Entrada destacada

10 años de Tirando al Medio

jueves, 28 de junio de 2012

Gracias por todo, Juan Alberto



Mi infancia fue de radio, con El Mundo y su sonido nocturno, con Argentinísima, con Marcos Munsdok, con Magdalena y Silvio Huberman en "Charlando las noticias" cuando mamá me despertaba para ir a la escuela. En tiempos del secundario, al que iba por la tarde, hacía que estudiaba en las mañanas pero en verdad me volaba con Larrea en Rapidísimo y a las 11 y media con Carrizo en "La Vida y el Canto". Tengo de chico el sonido de Blackie, tengo a Mario Monteverde, tengo a Fernando Bravo llorando desconsoladamente la tarde en que murió Labataglia, un locutor que leía el Rotativo del Aire con el que jodían cada media hora. Y tengo las noches de adolescencia escuchando a Juan Alberto Badía en "Flecha Juventud". "Curiosa noche / duente de tu fantasía con los discos y la radio, que te van a acompañar", cantaban los Vivencia. La voz de la Mancuso me subyugaba.

Badía fue el que trajo otro formato a la radio, que en aquellos tiempos era todo AM. En esos años, Radio Del Plata era por lejos la más efeeme de las am y Juan Alberto hacía FM pero en AM.

El tiempo pasó y uno fue creciendo y siempre Badía estaba, generalmente en la primera tarde, con su calidez, su respeto por el oyente y el entrevistado. Luego vino la tele y esas tardes del sábado en el 13 que nos devorábamos de punta a punta. Luego "Imagen de radio". Un programa de radio filmado. Y luego Estudio País. Un creativo, además, y de la ostia. Un tipo que nació entre cables y que dio lo mejor al medio. Un tipo querible y respetable.

Cuando dirigió la 1110 convocó a Quique Pesoa, a Jorge Dorio, retuvo a Carlos Rodari, les dio un buen espacio a Nora Perlé y Graciela Mancuso, armó una radio exquisita y en la FM le dio toda la libertad a Jorge Waisburd para que volara en "La 2 X 4". Yo hacía una columna  de música latinoamericana con Quique Pesoa en su programa que iba de 9 a 13 y cuando Quique se fue a Cuba durante un mes me honró ofreciéndome conducir el programa. Para mí, que había empezado a hacer radio con él como inspirador y modelo fue un gran desafío, entre otras cosas porque siempre sucede que la audiencia está acostumbrada al estilo del conductor y el reemplazante siempre es eso, un reemplazo. Pero le metí pa' lante y una de esas primeras mañanas, lleno de dudas y temores, me lo cruzo en el pasillo a Juan Alberto que me chista, se para frente a mi, me mira a los ojos, me pone la mano en el hombro y me dice "Muy bueno lo tuyo, eh". Algo que luego sería lo primero que le comentaría a Pesoa cuando se volvieron a ver luego del viaje y Quique me lo contó muy contento, más que nada por mí. Ese apoyo, ese reconocimiento fue algo muy fuerte para quien desde los 13 años había crecido escuchándolo y viéndolo.

Más allá de esta anécdota, me quedo con el aporte de Badía: un creador de formatos, un descubridor de nuevas figuras, un tipo querible, muy querible y en radio un arquitecto en eso de crear climas. La radio es una sucesión constante de climas. Y así como está el clima al palo de Larrea, así como estaba el clima señorial de Carrizo, estaba el clima de Badía, un tiempo donde todo debía ser conversado pero sin caer en la cosa densa, sin ritmo. El swing radial de Badía era como el andante en la música: ni tan rápido, ni tan lento, siempre ahí, siempre en esa tensión para no apurar y al mismo tiempo no enlentecer.

Dicen que Juan Alberto está muy mal, que se está muriendo. Probablemente esperó a que River volviera a Primera y dijo "Ya está" y se aflojó. Siento una pena enorme, inenarrable porque estemos a punto de perder a una figura ireemplazable de nuestra radiofonía que por suerte digitalizó buena parte de su archivo que está sonando en su JAB RADIO

Sea lo que sea: Gracias por todo, Juan Alberto
.

9 comentarios:

Mabel dijo...

que lindo texto G
Tus escuchas y las mías se parecieron .Lo conocí personalmente,brevemente Es Muy cálido y afectuoso
Hizo buenos productos .
Tengo una gran tristeza .
Rezo por él

Edukator dijo...

Los mejores exponentes de una generación se van perdiendo sin llegar a viejos. Algunos cuántos, ya sabemos, fueron desaparecidos con la dictadura. JAB no era un "militante" pero sí alguien que siempre mantuvo una puerta abierta y eso era valiente en los tiempos que corrían. Ojalá que lo tengamos mucho tiempo más

Moira dijo...

qué lindo lo que escribiste!!

Capitán Yáñez dijo...

Una sola palabra, blogger, para resumir su comentario: talento. A lo de Badía es fácil definirlo: talento. Y buen tipo además. Les abrió la cancha a muuuuchos músicos argentos. Y a Tinelli. Un talentoso.

Luis dijo...

No lo conocí por la radio, mi adolescencia esta cruzada por Badía y Cía, los sábados en el 13. Siempre clavado toda la tarde, hasta el final para ver las bandas que cerraban. Los recitales de Spinetta, Aznar, Fandermole o tantos otros que tocaban en riguroso vivo, cuando tanto ladri llenaba con playbacks su espacio televisivo. Y cuando tocaban ese programa era su casa, así nomás.
Muy hermoso lo que escribiste, gracias.

Adán De Ucea Queralt dijo...

Gracias por la reseña y compartirlo en el pasillo. Abrazo.

Daniel Aranda dijo...

Comparto plenamente tus opiniones en momentos en que me entero que ya no está con nosotros. Yo tambíen compartí con él algunos momentos en Pinamar, yo como cliente y su bohomía era contagiosa. Fana de él desde mi primera adolescencia, alguna vez se lo dije y con la humildad d elos grandes, se emocionó. Profesional como pocos. Que lo parió.

Adal El Hippie Viejo dijo...

Emoción y tristeza al leer

abrazos

Edukator dijo...

http://edukadores.blogspot.com.ar/2012/06/con-mis-libros-y-mi-radio-solos-en-la.html A tu recuerdo sumo éste que es mío