miércoles, 15 de agosto de 2012

Sarlo y la "calidad del voto"


El lugar común que trasunta Beatriz Sarlo en este video está cargado de prejuicios verdaderamente clasistas y discriminadotes según los cuales, para “votar bien, hay que tener acceso a condiciones de vida medianamente dignas. Por empezar habría que definir qué es “votar bien” puesto que lo que para los sectores populares es un buen voto, evidentemente no lo es para los sectores a los que la columnista de La Nacion expresa. La gente tiene muy claro qué políticas y qué candidatos están en condiciones de dar una mejor respuesta a sus necesidades. El problema es de los que le siguen negando a las masas populares aptitud para votar ¿Qué determina, salvo un prejuicio de clase, que el voto por Binner de un señor con buen pasar, domiciliado en Olivos, sea mejor que el de un laburante del segundo cordón por Cristina?

Para saber qué candidato o proyecto político le conviene, una persona no tiene necesariamente que reunir las condiciones que exige el imaginario de los sectores medios. Incluso podría hasta discutirse si en materia política las clases medias y media altas están más informadas que los sectores populares. La demostración de esto está en la ciudad de Buenos Aires, donde los sectores acomodados han sido el núcleo duro de la adhesión al macrismo, y contrariamente a lo que este conglomerado suponga, sus condiciones de vida no han mejorado por las políticas del PRO sino por las de ese kirchnerismo que tanto abominan, mientras que cuando estuvieron en problemas fue como consecuencia de la devastación que dejó precisamente ese neoliberalismo que Mauricio Macri ha venido a recrear.

Cuando votan, las masas populares privilegian cuestiones objetivas: si tienen trabajo, si mejoró el nivel adquisitivo del salario, si hay más empleo, etc. Y deciden en función de estos datos duros. Saben muy bien qué les conviene y qué no. Mayoritariamente depositan el voto en el peronismo pues desde mediados del siglo pasado hasta ahora ha sido la fuerza que objetivamente más ha hecho para favorecerlos y tiene un despliegue territorial que le da presencia en cada conglomerado urbano. Este dato no es menor: uno de los errores más graves de las fuerzas opositoras ha sido descreer de la presencia barrial, del trabajo en la base, y creer que la vía de acumulación provendrá de la presencia en los medios. Ya el FREPASO demostró de qué sirve crecer en los medios... El punto es que con esta priorización de lo mediático se alejaron de toda posibilidad de contacto cuerpo a cuerpo con los sectores a los que aspiran  representar.

.

3 comentarios:

profemarcos dijo...

Ella piensa cómo Pino Solanas...

Udi dijo...

Tanta literatura para terminar como José Ingenieros...pobre Betty.

Roberto Ezequiel dijo...

Estimado Gerardo la clase media y alta muchas veces lo he comprobado no tienen un gran conocimiento más allá de algunas cosas que suelen leer y en gran medida avalan la política neo-liberal.En cambio es gratamente sorprendente el conocimiento que tienen aquellas personas indistintamente de su clase social que militan en fuerzas políticas como el peronismo o la izquierda no cipaya. También tenemos una clase llamada "intelectual" cipaya eurocentrista dedicada a boicotear lo popular, están embelesados por las luces de París mas que por la realidad latino américana. Otros que fueron o dijeron ser progres y hoy como Sarlo pertenecen a las más recalcitrante derecha argentina.Saludos Roberto Tissier

Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta