Entrada destacada

A veces el otro no tiene la culpa de todo

viernes, 1 de julio de 2011

Cómo se construye un zócalo



Finalmente todo termina en un zocalo televisivo, una frase, una oración, un twitteo. Un renglón con un poder de síntesis verdaderamente fabuloso en los tiempos que corren y que ha desplazado a lo que otrora significaban las tapas de los matutinos. Pero no se construye así nomás este estilete comunicacional continuo. El zocalo es la apretada síntesis de una compleja trama, el zocalo es un un mp3 mental, una compresión de razonamientos, una simplificación extremista del sentido común dominante. Veamos.

En casa compraban La Nación, por eso lo conozco, por eso muchas veces adivino cómo se va a posicionar ante determinados acontecimientos y por eso tampoco me sorprende el titulo de tapa de sobre la “Advertencia de EEUU sobre presiones a los medios”. Es que La Nación fundamenta una gran parte de su razón de ser en cómo nos ven los países líderes, básicamente Estados Unidos y Europa. Para La Nación siempre será menester hacer lo que a Estados Unidos le parece correcto y todo lo que confronte o simplemente ignore las directivas del gran rector del norte será combatido sin piedad. Así se fundamenta el ADN cipayo, la razón de ser vendepatria que tanto y tanto ha penetrado en la conciencia de una buena parte de los argentinos.

La Nación toma como norma Iram de estándar democrático al país que más viola derechos humanos, que invade naciones, que fomenta golpes de estado, que mantiene viva la llama del racismo, que arroja bombas atómicas y que está sospechado de las peores tropelías. Todo lo que haga Estados Unidos estará bien, hegemonía al palo, sujeción absoluta al mandato. Argentina deberá integrarse al mundo como un país occidental liderado ora por Gran Bretaña, ora por Estados Unidos y chito la boca, eso no está ni siquiera en discusión. Pero para que el combo funcione y la línea del diario penetre se requiere una condición básica y es que el lector no piense y no razone tan sólo por un instante, porque ¿Se puede sostener sin sonrojarse que en Argentina hay un “deterioro de la libertad de expresión” y que por ello hay un “deterioro de la calidad democrática” La verdad es que no se sostiene pero ojo que así funciona el mecanismo. No se sostiene pero rinde y de qué manera como zócalo para que en miles de dependencias mientras la gente espera su turno sea perforada por la patria zocalera. No se sostiene pero se instala....

Otro elemento para que funcione el intrincado mecanismo entre minorías poderosas de países dependientes + medios de prensa afines + funcionarios de Estados Unidos que recepten sus mensajes para luego devolverlos como declaraciones formales de la potencia hegemónica sobre los distintos grados de “calidad institucional” de la periferia lo constituye, sin duda alguna, el hecho de que las embajadas en cada país se conectan y miran la realidad interna de un país dado en base a los vínculos que sus diplomáticos establecen con determinados sectores políticos y determinada prensa. Sólo así se explica que la señora Hillary Clinton haya tenido que aclararle a nuestra presidenta que en realidad esos cables enviados desde la embajada de su país en Buenos Aires revelados por Wikileaks que hablaban de su bipolaridad, en realidad no decían lo que se difundió y que en realidad todo fue un mal entendido ¿Te acordás? 


Como todo es política en estado crudo, es absolutamente lógico que el personal de la embajada yanqui en Argentina se vincule con políticos, intelectuales y periodistas que juegan para ellos, vamos, no hay mucho más que agregar. Por eso lo importante acá es ayudar a que la mayor cantidad de gente posible conozca cómo es la trama, cómo recaba información EEUU, cómo la procesa y cómo es luego trabajada en los países de origen. Los mismos sectores que aquí se oponen fervientemente al gobierno son los que le dan letra a los yanquis para que, luego esos informes sean tapa de los mismos medios que generaron la info.

De manual.

Por supuesto que a esta altura del post no faltará el típico lector que me pregunte porqué no EEUU no dice lo mismo de Brasil, Chile y Uruguay y la respuesta es muy simple: Porque esos países aún no han tomado la decisión de impulsar una legislación actualizada en materia de medios de comunicación audiovisual (y no estaría nada mal que revisen cómo han salidos los medios de prensa de esos países ante los amagues de impulsar una reforma en la legislación sobre medios). Estados Unidos abomina proceder por la fuerza y sólo usa ese recurso cuando se le agotan los mecanismos de influencia y control de la cabeza popular en los países bajo su órbita. Por eso privilegia la influencia de Hollywood, las series de TV, la CNN y su alianza con los medios hegemónicos de cada país. De ahí que Argentina, al haberse atrevido a sancionar una ley de medios democrática que apunta a eliminar el control monopólico del entramado audiovisual entra junto a Ecuador, Bolivia y Venezuela en el lote de los indeseables.

Todo esto es sabido por quienes andamos en el mundo de los medios, lo importante es que sea conocido por la mayor cantidad de gente posible, porque sólo así el pueblo tendrá acceso a elementos que le permitan entender cómo es la trama y cómo se construye un zócalo.
.

2 comentarios:

Daniel dijo...

No puedo creer que hayan puesto ese zócalo.
Imagino que reproducen la frase que dijera "alguien" a quien en todo caso no citan en el mismo zócalo.
Porque si va de ellos, es una barbaridad aún mayor, sin límites.

Norberto dijo...

En Derek, hay un post sobre el tema, y dice que son expresiones de un legislador americano, no del gobierno, y que ese legislador es Bob Menendez, famoso cubano americano de los Miami, que no llega a ser tan intragable como Ileana Ross Lethinen, que estuvo en Honduras en epocas del golpe, pero no le cae lejos.
Nunca menos y abrazos