jueves, 18 de agosto de 2011

Los radicales, ay los radicales...



No se puede creer. El principal partido de oposición en lugar de replantearse su propia actuación asume como propios los principales lineamientos editoriales que desde el lunes venimos advirtiendo acá, acá y acá en las principales plumas editoriales de la prensa hegemónica. No está en el análisis de los radicales la pregunta sobre porqué les pasó lo que les pasó. No se preguntan tampoco porqué sólo menos de un cuarto del electorado los vio como alternativa. No se preguntan sobre la incapacidad asombrosa para no mantener el ACyS con el que obtuvieron el 35% de los votos en 2009. Emborrachados, onnubilados por las lámparas de los set de televisión recurren al libreto que les siguen dando los medios, haciendo propios una serie de conceptos paridos al calor de elucubraciones de mesa de redacción. Han renunciado definitivamente a verse a sí mismos como fuerza política y en ese vaciamiento, que más que eso parece esterilización, creen que asustando al electorado lograrán algún resultado cuando la propia manifestación del domingo demostró con creces que el pueblo no está precisamente preocupado por el equilibrio y esos conceptos aburridos que sigue manejando este partido cada vez más vetusto.

Harían bien en revisar su actuación, en haber pasado de tener como candidato a un tránsfuga a uno que el único mérito que ostenta es usar los trajes de su difunto padre; estaría bueno que pensaran en qué seguridad le dan al pueblo de que no se irán de nuevo matando gente como De La Rúa, digo. Empezar a ver cosas que todos vemos, menos ellos, obvio.

Son tan tibios que hasta descreen de las mayorías. Temen el exceso, viven a dieta, de tanto cuidarse están sanitos pero muertos en vida. Ahora resulta que hay que ganar pero por por poco porque si se gana por mucho la democracia se pone en riesgo ¿Te das cuenta hasta dónde es capaz de llegar la despolitización de un partido político?
.

8 comentarios:

Desocupado mental en la era del blog dijo...

¡Qué mal está el radicalismo! Ya lo dije en varios lados, pero festejo la posibilidad de que Binner quede como referente de la oposición. Me parece sensiblemente mejor que Carrió, Alfonsín y Macri.
Saludos

Capitán Yáñez dijo...

Estimado: no son ni buenos ni malos, son incorregibles.

Daniel dijo...

Gerardo: les explotó una enorme bomba -la realidad- dentro de una pieza! no pueden ni siquiera juntar los pedazos, dinamitaron ellos mismos cualquier punto de entendimiento hasta con sus propias bases, están desechos! Saludos

ram dijo...

Pornografía explícita.
Y para mejor, inmirables porque son más fuleros que la desesperación.

Marcelozonasur dijo...

El mayor peligro institucional es que Cristina no pueda resfriarse viendo quienes se tendrían que hacer cargo en caso de no estar.

mario burgos dijo...

Me parece aún nos cuesta aceptar a la UCR como lo que se consolidó una vez superado el espejismo alfonsinista: un kiosco en oferta a grupos de poder. Se habituaron a que la línea viniera de la corporación mediática (y post 125Ñ también la Mesa de Enlace) y a ubicarse en el casillero que se les asignara desde esas referencias. entendida así,la conferencia de prensa no se propone entender errores ni desencuentros con la sociedad sino hacer su oferta a los sectores de poder no contentos con Cristina. Fijate que pusieron como ejemplo de un paramento indeseable la ofensiva K pre diciembre de 2009. Justo el periodo en que salieron Ley deMedios, Nacionalización de AFJP, entre otras. Así que el mensaje al poder descontento sería: SI NOS AYUDAN a CONSGUIR VOTOS VAMOS A ESTAR EN EL PARLAMENTO PARA TRABAR LA LEY DE TIERRAS, IMPEDIR MAYOR INCIDENCIA ESTATAL EN EL ESPACIO PRODUCTIVA, MAS DISTRIBUCIÓN DE LA RIQUEZA,ETC.

Néstor Sbariggi dijo...

Invotables incluso para sus partidarios, no se entiende cual es la apuesta: voto cruzado Cristina-Bazze? Imposible.

Pensé que habian llegado al tope con la rosca con el Colo pero siempre esta gente sorprende con más.

saludos

sebas dijo...

Menos de un octavo, Gerardo. Menos de un octavo.

Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta