jueves, 2 de febrero de 2012

Qué está pasando con la minería




Por Héctor A Cevinelli. Ingeniero de Minas Profesor Asociado de la U. N. San Juan


La agenda política de estos días incorpora al Proyecto Minero de Famatina, como principal punto de agitación mediática. Los ambientalistas tienen una gran difusión en medios con clara conducta antigubernamental y los errores políticos del gobierno riojano, han contribuido a profundizar el conflicto. Lo que resulta  claro es que todo proyecto productivo de impacto económico social y ambiental de envergadura requiere de la obtención de lo que  hoy se denomina licencia social.  Esta es la acción gubernamental y empresarial que no ha sido debidamente desarrollada, a pesar de que los grupos opositores a la minería como actividad productiva humana, llevan varios años movilizando en contra de este proyecto. Vale aclarar que Famatina no es todavía un proyecto factibilizado con sustentabilidad económica y ambiental probada ya que se encuentra en la etapa de exploración minera, es decir, etapa en la que se toma información de todos los parámetros económicos y tecnológicos para determinar su viabilidad.
Sin embargo y como ocurriera en Esquel, las organizaciones ambientalistas han focalizado ahora allí, su accionar, sin descuidar  otros blancos como Andalgalá por el Proyecto Agua Rica.

El conflicto se inscribe en un marco cuya  esencia misma es la actividad minera, que  hace que los  ciudadanos no interiorizados de detalles técnicos, se pregunten si ésta es válida, dado que las huellas históricas que ha dejado al descubierto en grandes excavaciones,  contaminación de acuíferos, destrucción de suelos y bosques,  entre otros, en muchos casos sin remediar, como  parte del inventario  de daños que pueden ser atribuibles a la extracción de minerales. Resulta paradójico que la preocupación mundial sobre la sustentabilidad de las operaciones productivas y sus impactos negativos haya nacido a partir del los daños producidos por la agricultura, fundamentalmente por el descontrol y la irresponsabilidad en el uso de agroquímicos.

La minería, especialmente la minería de los yacimientos de baja ley en metales que para su economicidad requieren del movimiento de grandes volúmenes en las explotaciones está hoy demonizada en nuestro país. Varias provincias legislaron irresponsablemente prohibiciones de “explotación a cielo abierto con cianuro” lo que constituye una nueva zoncera argentina a decir de Don Arturo Jauretche. El cianuro es un reactivo muy usado en la industria y la minería solo emplea un porcentual inferior al 30 % de toda la industria mundial. Es tecnológicamente manejable en los procesos de lixiviación de minerales auríferos y tiene la ventaja de autodegradarse en presencia de oxigeno. Solo un manejo irresponsable podría provocar daños no deseados.

 Así vamos llegando al fondo de la cuestión. La explotación de minerales a cielo abierto no es un capricho de las empresas ni de gobiernos corruptos. Es que los yacimiento masivos que normalmente se explotan por métodos subterráneos (labores horizontales como túneles, galerías o verticales o subverticales como chimeneas o chiflones) y que por ello son de mayor riesgo laboral, se han ido agotando y la necesidad de insumos minerales para la industria ha sido cubierta, por la ayuda del desarrollo tecnológico que ha hecho posible la explotación de rocas con muy bajos contenidos de minerales metalíferos. Este desarrollo es el que los ambientalistas llaman peyorativamente “mega minería”.

Los grandes  emprendimientos mineros son posibles y deseables si se toman las previsiones que la mejor tecnología aconseja para minimizar, atenuar o eliminar los impactos negativos. Hay una primera responsabilidad que está centrada en las corporaciones que operan los proyectos, hoy conocida y definida como responsabilidad social empresaria, cuya conciencia debe atravesar verticalmente a toda la organización. En esto ha habido notables avances en la industria minera. La gran minería puede exhibir hoy, los mejores índices en cuanto a la prevención de accidentes  laborales y productivos. Pero esto no basta: sin estado fuerte y con capacidades reales de control, tanto en lo tecnológico, como en materia de decisión política, no hay garantías absolutas. Para las  empresas la rentabilidad es un factor determinante y pueden caer en la tentación irresponsable de ahorrar costos “a costa” de cuidado ambiental. Pero nada se gana con posiciones fundamentalistas de un lado o de otro: los argentinos sabemos de los costos del fundamentalismo, cualquiera sea la ideología.

Hay que lograr proyectos sustentables para alcanzar la licencia social y será la sociedad, especialmente la más cercana a la localización del proyecto la que deberá otorgarla. Sustentable significa también que los beneficios económicos, es decir la renta que el proyecto genera se distribuya adecuadamente, para favorecer el desarrollo social.

Para concluir y volviendo a Famatina; ¿deben los riojanos seguir siendo ayudados y darse el lujo de inmovilizar recursos mineros que pueden aportar al desarrollo y a una mejor calidad de vida de sus habitantes?  
.

20 comentarios:

Pablo dijo...

personalmente mis dudas radican en:
a) que mejore al desarrollo y la calidad de vida de los habitantes de la región.
b) que los controles del estado funcionen.
c) no creo que la argumentación que alude a la contaminación generada en el agro, y el supuesto silencio de las organizaciones ambientalistas sea conducente. Se habla y mucho, pero no siempre se le da bola.
d) indigna lo de TN que en su puta vida le dio bola al tema y ahora no habla de otra cosa...

muchas experiencias históricas (el norte de santafe, p.e.) muestran que cuando se agota el recurso, lo que queda es una situación de irrecuperable pobreza y devastación.

en fin. de todos modos yo escucho todo, leo todo y algo aprendo.
si me contestan, que sea amablemente por favor. Hay mucho destemplado en el medio.

El Contrera dijo...

Gerardo, me gusta tu blog, pero estaría bueno un poco de imparcialidad también, o por lo menos avisarle a tus lectores que tanto Horacio Puigdomenech como Héctor A Cevinelli, ambos Profesores de la U.N. de San Juan reciben dinero, directa o indirectamente, de la megaminería. No juzgo ésto como algo bueno o malo, sino como un dato que puede resultar relevante para nosotros los lectores del blog que queremos formarnos una oponión al respecto.
Me parece que escuchar también la otra campana, como por ejemplo los afectados, puede resultar interesante para nosotros, aunque se hable mal de este gobierno, que claramente apoya a las multinacionales extractivas.
Tengo entendido que hoy hay una macha en plaza de mayo a partir de las 19hs. Un saludo grande.

Ckeshu Sisa dijo...

Pregunto: Un ingeniero en minas o un técnico minero, que han estudiado y son las personas que más pueden aportar datos técnicos acerca de la minería... ¿Tiene que trabajar de taxista o atender un kiosco para estar autorizado a opinar? ¿Si trabaja de lo que estudió no, porque no es "imparcial"?

richi dijo...

El contrera, que queres decir con "reciben dinero directa o indirectamente de la megamineria"?. Eso asi no quiere decir nada y es poco conducente. Cuales son las voces "autorizadas" a opinar? Lo que importa es si lo que dice es cierto o no. Todos los que se expresan en estos temas tienen algun compromiso con alguna de las posiciones y eso no significa que sea un interes vil.
Saludos,
Richi

Maloperobueno dijo...

Todos sabemos que la cuestion mineria es puramente economica, que al Gobierno no le interesa si desaparecen dos montañas(ya desaparecieron dos glaciares y Cristina veto la ley de glaciares).
La verdad que da un poco de verguenza ajena leer este tipo de post, ya queda descartada una cuestion de simpatia a una gestion o a una politica, esto es puramente una actitud mercenaria y miserable con la nacion.

Saludos

Dr. Carlos A. Medina dijo...

Gerardo, muy bueno el post. Como siempre aparecen comentaristas que sólo agreden y no tienen argumentos. Muy conmovedoras las preocupaciónes por la desaparción de dos montañas y dos glaciares. Alguna vez se habrán manifestado preocupados por la desaparición de 30.000 argentinos?
Un saludo grande.

Pablo dijo...

Ves?
ahi Medina pifia.
No todos los que tenemos dudas respecto de algunas políticas económicas somos reaccionarios, de derecha, o de la corpo.
Si sigo el blog de Gerardo es porque (aunque no esté de acuerdo con todo lo que dice) creo que él entiende que hay que hablar de otra manera, sumar, etc.
No sea básico, amigo. Los debates tienen que ser amplios, con todos (¿no se jactan de ello cuando hablan de la Ley de Medios?)
y aprendan a soportar mejor los comentarios...

Dr. Carlos A. Medina dijo...

Pablo, no veo que mi comentario haga alusión a cuestiones de derechas o izquierdas. Las dudas respecto de políticas económicas son muy valederas de su parte, lo cuál no significa que mi comentario sea equivocado, no le parece?.
Saludos.
P.D Ahí un enlace interesante al respecto.
http://youtu.be/ttbz6EyFQ7M

Pablo dijo...

Carlos:
y... en general, la derecha no se preocupó mucho por los 30.000 desaparecidos.

Hay gente a los que nos preocupa(ro)n los desaparecidos -particularmente mi familia ha sufrido mucho la represión de los 60-70- y también los glaciares o montañas...

ya veo el video...

Mauro A. dijo...

Me sumo a la moción (o como se escriba), quién puede hablar de minería?, la verdad o mentira solo se juzga por el interes?, entonces tambien la postura de los ambientalistas se puede considerar mentirosa.

Me parece que lo mas correcto es analizar verdades o mentiras objetivamente.

En otro post preguntaba algo que nadie me supo responder, y en resumidas cuentas decía:
¿Es cierto o no que se contamina mucha agua? (hay que definir "mucha" primero, no?)
¿Es cierto o no que es muy peligroso el cianuro?
¿Cuál es la alternativa?

Pablo dijo...

estoy escuchando a Correa
si fuera posible...

igual, siempre se puede incentivar determinados tipos de industria...

tampoco nos va a salvar la mineria...

y el caso argentino lo tenés acá... (ver el audio 3)

http://lavaca.org/recuadros/el-debate-de-fondo/

Leonardo Cesar dijo...

Aqui les dejo un buen blog sobre mineria en san juan: http://bloguay.com/mineriasanjuan/

El Contrera dijo...

AH noooo, más allá de cualquier discusión, voy a permitirme una breve y simple descalificación para el Dr Carlos A Medina, porque traer a tema los 30000 desaparecidos es ser un tremendo PELOT..O
Ahora resulta que estar del lado de las transnacionales que se están llevando recursos naturales no renovables a cambio de contaminación es ser de izquierda y estar en contra es ser un facho?????
(si Mauro, contaminan mucho, no sólo el cianuro es el problema, contaminan las aguas de superficie y subterraneas con muchas sustancias toxicas, por ejemplo, arsénico, plomo, cadmio, cromo y mercurio, con impactos terribles en la fauna, la flora y los humanos. También se produce ácido de roca, asidificando las aguas. (defina mucha como usted quiera, porque de todas formas se va a quedar corto, la megamineria utiliza más agua de lo que usted imagine, sin pagar un centavo por ella, es cierto que parte del agua se recicla, pero siguen siendo muchos millones de litros por día!!)
Produce deforestación masiva y sequías. Contaminación del aire debido al polvo de las explosiones.
Aparte la minería a gran escala necesita grandes cantidades de energía eléctrica para funcionar. Y todo para que muy pocas personas se hagan muy millonarias, algunos políticos cobren sus buenas coimas, y brinden algunas pocas fuentes de trabajo de calidad (nunca para todos).
Los resultados para esas sociedades siempre suelen ser catastróficos.
No se dan cuenta justamente que la megamineria se identifica con la derecha más extrema!!!!
A ver si lo entienden así, CLARIN y LA NACION están a favor de la megamineria, aunque ahora les hagan creer lo contrario.

posagno dijo...

