domingo, 22 de noviembre de 2015

Primeras impresiones sobre la derrota


El miércoles 26 de octubre del 2011, a tres días de la victoria arrasadora, escribí el post "Ser inteligentes en la victoria" donde anticipaba qué podía suceder si se realizaba una lectura equivocada de los resultados. Te propongo que lo releas y luego sigas con este texto.


No voy a decir muchas cosas que no haya dicho en los posteos posteriores al 25 de octubre, por ejemplo, acá. Esta derrota es, antes que nada, la consecuencia de una multiplicidad de factores, externos e internos, sucintamente anotaré los últimos.

El triunfo del 2011 se debió en gran parte a la buena situación económica, a la ausencia de una alternativa opositora consistente, a esa recomposición fenomenal que se dio luego de la derrota de 2009 y, fundamentalmente, al impacto de la muerte de Néstor Kirchner. La lectura de esa victoria fue muy defectuosa y a partir de ahí el 54 % fue como una suma de dinero importantísima depositada en el cajero que se fue gastando con los días, los meses y los años sin prisa pero sin pausa, hasta que se acabó: consumo de poder le dicen. Da bronca perder así, pero como en todo en la vida, se pierde como se puede, no como se debe.

La ausencia de Néstor dejó a Cristina con un vacío inmenso en lo referido a la construcción y acción política que no logró llenar. De un día para otro se encontró sin su compañero que, entre otras cosas, le solucionaba los asuntos de rosca política -algo que no pudo reemplazar- y con una cantidad de votos histórica, un combo muy difícil de manejar. A eso se suma la lectura errónea que se hizo de la victoria, empezando por suponer que todos esos votos contenían un compromiso K que, en realidad, sólo existió en análisis infectados de voluntarismo. Ni todos los que votaron al FPV en 2011 eran kirchneristas furibundos ni todos los que acaban de ungir presidente a Mauricio Macri son del PRO. Más que nunca debemos recurrir al lugar común de que el voto va y viene y el elector no se casa con nadie. El que hoy te votó mañana te pasa la factura sin miramientos.

El 54 % creó para adentro un estado de "Sí Cristina" que terminó siendo nefasto. A su sombra se creó un microclima que nos hizo creer que todo lo que sucedía ahí dentro también sucedía en la vida real del conjunto de los argentinos. Ese error nos fue aislando progresivamente hasta que ya en 2013 salimos a hacer campaña con una consigna que evidenciaba el encierro: "Elegir seguir haciendo" y en 2015 fue la propia ciudadanía la que el 25 de octubre nos lo facturó. En un ambiente ensimismado,  estábamos convencidos que si llevábamos como candidato a un compañero que, independientemente de su valor y compromiso, para afuera tenía una imagen negativa altísima, igual ganaríamos la provincia pues repetíamos la verdad revelada de que las dos puntas de la boleta lo remolcaban, hasta que se abrieron las urnas y comprobamos con amarga sorpresa que los comportamientos electorales un día se modifican y se perdió nada menos que la PBA. Quedó expuesto que un candidato con imagen negativa elevada era una pieza fácil de atacar, como efectivamente sucedió con la operación La Morsa. En líneas generales no se resolvió la interna de la mejor manera y si bien en su momento entendí que la forma en que se actuó desde la conducción era la mejor, hoy, con el diario del lunes, veo que ahí también dimos señales negativas para afuera. Todo esto hay que volcarlo en términos de enseñanza.

La derrota en la PBA y el margen estrecho de 3 puntos de Scioli en primera vuelta generó una campaña desordenada, sin dirección y plagada de un voluntarismo militante que si bien no alcanzó para ganar, es incontestable que contribuyó y mucho para que la diferencia final sea muy estrecha y no paliza. Escribí en su momento que la campaña del miedo parecía inservible y que no se ganan elecciones apelando al miedo, entre otras cosas porque se veía que el pueblo no creía en lo que desde el FPV se decía que le podía pasar. También hablé del voto en contra propia y creo que algo de eso ha sido ratificado, el problema es que si en la campaña electoral no se llega a hacer creíble un mensaje, de nada sirve que luego se confirme en la vida real lo anticipado. Si se comprobase que mucha gente votó en contra de sus intereses para manifestar su descontento con el kirchnerismo, será irremediablemente tarde.

