jueves, 10 de marzo de 2016

Felipe Solá y el sentido común de la derrota

Este video de Felipe Solá está siendo muy difundido y cosechando no pocos elogios. En lo personal, me generó varias contradicciones, que están emparentadas con las que me provoca el mismísimo Felipe. Pero ¿Qué es lo que quiero marcar? Que las afirmaciones del diputado son una convocatoria a la derrota, a bajar los brazos, un pragmmatismo propio -y no casualmente- de un tipo que no casualmente integra una agrupación profundamente reaccionaria y oportunista.
No puedo escindir el discurso de Solá de su práctica porque no me olvido que este mismo dirigente que hoy llama a lamerse las heridas es el mismo que alguna vez dijo que para sobrevivir en política hay que hacerse el boludo.
Es el sentido común del derrotado que no casualmente juega dentro de la sutil engañifa del “no queda otra” del massismo que consiste, ni más ni menos, que en acompañar al macrismo en una capitulación con los buitres cuyas consecuencias serán nefastas para el país.
Claro que no hay nada que festejar y que la celebración de los diputados del oficialismo avergüenza, en eso estamos de cuerdo, pero no en la propuesta de acompañar la capitulación.
Esta exposición atrae básicamente por su composición, propia de una mente brillante capaz de elaborar pensamientos sutiles y comunicarlos con la tierra y la cancha del que ha caminado 50 años por la política argentina, pero el mensaje que arroja es lamentable, porque no es cierto que no se pueda hacer otra cosa. Se puede intentar un camino distinto. Se puede incluso negociar sin ceder absolutamente en todo. Sólo hay que tener la voluntad política de hacerlo, algo que Felipe ya no tiene desde hace muchos años.

6 comentarios:

Carlos G. dijo...

Como decía en tu reportaje Arnaldo Bocco no hay propuestas mejores o peores sino que lo que hay son proyectos distintos que requieren acciones políticas distintas para lograr objetivos distintos.
En este sentido Macri dijo, antes, que la forma de "solucionar" este tema era "sentarse en el despacho de Griesa y lo que diga Griesa, hay que hacerlo"; éso es lo que están haciendo.
Según Solá "tienen derecho" de intentarlo. Yo creo que es relativo ese derecho.
Pero vuelvo al principio y a tu comentario al final del post: para hacer "otra cosa" es necesario tener otro proyecto. Este gobierno no quiere hacer otra cosa.
Y parece que Solá les concede razón y derecho, sólo les pide que no festejen.

JLM dijo...

Este muñeco, el Luis Juez del conurbano, hablando de costadito y haciendose el boludo, perdió mas votos en la provincia con respecto a su formula presidencial que el mismisimo Anibal Fernandez respecto de Scioli y le entregó en bandeja la gobernación a la anorgásmica.

oti dijo...

El proceso político argentino tiene una potencialidad tremenda, para bien o para mal.

Estamos viviendo la crisis de desintegración global más profunda de la historia humana. Solo que la mayoría no la nota porque ocurre en el presente. Si hubiera ocurrido hace 40 años la notarían. No pocos analistas deben recurrir a fuentes de "autoridad" (como los periódicos financieros del primer mundo) para sospechar que algo malo está ocurriendo.

Si el gobierno argentino tiene lo que considera éxito en su gestión monetaria y financiera tanto en lo interno como externo, estaríamos expuestos a una crisis económica y social sin precedentes en lo cualitativo y cuantitativo.

Actualmente, en ninguna parte del mundo funciona lo que presumiblemente querría el gobierno argentino. Absolutamente en ninguna. Ni en USA, GB, Alemania, Francia, etc., etc., etc. No se pueden "normalizar" relaciones con el mundo en un mundo tan anormal.

Por eso dije no hace mucho que el gobierno actual en Argentina es inoportuno e impracticable. Si tiene éxito sería un desastre para el país, y si fracasa (según sus propios parámetros) sería un desastre para sí mismo.

Por eso pienso que el que finalmente ganará la "guerra" política actual en nuestro país será aquel que conserve obstinadamente un sentido estratégico ocurra lo que ocurra.

Espero que sea alguien mejor que CFK. Y si no es satisfecha esta esperanza, espero que CFK siga siendo la persona que confíe en su sentido estratégico.

Eso es lo que nos va a salvar como pueblo y como país. Todo lo demás es anecdótico.

mirta gaggini dijo...

Es terrible escucharlo. Remarca que nada saben acerca de las intenciones del gobierno, que no están en condiciones de evaluar/valorar el riesgo acerca del derecho de los bonistas que ya habían aceptado la quita a reclamar igual trato pero le conceden a éste gobierno el derecho a intentarlo.... queda claro que no son los que conceden quienes pagarán los platos rotos, tal vez por eso conceden....
Y al referirse a la exposición de Gaggero recuerda mencionar a los acosadores de afuera (bancos y jueces) y se le olvida mencionar a los acosadores de adentro (multimedios/jueces/políticos/ y el resto de la runfla de buitres que cotidianamente se sientan a su alrededor en la "honorable" Cámara.

Hugo dijo...

¿Felipe es un progresista resignado o un reaccionario vergonzante?

Politico Aficionado dijo...

Desde los albores de la década ganada que a Felipe le dicen El Payador Perseguido.