lunes, 30 de junio de 2014

Esa risa no me hace reír



Con una sola de las superproducciones que Tinelli realiza para que su platea se ría de las reacciones de la víctima del día, Diego Capusotto y Pedro Saborido seguramente producen varios programas de su ciclo en Canal 7. Pero el tema no es cuantitativo, es ideológico. El debate no es cuánto cuesta hacer reír sino qué entendemos por humor o, hilando más fino: qué humor nos gratifica más y qué tiene que ver la ideología en todo esto.

El tema son los recursos que utilizamos para hacer reír a la teleplatea. Las producciones de Tinelli siempre han logrado que sus audiencias se estallen, pero a costa de hacer pasar momentos horribles a muchas personas, entonces no viene mal preguntarse dónde escondemos el malestar que ello nos genera. Cuando se lo planteo a mis hijos me miran con gesto de "Ah, no lo había pensado". 

Porque yo también me he reído antes con esas producciones pero ahora no tengo ganas de hacerlo (al fin y al cabo, el derecho a elegir de qué nos reímos y de qué no sigue estando vigente en cada uno de nosotros) porque no tengo ganas de ocupar el lugar de los piolas, de los ganadores, de los pistolas de la cuadra, del barrio y del país. Porque siento que en el fondo, al reírme con la superproducción de Tinelli me estoy riendo de una persona engañada y atrapada en una perversión millonaria y qué querés que te diga: esa risa no me hace reír.

Prefiero reírme de otras cosas.



5 comentarios:

Anónimo dijo...

Gerardo usted no es el unico eh. Hace años ya que este "humor canchero" Tinelliano empezo a tener un gusto amargo, para muchisima gente.
Sumamente incomodo es ver a otra persona sufrir malos momentos (aunque sea un sketch arreglado).
Uno quiere entretenerse, alegrarse y relajarse un rato, no sentirse complice de una psicopateada conspirativa hacia un pobre "infeliz" (bien llamado "victima" por la produccion)

Me acuerdo una "jodita" donde el IMBECIL de "Matias Alé", fue disfrazado de "ingeniero" a una escuelita del interior. Y el tipo jodia con una topadora a los nenes con que les iba a tirar la escuelita abajo, y los nenes lloraban y le pedian que no. Y el boludo despues se sacaba el bigote y la peluca como diciendo: "Miren quien soy chicos! Es una jodita de Tinelli!"... Sin palabras, Hasta hoy me dura el mal gusto de semejante forrada. Vomitivo.

Y la forma de manosear la dignidad de las minas que vende en pelotas, es DEMASIADO guasa. Todos disfrutamos de ver unas lindas minas. ¡Que mejor excusa que poner a Tinelli, si hasta tu jermu se engancha! ¿Pero es necesario irse tan al carajo? Enfocan a los pendejos de las minas mientras estas le sacan chispas a la entrepierna contra un fierro! Paráaaaaa

Tinelli viene mal hace años y años con este asunto. Sigo creyendo que el tipo podria haber hecho algo bueno con Futbol Para Todos con su basta experiencia televisiva a nivel produccion, le hubiera servido para tomar otro rumbo de una vez por todas. Para mi lo manejo muy mal el gobierno ese asunto.
VideoMatch ya desde ese paso fugaz por Canal 9 que venia en picada como producto televisivo. Hoy ya es lastimoso.

Antonio (el Mayolero) dijo...

¿"Basta experiencia" o "vasta ezperiencia"?Me parece que se pueden aplicar las dos palabras de distinto significado, y de similar vocalización...

Marcela dijo...

Definitivamente, el producto Tinelli es la representación máxima de la tv basura, con el agravante de que luego todos los programejos de la tarde se alimentan de las banalidades y mediocridades que emite.
Ahora, a esta altura, creo que la supuesta "victima" no existe; me da la sensación que debe estar todo guionado y arreglado de antemano.
Hay una batalla que tenemos que seguir dando: la cultural; es difícil pero no imposible. Porque ¿cuántos niños conocen al adorable Zamba y a la encantadora Niña? Calidad, buen gusto, enseñanza didáctica y entretenida, propone un aprendizaje y revalorización de nuestra historia con música y vocabulario actual!!! Adorable!! Pero Disney nos sigue ganando!! No bajemos los brazos pero sí bajemos línea; los procesos culturales pueden ser lentos pero son fundamentales; no deberíamos confundir diversión, humor, desenchufe (estadíos a los que todos tenemos derecho y nos resulta necesario)con pasatiempo vulgar, humillante y de nula calidad

Alfre dijo...

Estoy de acuerdo.

Es más, aunque a lo mejor porque soy un analfabeto legal, no puedo evitar preguntarme si en estos casos no hay alguna ley o derecho traspasado.

No es tanto por el abuso "en sí" que se hace, entre varios, intencional y planificadamente, hacia una persona sin su consentimiento previo para lograr determinados fines. Porque eso al menos es medio difuso; me imagino una fiesta sorpresa por ejemplo, en que a alguien lo conducen o manipulan en determinado sentido para sorprenderlo.

Lo que me parece -sin saber nada legalmente, vuelvo a aclarar, nada más que de mi "sentido común"- es que hay algo más complicado cuando se manipula a alguien sin su consentimiento, pero específicamente para obtener una ganancia comercial. Dinero.

El capitalismo es intrínsecamente una cagada, pero al menos requiere el respeto de ciertas formas o "derechos" para ser tal; el de la libertad de trabajo, por ejemplo. No te pueden hacer "trabajar" para Tinelli, o el que sea, sin tu consentimiento previo (de que te van a filmar, de que van a usar tu imagen, hasta tu nombre y apellido, para ser parte de un producto televisivo, del que se obtiene una ganancia).

Existe la posibilidad, claro, de que exista un acuerdo previo firmado entre las partes, lo que en definitiva significa que es todo una farsa (lo más probable).

Pero igual: ¿no dá para que el área correspondiente del estado actúe de oficio? ¿No hay ahí al menos alguna presunción de violación de derechos laborales -al menos, si no otros más- televisada en pleno prime time?

Me pregunto, nomás.

Aunque, no sé cómo es la cuestión con las cámaras ocultas "periodísticas" por ejemplo. También son parte de productos televisivos, y la "víctima" no de ni consentimiento ni tiene retribución alguna.

Así que, no sé. Igual, si no hay una ley para regular estos abusos -en donde el fin es meramente monetario; con ningún interés periodístico, ningún interés público "superior" de acceso a información- humildemente propongo que debería haberla.

Carlos G. dijo...

Exactamente por esa razón es que no veo programas de Tinelli desde hace muchos años.

Nada nuevo.

Entrada destacada

Corea del Centro, el hit del verano que se viene