Hubo también factores externos: 12 años de gobierno no son poca cosa y eso se nota cuando se verifica que arribamos a esta elección habiéndonos escindido de la idea de futuro y presentándonos como más de lo mismo. A veces las sociedades no quieren más de lo mismo, ansían otras cosas. Buscan futuro como sea y todo indica que el FPV no fue esta vez la herramienta más adecuada para conquistarlo. Nos quedamos inmersos en recordar muchas de las conquistas pero olvidamos que, una vez que éstas se naturalizan, a nadie le importa mucho quién las llevó adelante. Es el drama del político de ver cómo, llegado un punto ya nadie te rinde homenaje por lo que hiciste: Al fin y al cabo estás para eso. Te lo agradecen pero le dan el triunfo al opositor.

La sociedad argentina ha resuelto darse una representación política distinta y eso es sagrado para quienes creemos a fondo en la democracia. La gran mayoría de quienes han  consagrado presidente a Macri le dará el crédito que se merece cada presidente ungido por el voto popular y se lo quitará cuando lo estime necesario. A nosotros nos queda el honor de haber dejado un país mucho mejor que como lo encontramos y de seguir trabajando para ver cómo corregimos los errores propios y cómo planificamos las acciones para saltar en un futuro las barreras que en estos años no pudimos/supimos enfrentar. Me refiero a la corporación judicial: ahí habrá que ver cuánto hay de externo y cuánto de errores propios. Desde el vamos digo que es imposible gobernar con la justicia en contra. Habrá que ver cómo se lo hace en el futuro.

Lo importante hoy es mirar para adelante, estamos obligados a ello. Tenemos muchísimas cosas para revisar pero también para celebrar. De nuevo, dejamos el país muchísimo mejor que como lo encontró Néstor el 25 de mayo de 2003. Ahora, no obstante, empezará un tiempo sin dudas arduo donde todo lo antipopular que haga el nuevo gobierno será justificado por la herencia recibida. Dirán que se ven obligados a tomar estas medidas por el estado calamitoso en que lo dejó kirchnerismo. Es algo inevitable y debemos estar preparados para soportarlo. Por lo demás, no hay dudas de que la mejor forma de salir adelante en este momento es seguir convencidos de que en los ejes de fondo, nuestras certezas siguen siendo correctas: sigue siendo correcta la estrategia de jugar en torno a las BRICS, porque el mundo que viene pasa por ahí. Por supuesto que Cambiemos piensa exactamente lo contrario y obrará en ese sentido, volviendo a colocar al país como satélite de Estados Unidos y todo lo que ello significa. Dirán que Argentina "vuelve al mundo", al Fondo, a los Buitres, etc. Si en tiempos de gloria kirchnerista se decía "a la izquierda del kirchnerismo, la pared", ahora será "A la derecha de Macri, la pared". Pero a no confundirse: es poco probable que salgan a decretar medidas drásticas desde el primer día. Desde mañana hasta el 10 de diciembre irán trabajando la idea de gradualidad que empezó a desplegar Macri en la semana pasada. No son suicidas: Los mercados aprendieron la lección y ahora vendrán predispuestos a prestar mucha mayor atención a los efectos colaterales de su gestión en el poder.

El principal problema en estos 20 días lo tendrá el gobierno de Cristina pues no van a dejarla ir en paz y con buena imagen: necesitan que se vaya hecha pedazos, cosa que se le dificulte volver. Habrá que estar muy atentos a cómo opera el poder económico en las  próximas horas. Arnaldo Bocco fue muy claro al respecto hoy en El Vermucito y vale la pena escucharlo.

Seguiremos volcando aquí las reflexiones que nos genera este resultado electoral, y así como este blog es un archivo de los últimos 8 años de frenesí kirchnerista, de hoy en adelante será un espacio de oposición sensata y respetuosa, fundamentalmente de la voluntad popular.