Se puede hacer minería bien, mal o regular. Lo que no se debería (poder está visto que se puede...) es mandar fruta por que sí.
El contrera, sin querer, nos deja un muestrario de los lugares comunes más utiizados en éstos días. Lo repite, probablemente sin haber estado en contacto con la actividad minera. Contra eso no hay discusión posible.
300.000 empleos entre directos e indirectos merecerían mayor atención de los que se dicen progres o de izquierda.
Que esos empleos se encuentren entre los mejores pagos del país, tampoco les dice nada.
Que la actividad tenga una ley específica medioambiental, menos.
Que esa actividad se pueda dar en provincias declaradas inviables hace no tanto tiempo, no importa.
Que en la vida hayamos escuchado a uno de éstos beneméritos ambientalistas (sean PC,PCR,PTP, PTS,PO,MTS, MAS, IS, CTA, PSur o K da lo mismo) proponer (1) UN empleo productivo, no les parece contradictorio...
En síntesis: yo les diría que vayan a trabajar... pero no tengo ninguna expectativa de que lo hagan.

posagno dijo...

Un dato adicional. Cuando un ambientalista trucho quiere meter miedo cambia las unidades de medida.
Disminuyen el numerador y aumentan el denominador. Así por ejemplo, en vez de decir m3/h (unidad habitual en la industria) hablan de litros /día. De manera que un simple 1 m3/h se convierte en 24000 litros/día. Es lo mismo pero ¡no me va a comparar el impacto visual de la cifra!!
Y cierro: si al menos tuvieran la inteligencia de pensar que generando empleo en provincias donde no lo hubo se evitan hacinar gente en el conurbano...

Mauro A. dijo...

Disculpá contrera, voy a intentar de que no lo tomes como una descalificación, pero eso que dijiste no demuestra nada. Así como vos decis todo lo que dijiste, podría venir cualquiera y decir exactamente lo contrario con la misma validez que lo tuyo, y entonces: cual sería la verdad?.

Tomate un tiempito y lee los comentarios del blog que linkie así mas o menos entendes a qué vienen mis preguntas, por que decir que definir "mucho" como quiera, es medio un sinsentido.

Saludos, y ojala pueda sacar una conclusión de este blog.

Abrazos

El Contrera dijo...

Posagno no por favor, lo único que le pido es que no me mande a laburar, no se, mandeme a meditar o a contemplar la luna.

Es verdad, nunca tuve contacto con la minería (lo más cerca de la minería que estuve fue visitar la carolina, en San Luis), como tampoco tuve contacto con los agro-negocios, pero estoy en contra de los monocultivos que están destruyendo la biodiversidad, que se yo.
Es que si escucho dos relatos, uno perteneciente a un grupo de multinacionales generalmente de EEUU (aunque ahora el capital vuele por todos lados), y metiendolas a todas en la misma bolsa (porque sí, todas quedan dentro de la misma bolsa), que tantos desastres han hecho en el mundo, que tan poco han pensado en la gente y que tan poco se han preocupado por el medioambiente, por protejer la biodiversidad, y que sí se han preocupado mucho por mantener sus margenes de ganancia bajando costos siempre que les fuera posible. Y otro relato, compuesto por un variado muy grande de gente que me cae mal, bien, masomeno, que parecen saber,que no parecen saber, que son nobel de la paz, que son pueblos originarios, que son naturalistas, ambientalistas, médicos, gente común (definala como quiera Mauro), habitantes de las zonas en cuestión, vagos, profesionales, maestros, señoras, zurditos, anarquistas, hippies, los greenpace (odio a greenpace), etc, etc. Yo eligo creerle a éstos últimos. Y más viendo un poquito el rumbo que está tomando nuestro planeta hermano, es un asco, el progreso tiene olor a podrido, está sucio, está destruyendo la biodiversidad, y todo para fomentar este consumismo desenfrenado que no tiene sentido ni sustentabilidad en el tiempo.
Progreso es otra cosa, progreso es que podamos tener una alimentación sana para poder tener una buena salud, un ambiente limpio, con aire puro, agua pura. Progreso es que más gente vuelva a trabajar la tierra por ejemplo, con mayor conocimiento y eficiencia, progreso es mejorar el desarrollo de energías alternativas, de materiales alternativos, de mejorar los medios de re-utilización de los materiales para generar basura cero. Progreso es recuperar la materia organica del suelo, diseñar sistemas de cloacas que no contaminen las napas, y que permita su reutilización segura como fertilizante.
Pero que se yo, seguramente tengamos que hablar nuevamente dentro de 15 o 20 años, veremos que pasa, pero los científicos de verdad suelen ser menos arrogantes que ustedes los pro-minería, saben muy bien que hay muchas cosas de la naturaleza que el humano no controla, saben de los errores humanos, saben de los accidentes, imprevistos y no creo que puedan asegurar (ni estar cerca siquiera) de que está mega-actividad no dejará secuelas irreversibles por muchos años como ustedes pregonan.
Y como verán ni siquiera estoy tocando el tema del saqueo de los recursos, seguimos siendo colonia, y probablemente lo sigamos siendo por muchos años más, lo que no quita que yo no valla a estar en contra siempre.

Mauro A. dijo...

Y claro contrera, ahi esta todo el problema, en basarse en un prejuicio y no analizar objetivamente el tema. Con tu postura: todo lo que se diga que no esté en contra de la minería es pagado por estas empresas, y por lo tanto no es creible.

Que se yo... creo que así no se construye una posición coherente. Y eso provoca que mucho de los argumentos anti minería sean absurdos, y le resta credibilidad a la lucha que puede ser bien honesta.

En todo caso, confirmas que las respuestas que me diste no son para nada objetivas, aunque las preguntas eran bastante concisas.

Seguiré esperando a alguien que me pueda sacar de esta posición incómoda

posagno dijo...

Mauro, intento una respuesta.
El tema es qué calidad mínima debe contar el agua que no se utiliza o que se reutiliza ya que todo el agua que se utiliza queda en el sitio. Está claro que hay actividades que utilizan mucha mayor cantidad de agua como la agricultura o la ganadería, pero no me parece que ése sea el punto.
Para eso no hay otra que desarrollar el mejor control posible sobre napas y efluentes. Si la discusión fuera más racional se podría hablar de entes estatales con participación ciudadana. Hay ejemplos, que con sus más y sus menos, funcionan. El control ambiental en Bahía Blanca tiene ese formato y las autoridades del Comité son elegidas a propuesta del ejecutivo con voz y voto de entidades científicas y sociales y se solventa con una tasa municipal específica.
A la segunda pregunta: el cianuro está considerado una sustancia peligrosa. El mercurio, el cloro y el ácido sulfúrico también. Sin embargo cuando había riesgo de contagio de cólera nos recomendaban "2 gotitas de lavandina" esto es hipoclorito de sodio diluído. Un cigarrillo contiene 254 sustancias cancerígenas, sin embargo no es lo mismo 1 pucho que 5 atados por día. Y a la tercer pregunta: la alternativa que propone E.Martinez en el artículo que citás (pequeña escala con mercurio) yo no la comparto. Para el trabajador es más saludable el trabajo formal en una empresa, en blanco y sindicalizado que la actividad cuentapropista que en general tiene menores medidas de seguridad, son vulnerables en la negociación y difícil de controlar. Esto tambien es parte de cierta mirada romántica sobre el pequeño campesino o pescador o minero que es feliz cultivando su pequeña escala.... y trabaja 20 horas por día para parar la olla.
Además que el mercurio se acumula en el cuerpo, se vaporiza a temperatura ambiente, se transmite vía embarazo, etc.
Otra alternativa es lo que hacen en YMAD.

Mauro A. dijo...

Sisi, pienso muy similar a vos prosagno, pero la verdad que no se cual es la verdad, o sea, si llegue a esa conclusiòn similar a la tuya con argumentos falsos o no.

Y eso mismo que remarcaste de la minería de pequeña escala es lo que le remarque en el blog, pero creo que dijo que el no querría con mercurio, que quería algo similar a lo que se hacia en el "lejano oeste" (utilicé esa frase para caracterizar un tipo de minería en la que se extraía el oro sacando pepitas del rio o ladera de la montaña) pero con mas consciencia social y ecològica, pero creo que esa minería ya no existe mas.