martes, 24 de junio de 2014

Ahora sí que el adelantamiento de las elecciones es inexorable



A comienzos de abril creí que el adelantamiento de las elecciones era irreversible. Decía entonces:

"Enero era la antesala del final anticipado del gobierno. Sólo faltaban unos pocos días para la explosión definitiva de todas las variables como consecuencia de la devaluación. El adelantamiento de las elecciones aparecía inexorable.

Febrero era la antesala del final anticipado del gobierno. Sólo faltaban unos pocos días para la explosión definitiva de todas las variables como consecuencia de la inflación. El adelantamiento de las elecciones aparecía inexorable.

Marzo era la antesala del final anticipado del gobierno. Sólo faltaban unos pocos días para la explosión definitiva de todas las variables como consecuencia de las paritarias. El adelantamiento de las elecciones aparecía inexorable.

Abril es la antesala del final anticipado del gobierno. Sólo faltan unos pocos días para la explosión definitiva de todas las variables como consecuencia de la inseguridad. El adelantamiento de las elecciones es inexorable."



Como tantas otras veces, me equivoqué. Pero luego siguieron pasando cosas.


- Sobrevino el paro de Moyano-Barrionuevo y los troscos. El país detenido, TN diciendo que "vecinos se aprestaban a cortar la autopista Illia". El adelantamiento de las elecciones aparecía inexorable.


- Luego, y pese a los esfuerzos del gobierno por acordar con el Club de París y lanzar otra moratoria jubilatoria que podrá beneficiar a medio millón de argentinos, se descubrió que el gobierno habría truchado una cara del Papa. Pero el golpe de gracia fue que en pleno mayo Boudou se complicó aún más y el llamado desesperado de Jorge Lanata a que los compañeritos de los hijos de los camaristas Freiler, Farah y Ballesteros fueran linchados se interpretó como un quejido doloroso de la república indignada ante tanto atropello irracional. Para complicarla aún más se nombró al intelectual Ricardo Forter como celador del "pensamiento nacional". La deblaque casi total y el adelantamiento de las elecciones que otra aparecía como algo inexorable.

- No obstante, el pato siguió con su renguera a cuestas, reponiéndose a duras penas de cada contratiempo hasta que la corte suprema de EEUU le dio el tiro de gracia definitivo. Mientras por estas horas reina la euforia en los mercados, baja el riesgo país y las posibilidades de una negociación con los buitres se acrecientan, todo estaría indicando, empero, que el factor carroña ahora sí se llevará puesto al gobierno de la doctora Fernández de Kirchner. Pese a que las concesionarias estén con las líneas telefónicas colapsadas por las consultas en torno al Plan PROCREAUTO, estamos ante una fantasía de pocas horas. Definitivamente la suerte está echada y ahora sí el adelantamiento de las elecciones es inexorable.


3 comentarios:

Daniel dijo...

Jorge Asís nunca se equivoca. Hace unos seis años que lo viene anunciando, pero ya llega, eh.
Se adelantan las elecciones y la doctora se va. No tendrán un Capriles pero por ahí, los cincuenta y cuatro Caprilitos que tienen llegan por fin a sumar uno y ganan.

Gustavo dijo...

Menos mal que empezaste desde enero... porque si te ibas mas atras podías escribir un libro.
Lo increible es que los caceroludos borran todo lo anterior y repiten solo la última profecía.

José dijo...

Coincido, pero no exageremos con lo de las concesionarias que no hay nadie amigo. Trabajo en Forte car en Junin...

Entrada destacada

LA FOTO QUE TANTO NOS GUSTÓ NOS TIENE QUE GUIAR