jueves, 17 de mayo de 2012

Macri se estrella con el subte?



¿Impactará en la imagen de Mauricio Macri el calvario al que fueron sometidos los miles de usuarios del subte? La UTA está amenazando con un paro de 48 hs la semana que viene y eso podría colmar el vaso. Todo indica que mientras el gobierno de la ciudad no se haga cargo de su responsabilidad con el subte el panorama empeorará cada vez más. Pareciera que la lectura oportunista que realizó Macri en 22 de febrero lo ha llevado a un callejón sin salida y llama la atención que haya dejado pasar la oportunidad de exhibir templanza de gobernante para tomar el subte, gestionarlo y mostrarse como una contracara eficaz en un área donde al kirchnerismo no le han salido para nada bien las cosas.

A esta altura de los acontecimientos, todo indica que Macri está jugado a polarizar con Cristina y por ello no piensa dar el brazo a torcer en torno al subte y con ello podría estar cavándose su propia tumba política. Si en el tema YPF quedó solo, jugando en contra del 70 % de los argentinos y centralmente en contra de las 12 provincias donde la actividad petrolera impacta seriamente, mostrarse como un irresponsable en su propio distrito puede llegar a poner en riesgo su capital político municipal.

El candor con que María Eugenia Vidal sale a los medios a decir que es una quimera aspirar  que el gobierno de la ciudad de Buenos Aires se presente en una negociación paritaria que no le compete estaría demostrando que el PRO no ha logrado dar el salto de crecimiento que toda fuerza política experimenta en determinadas etapas y que por ello no está advirtiendo que están en riesgo de empezar a dilapidar el capital político de que disponían.

Muchas veces la gente vota a fuerzas que le garantizan gobierno, aunque en su intimidad no compartan muchos postulados. Con el kichnerismo, precisamente sucede eso, que se lo vota por su capacidad de gestión y por ser, acaso, la única expresión política con condiciones para gobernar. Muchas veces la gente quiere que antes que nada la gobiernen. Desde este punto de vista, el segundo mandato de Macri es el del gobierno, el de mostrar que puede gobernar luego de haber dedicado los primeros cuatro años a enterarse de cómo es el asunto de la administración pública. Le llegó la hora de gobernar y lo único que muestra es reducción presupuestaria en la escuela pública, desmanejo total y desidia en el cumplimiento de la ley de basura cero; deudas flagrantes como que el hospital Borda lleva más de 1 año sin gas, las calles cada vez más sucias y rotas, mientras la gestión se resume en las bicisendas y bajaditas en las esquinas.

Y para colmo, la justicia vino a recordarle que hasta para el espionaje de poca monta es flojón...
.



6 comentarios:

Daniel dijo...

Muy bueno.

Anamaría dijo...

Macri gobierna (¡sí, si gobierna!)para su gente.Dice y hace lo que sus seguidores quieren y esperan. Aunque a nosotros nos cuesta entenderlo, es así. El peronismo nunca entendió a los porteños y sigue sin entenderlos. No se puede conquistar lo que no se conoce.
Creo que no es fustigando, criticando, burlando a MM el camino sino mostrarles a los porteños que se puede hacer más cosas y mejores.
Cada estocada nuestra es una cucarda que se pone en el pechito de martir

Alejandro_Gustavo dijo...

No soy analista político pero en la calle se respira un aire muy denso en contra de Macri.

Fernando dijo...

"La Ciudad no es empleador en el subte" dice María Eugenia Vidal. Me queda clarísimo lo que harían si hay paro de recolectores de residuos.

La Corriente Kirchnerista de Santa Fe dijo...

Matizando lo que dice Anamaría: si bien el razonamiento es correcto, la misma volubilidad política de la clase media (acentuada en los porteños) marca invisibles puntos de saturación con una determinada estrategia política (en este caso la victimización permanente y hacerse el boludo), y cuando esa línea invisible se cruza, fuiste. Ahora, en lo que nohay discusión es que Macri está dinamitando concienzudamente toda posibilidad de despliegue del PRO como alternativa nacional con alguna posibilidad electoral en el 2015.

Carlos G. dijo...

Se me ocurre, y no creo que sea nada demasiado creativo, que buena parte del caudal electoral de Macri está basado en los anti K.
Los que lo son a cualquier precio, y a los que no les interesa el subte, las escuchas telefónicas, el endeudamiento de la ciudad a tasas elevadas, la absoluta irrelevancia de la gestión macrista, ni ninguna otra cosa como no sea evitar que un candidato K gobierne la ciudad.
Contra eso poco se puede hacer.

Entrada destacada

Reivindicación del Chango Farías Gómez