Por primera vez en la historia nacional una fuerza de derecha enraizada en la prosapia de la más rancia oligarquía llega al poder a través del voto popular y contará con un nivel de apoyos internos y externos pocas veces visto. Mientras tanto, la reconstrucción del movimiento nacional y popular será inevitablemente ardua y ahí estaremos porque ese es nuestro lugar y porque fundamentalmente seguimos agradecidos de haber podido ser parte de estos años históricos.

Actualización de madrugada

Finalmente, el resultado terminó siendo muy ajustado, algo que por un lado deja al AFP mejor parado, colocando a Macri ante el desafío de gobernar un país partido en dos y sin mayoría parlamentaria. Seguramente estos datos deberán ser tenidos muy en cuenta porque expresan un bonus más que acotado acotado para Cambiemos. Se gana y se pierde por un voto pero una cosa es el crédito que otorga una diferencia de 10 puntos y muy otra si la luz se reduce a menos de 3 puntos.

Otro dato insoslayable es que alrededor de las 21:30 Daniel Scioli reconoció la derrota ¿Estamos en condiciones de imaginar cuál hubiera sido la reacción de Cambiemos si hubiera triunfado el FPV por esa diferencia tan ajustada? El peronismo ha vuelto a dar una gran lección de razón de ser democrática: Cuando es derrotado, aunque sea por pocos puntos, reconoce la derrota y no deslegitima el proceso electoral. Esto debe ser anotado y revalorizado, con más razón cuando desde la oposición se desplegaron infinidad de maniobras para judicializar las elecciones si los resultados no los favorecían.

26 comentarios:

Walter dijo...

Impecable

Michael Madison dijo...

Comienza la Resistencia. Patria o colonia. Luche y vuelve.

tatincito dijo...

Hay mucho para debatir y autocriticarnos. Pero no todo es culpa nuestra, hay otros actores sociales y con mucho poder.

oti dijo...

Perder 52 y pico a 47 y pico no parece tan mal. Creo que el electorado que votó a Scioli es menos heterogéneo y de más calidad que el que votó a Macri. Ese millón de votos de diferencia a favor de Macri es sumamente volátil.

En los últimos 4 años no solo movieron (con errores y con aciertos) los nuestros. Los otros también jugaron: aniquilaron a Boudou y neutralizaron a Máximo y usaron el poder económico, financiero, judicial y la estructura de inteligencia supuestamente del Estado en contra el mismo gobierno.

No era fácil la cosa.

Creo que se viene un período de, digamos, una suerte de "desarrollismo de la pobreza" basado puramente en las consecuencias inevitables de la crisis global mundial y no en las intenciones de las fracciones superiores de las oligarquías que vuelven de la mano de Macri a colonizar el Estado desde el mismo gobierno. Desde esas fracciones van a considerar a ese proceso como algo artificial (algo parecido a la década del '30 del siglo pasado), porque no responderá a lo que ese estrato superior considera que es el funcionamiento natural del mercado.

sin dioses dijo...

Hay muchas cosas para discutir, pero algo estoy totalmente en contra de lo que escribiste, es que el voluntarismo militante, fue una de las mejores cosas que le pasó a la política en estos últimos 4 años.
Salir calle por calle, hablar con tu vecino, vi a mi kioskero poner un cartel, a un señor mayor hablando en la carnicería contandole a otro porque no había que votar a Macri, fue totalmente emotivo. Las cosas que se contaban en el grupo Resistiendo con aguante, fueron muy meritorias.
En lo que estoy totalmente a favor de lo que dijiste es con respecto a la corporación judicial, y ese es error nuestro, nuestro y solo nuestro, con solo recordar a Nicolás Fernández da pavor.

oti dijo...

Parece que gana por menos diferencia de la que dije en mi comentario de más arriba.

Evidentemente es relativamente pequeño el electorado que desequilibró la balanza. Y si tomamos en cuenta el voto en blanco (que presumiblemente podría haber sido captado por Scioli) la diferencia se hace todavía más pequeña.

Politico Aficionado dijo...

Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio.

Pocas dudas tengo de que hemos cometido errores, pero creo al igual que tatincito, que equivocaríamos el análisis si no lo efectuamos desde la comprensión de que estamos frente a una contraofensiva planetaria del imperio y sus amanuenses que están procurando llevarse puestos a todos los gobiernos progresistas de la región y de Europa.

Unknown dijo...

51 a 49 no me parece un resultado calamitoso después de casi 13 años de gobierno transformador. Habrá q ver q lectura hacen ellos, pero no me parece q pueda gobernar fácil el jp morgan y melconian con esos datos. Ganaron, pero no nos dejaron fuera de juego ni nada por el estilo. Eso también es nuevo. Una oposición que arranca con el 49%.

Ezequiel

Javier dijo...

Macri, para mi, quizas no gane otra elección a nivel nacional en su vida. Se encuentra con un escenario muy adverso, la macro esta muy para atrás, y su compromiso con el shock le va pasar factura política.

Ojalas tanto las propias filas de cambiemos que no son suicidas, como todo el peronismo ahora oposición, colaboren a que no se desmadre la cosa. La oposición boba que se hizo todos estos años no sirve para el FPV, cambiemos va a gobernar muy cerquita de la crisis.

Tilo dijo...

Hasta el momento, computado el 98% de las mesas, la diferencia se ha reducido a 3 puntos porcentuales (744000 votos). Es decir, practicamente un 50% para cada candidato, aunque aceptemos que ha triunfado CAMBIEMOS.

Tras doce años en los que por primera vez se ha marchado en la misma dirección y en el mismo sentido tratando a cada paso de robustecer a nuestra soberanía y con ella, mejorar la situación de la mayoría de los argentinos, no está tan mal.
Y si no pudo obtenerse otro triunfo, además del consiguiente desgaste luego de tres mandatos presidenciales del mismo signo, más que por ese lógico cansancio, más que por haber incorporado lo conseguido como algo natural a nuestras vidas, fue la ininterrumpida hostilidad declamada y operada por el poder, ése al que NADIE VOTA ni VOTÓ JAMÁS.

Y esas operaciones no sólo incluyeron mentiras, tergiversaciones e infundios sino que, paralelamente, ocultaron prolija y cuidadosamente toda mención a las manifiestas fallas del hoy triunfador. Muchos de los integrantes de ese 50% ganador no se enteraron de muchísimas circunstancias, o se enteraron mal. Y votaron en consecuencia.

Después están las facturas internas, los ajustes de cuenta, todo lo que quieras.

Indiscutiblemente, no es un cheque en blanco lo que ha obtenido Macri. Y está muy alta la vara que tendrá que mantener si no quiere que se le pinchen todos sus globos en un par de segundos. Supongo que se dignará respetar las resoluciones de las legislaturas. Que esa amenaza de Sanz de gobernar por decreto no fue más que una fanfarronada que se irá por la canaleta del olvido y el disimulo. Supongo.

Me apena profundamente perder a partir del 10 de diciembre o quizá antes, a 6-7-8, a la espectacular Radio Nacional, convertida de la nada que era en una potente y formidable compañera de luchas a toda prueba. ¿Alguien de la militancia con posibilidades financieras, tomará esa posta invalorable? ¿O simplemente, eso se también se perderá?

Más que echarnos las culpas, de buscar nuestras propias fallas (que las hubo, sin dudas), tené en cuenta que desde el ominoso ultimátum de Escribano a Néstor en 2003, casi siempre debimos bailar con la más fulera, tanto adentro como afuera. Mientras tanto y pese a todo, la situación general iba mejorando hasta tal punto que muchos deben creer que fue por su propio mérito y que el Estado no tuvo nada que ver.

Me siento absolutamente orgulloso de los últimos doce años vividos en Argentina, gracias a los dos presidentes más maravillosos que recuerde. Dije "maravillosos" y no "perfectos".

Abrazo

oti dijo...

Un poquito más de diferencia en la 1ra sección electoral y un poco menos de votos en blanco y la balanza se hubiera desequilibrado a favor de Scioli.

Creo que es inútil buscar causas de la derrota en el mediano plazo. Macri saca mínima diferencia (parece que va a ser menos de 700 mil votos) por razones bastante coyunturales y por cosas de la interna peronista.

Es una lástima perder el gobierno por tales razones y con eso darle la oportunidad a las fracciones superiores de las oligarquías de volver a colonizar el Estado desde el mismo gobierno.

Pero creo que, a diferencia de los '90, la capacidad de daño de esas fracciones va a estar muy acotada porque la sociedad no es la misma, carecen de pretextos fuertes (no hay hiperinflación ni recesión) para hacer los desastres y la situación global no los favorece: no existe ni Consenso de Washington, ni caída del Muro de Berlín sino más bien un formidable proceso de desintegración monetaria y financiera en el sector atlántico Nor Occidental en el que el presidente electo tiene sus mayores respaldos.

Para que existan engaña pichangas como en los '90, los sistemas especulativos regidos por las oligarquías occidentales tienen que generar ciertos efectos "positivos" de aparente riqueza sobre la economía real. Y esto era posible en los '90 pero no es posible ahora. Por lo tanto, veo muy acotadas las chances de Macri de prolongar en el tiempo expectativas que la población crea favorables. Creo que va a disponer, políticamente, de muy poco tiempo y el gradualismo por el que ahora parece que se inclina no creo que sea del agrado de los intereses superiores de las oligarquías que lo respaldan.

Y, en el tema internacional, lo veo muy complicado porque va a tener que deshacer (en congruencia con los intereses de esas oligarquías) toda la orientación que estuvo llevando CFK respecto a las relaciones con Rusia y China. Tratar de acercar a la Argentina a la orientación del tratado transpacífico de Obama va a ser suicida.

Si encuentra un engaña pichanga como en los '90 (cosa que no creo), puede tirar hasta el 2017, pero si no lo encuentra, la realidad política y social va a ser muy difícil y habrá expresiones de resistencia por todas partes.

Hugo dijo...

Macri ganó a nivel nacional por unos 700.000 votos. Ahora, en Córdoba ganó por 926.000 votos de diferencia. Un resultado catastrófico para Scioli, 72 a 28 %. Si se hubiera dado una derrota normal, digamos 55 a 45 (unos 200.000 de diferencia) el resultado final era otro. Gracias cordobeses. Alguna vez nos dieron a Cavallo, ahora nos pusieron de presidente a Macri. No por nada tienen al peronismo más derechista, al radicalismo más derechista y hasta al (seudo)progresismo/juecismo, también derechista. De aquella provincia rebelde que hizo el cordobazo, que tuvo a Agustín Tosco y a Atilio Lopez ya no queda nada.

Anónimo dijo...

En términos generales de acuerdo con el posteo. También con lo de la interna mal resuelta; cosa con la que machaqué en su momento. Y es cierto, probablemente hizo desconfiar mucho más al de "afuera" que al de "adentro". Pero ya está.

Ahora: la diferencia es mínima. El voto a Macri es más que nada un voto opositor; "voto bronca", "rebeldón". Y en la escasa medida en que es "positivo", lo es sobre una nube de expectativas sostenida por imposibles globos imaginarios.

Entonces: 1º, el voto "bronca" escencialmente siempre opositor, tarde o temprano, se le volverá en contra. Yo lo daría por descontado (a menos que su gestión sea algo de ciencia ficción, un imposible)

2º, Los que lo votaron con esa nebulosa expectativa positiva... no tardarán en verse defraudados.

Lo único que puede demorar esto son los medios. Echarán culpas al kirchnerismo, más que nada, ocultarán, taparán... etc. Pero es cuestión de tiempo, antes que esos mismos medios queden demasiado en evidencia.

Por eso es importantísimo para lo que viene saber moverse dentro de las nuevas herramientas comunicacionales. El rol de "rebeldes", ahora la pasamos a llevar nosotros. A ellos les toca ser "el Imperio". Les tocan todas las responsabilidades por cada uno de sus actos. Retóricamente al menos, ahora sí empiezan a estar en desventaja.

