sábado, 10 de octubre de 2015

Gestión PRO



1 comentario:

Tilo, 74 años dijo...

Mientras sean más los que la voten que los que se quejen, la plaga amarillenta seguirá haciendo estragos en nuestra generosísima y extraña ciudad.

De otra manera, no puede entenderse que sólo el blindaje de los medios cómplices logre semejante maravilla y que el descontento generalizado de una ciudadanía defraudada, esquilmada y constantemente irritada por el desgobierno típico de esta lacra no consiga reflejarse en las periódicas elecciones.

La Super Morocha dijo hace poco: "Va a pasar lo que Uds. quieran que pase". De manera que o se deciden a votar como se debe o, en su defecto, que vayan a llorar a plumas verdes.

Y si la mayoría de los porteños prefiere esta basura maquillada y disfuncional a un gobierno digno y ético, pues que los no tengan más remedio que quejarse, que vayan viendo la posibilidad de mandarse a mudar a otro lado, ya que al no ser partidario de la violencia, jamás aconsejaría recurrir a un atentado terrorista o cosa similar.