalar el malestar por la cadena, pero ese no es el fondo de problema.

El fondo del problema es que la cadena es la punta del iceberg de una discusión que se está dando contra la idea de que "el gobierno no se tiene que meter en nuestras vidas"...

Está muy extendida en ciertos sectores medios la noción de que el gobierno debe gestionar pero sin entrometerse "en mi vida". Que gobierne pero me deje comprar dólares, que gobierne pero me deje evadir, que me deje evadir impuestos, que gobierne pero me deje importar lo que me plazca, etc. O sea, que el gobierno no gobierne, porque, al fin y al cabo, salvo algunos sinsabores, si repaso mi vida y la de mis ancestros, a nosotros siempre tan mal no nos fue, entonces ¿Para qué cambiar? ¿Porqué he de soportar que me prohíban comprar dolares y encima se me meta la presidenta en casa en el horario central?

Lo que está en discusión es que esos sectores quieren gobiernos que no se metan en sus vidas y, la verdad, es que por voluntad mayoritaria deben acostumbrarse a que este gobierno se les va a meter cada vez más. Este gobierno les condiciones para que obtengan más ganancias que con otros otros, pero es más metido. Lo lamento, pero es así: 

Los gobiernos se meten en la vida de las personas.



6 comentarios:

elbosnio dijo...

Que cambien todo lo que viene ocurriendo desde hace 40 años, pero sin modificar nada.

El gobierno es culpable si no cambia la forma en que el tipo del 4to B me saluda con gruñidos a la mañana o si no hay dialogo entre los vecinos de Quemu Quemu. Pero si modifica el formato del papel en el que se llenan las solicitudes para un tramite de una repartición estatal, es un gobierno intervencionista que no acepta los limites naturales del ciudadano, se lleva todo puesto.

Por suerte el gobierno entendió que la necesidad de cambio es mas fuerte que el deseo de hacerlo sin "cambiarnos nada". Entendió que podemos protestar cada vez que algo no ocurre como preveiamos que ocurriera, pero que al final apoyamos a quien logre que nuestra vida mejore.

Pasajeros cada vez mas "participativos" reclaman al piloto del avion a que haga todo como cada uno de ellos quisiera. Asi cuando baja los flaps, la mitad del avion le grita que es un nabo, la otra mitad se queda en silencio. Cuando sobrevuela el aeropuerto, otra mitad putea pidiendo que baje ya y otra mitad se queda en silencio. Asi pareciera que el piloto es detestado por el pasaje, que hace todo mal todo el tiempo, y que nadie lo tolera.
Pero al final, el unico pecado imperdonable es no aterrizar en destino con el pasaje sano y salvo. El piloto que tenemos entendió eso. Son comos los 10 que tienen que jugar al futbol con una tribuna que le grita instrucciones de como meter el gol, pero que al final premia los goles no que le sigan las instrucciones.

ram dijo...

¿Que pasaría?, digamos, si estos pseudo piqueteros fashion estuvieran en algún barrio norte yanqui, protestando porque no los dejan importar a piacere y sacar los dólares de esa economía taaaaan libre?.
¿No les iría muy bien, no?, la "libertad" yanqui es un chamuyo pa'las afueras, que adentro te ponés o te ponés con los impuestos, la guita no te la llevás y si jodés mucho, patriot act y a llorar a la FIFA.
¿O deliro mucho?

Barullo dijo...

Totalmente al pedo la cadena de anoche. No sólo porque no salió el programa de Capusotto, que ya de por sí es grave, sino porque se le rompe los huevos a la gente común en casi el único momento de esparcimiento en familia.

¡Qué ganas de hacerse putear al pedo!

Julio César dijo...

El problema es el monopolio cipayo antinacional. Es corta la ley de medios y demasiado buena. La justicia en su mayor parte juega a favor de Clarín. El Estado debe intervenir más. no puede ser que por todo el país se vean las boludeces porteñas y lo peor es QUE ASÍ SE VA MOLDEANDO EL MATE DE MILLONES DE ARGENTINOS. SE LOS ACOSTUMBRA QUE EL PAÍS ES CAPITAL FEDERAL. ESTO ES LICUAR LOS MATICES QUE NOS ENRIQUECEN, ES HACER UNIFORMIDAD AL MEJOR ESTILO TOTALITARIO AUNQUE NO LO DIGAN. Ya estamos repodridos de ver la jeta de los forros de TN en cualquier ámbito público. Éso sí es cadena constante del grupo. Hay que confiscarlo y listo. No se puede negociar con el gran capital antinacional. El Estado debe estar en manos de argentinos, ya que es Estado es patrimonio del pueblo en su conjunto. No solo los medios masivos, sino los trenes, los teléfonos, las usinas, las garndes fábricas, toda la gran industria debe estar bajo la órbita estatal con una gestión federal, democrática y popular.-

Daniel dijo...

Hay que otorgarles la independencia y que formen la República cacerolera de Recoleta y Barrios Parque, Norte y aledaños. Porque de ahí no salen las protestas ni por casualidad.

Minaverry dijo...

Igual, si lo que querían era operar la protesta de los chetos ésos, le pusieron muy poca garra. Ayer La Nación relataba "Algunos vecinos se manifiestaron en los barrios de Recoleta, Palermo, Almagro, Caballito y Belgrano; la protesta tuvo repercusión en la red social Twitter".

O sea, ¡ponete las pilas, Dispositivo Mediático, rescatate, estás mandando al muere a tus propios soldados en esta batalla comunicacional!. Salvo que sus aspiraciones monopólicas se hayan moderado con el tiempo y los golpes de la vida...