Saludos

Alfre

Andrés dijo...

Buenas Gerardo,

Coincido mayormente.

Algunos comentarios

"En un ambiente ensimismado, estábamos convencidos que si llevábamos como candidato a un compañero que, independientemente de su valor y compromiso, para afuera tenía una imagen negativa altísima"

Ese fue un error, es cierto, pero al candidato oficial no lo decidimos nosotros sino los bonaerenses en las PASO. A eso le agrego que muchos potenciales precandidatos que genuinamente querían la gobernación (a diferencia de Aníbal y Domínguez que la tomaron como segundo mejor premio luego del pedido de baño de humildad) no terminaron de imponerse. No le quito poder de influencia a la Rosada en esa movida, pero la responsabilidad final es del FpV bonaerense.

Cuánta gente criticó que Cristina se alejaba del PJ, que todo se decidía en Olivos, etc? A la primera de cambio, cuando los candidatos podían elegirse competitivamente, el PJPBA y el FpVPBA no supieron cómo organizarse.

"cómo planificamos las acciones para saltar en un futuro las barreras que en estos años no pudimos/supimos enfrentar. Me refiero a la corporación judicial: ahí habrá que ver cuánto hay de externo y cuánto de errores propios. Desde el vamos digo que es imposible gobernar con la justicia en contra. Habrá que ver cómo se lo hace en el futuro."

Ese es un chancho que se cocina muy lentamente al horno. Más allá de los ultras anti-K y de la vendetta hacia algunas figuras del FpV, hay una corriente muy potente de antipatriarcalismo (que la movilización de "Ni una menos" lo ilustró muy bien) y de necesidad de democratización que trascienden el accionar del gobierno actual (justicia legítima, etc). Los casos de Novo y Montoya muestran los claros acuerdos entre administración judicial y delito, especialmente narcotráfico. En ese aspecto, la propia corporación comenzó a esmerilarse ella misma, y la resistencia a no destituir a Bonadío (con causas en el CM anteriores al kirchnerismo) le jugará más en contra todavía.

Saludos,

Andrés

Leo22 dijo...

Gente buenas noches, si se me permite el termino,. Me encuentro tremendamente triste y dolido, más viendo que la diferencia se achica más aún. Sinceramente, fuera de mil conjeturas validas, si los grandes medios no actuaban como lo hicieron tal vez hoy estaríamos más tranquilos. Festejando? No se, el desmanejo de Scioli en PBA se paga y se palpa y amén de todo eso para mi era una alternativa mil veces más viable que el idiota del Macri.
De todas formas no es momento de trapos al sol, aunque una autocrítica es más que necesaria, me queda la sensación que esta es ni mas ni menos que una derrota electoral, no de convicciones ni del reflejo de muchísima gente que entiende que hay espacios conquistados que no se negocian, incluso dentro de muchos votantes de Macri que no son PRO.
Tomemos esto con un buen golpe pero no como un KO. Todavía tenemos.muchísimo para dar
Perdón lo largo del comentario y alguna falta. Con el celu se complica.....ABRAZO COMPAÑEROS

Anónimo dijo...

Comparto texto de un tipo que admiro, Adrian Paenza, preciso y pertinente.

Abrazo Compañeros
Fraternalmente
Rojo y Negro

El pueblo nunca se equivoca, ni siquiera cuando se equivoca...
Nosotros no despreciamos
Nosotros no odiamos
Nosotros no tiramos bombas
Nosotros no hacemos golpes de Estado
Nosotros respetamos lo que las mayorías eligen, aún cuando creamos que las mayorías eligieron mal...
No va a pasar nada que no conozcamos...
El país del saqueo y la alegría boba
El país de la pobreza y el sálvese quien pueda
El País del odio y las mezquindades
El País que se arrodilla antes las potencias
El País que gobernó este país hasta el 2003
Hicimos lo mejor que pudimos hacer, si no lo hicimos mejor es porque no estuvimos a la altura de las circunstancias...
Hacer autocríticas públicas ahora es dar de comer a los que hoy festejan.
No hacer autocríticas en privado es de necios. Echarle la culpa al pueblo es de falsos ilustrados.
Hoy hay que aguantar los trapos...
No le regalemos a los adversarios nuestras tristezas...
Firmes y Dignos!!!!!!
Volveremos, como hicimos siempre.

Adrian Paenza

Daniel dijo...

Nunca pensé que "lagente" podría ser tan irresponsable.

Politico Aficionado dijo...

Los invito a escuchar este extraordinario reportaje de el dia anterior
http://www.victorhugomorales.com.ar/la-entrevista-decide-joe-goldman/

Walter dijo...

teiendo en cuenta que hay millones de empleados publicos, planeros y demás subsidiados que eternamente viven del estado. Hasta incluyeron en planta actores, musicos, periodistas, que viven del estado y a los que usan para influenciar y meter miedo.
para logar ganarles hacía falta que el 90 % de la gente que labura, que produce y que estudia les vote en contra. Se ha logrado, es una hazaña.

Nico Simone dijo...

Grande Walter!!!!
Es un momento histórico.
Ahora podremos arrancar sabiendo la inflación real, la pobreza, la desocupación, las reservas, los acuerdos con Irán, China y Chevrón,
nos han ocultado más de lo que nos han dado.
Se termina esa forma de hacer política.
Vienen tiempos mas transparentes.

EMILIO dijo...

Compañeros, pertenezco a una pequeña comunidad del sur de cordoba, y me duelen los comentarios que se han vertido en este post acerca de nuestra performance. Si bien es cierto que el resultado provincial ha sido desastroso para el FPV, no es menos cierto que desde nuestra humilde militancia hemos hecho todo lo humanamente posible para conseguir apoyos. En un territorio aun mas hostil que la propia CABA, con la odiosa y especulativa actitud del exponente maximo del PJ (JM de la sota). Nada nos exculpa de la derrota, pero muchos somos los que hemos dado la batalla, y no me siento en lo particular un artifice de la misma.
Abrazo cordobes. NUNCA MENOS.

Horacio dijo...

El resultado fue un pacto entre Cristina y Macri via telefonica.
Macri ganó por mas de 8 puntos.
Si la distancia hubiera sido tan estrecha, Scioli no hubiera salido tan temprano a reconocer la derrota.
El intercambio fue ese margen que le permita a CFK que no se le desbande el peronismo a cambio de despejar la Plaza de Mayo de Delía y Esteche y dejarles una transición tranquila.
El PRO invitóa a sus votantes a celebrar en sus casa. Todos se fueron tranquilos.
Según los veedores internacionales, al menos la diferencia era de ocho puntos.
Pero todos aceptaron el pacto.
De todos modos, hay que celebrar que se termina esta pesadilla.
El Modelo ha muerto.

Gerardo Fernández dijo...

El comentario de Horacio merece el Olimpia de Oro al análisis conspirador de peluquería ¡GROSOOOO!!

Disidente dijo...

Con una demora de 4 años, finalmente nos vimos en 2015.

Salud, compañero. A pesar de su bloqueo en TW, le sigo teniendo determinado afecto.
Nos toca ahora intercambiar posiciones (oficialismo, oposición), lo cual considero es francamente saludable en cualquier sociedad madura.

Abrazo.

Tere dijo...


Creo que vamos a perder dos veces.
La primera fue el domingo
La proxima dentro de 4 años cuando el terror macrista no haya sido tal y Argentina haya tenido 4 años bastante buenos. El pueblo recordará el miedo y nos pasará la factura por haberlo asustado al pedo.

Martín Lat. dijo...

"Tere", ojalá tengas razón. Espero sinceramente que tengas razón. Lo que pasa es que ustedes como oposición (especialmente cuando hay radicales de por medio) ya tienen prontuario, ¿entendés? Aparte, metieron mas miedo el propio Macri, Melconián oy Broda que el oficialismo en sus spots publicitarios. Si los tuyos dicen las cosas que dicen, ¿que querés? no podemos hacer nada...