Ir al contenido principal

Volver a kirchnerizarse

   (Las principales definiciones están a partir del minuto 15:51)



 A veces nos asombramos de la calma que muestra Cristina en algunos momentos. Parece de hierro. ¿Hay otra forma de gobernar Argentina, hay otra manera de soportar tamaño asedio si no se tienen ciertas características personales? De vez en cuando, Cristina nos recuerda de dónde venimos y qué podría sucedernos si cedemos ante las fortísimas presiones de los mismos que nos llevaron al fondo de la tabla. Palabras y frases como "devaluación", "competitividad", "reducción del gasto público", "emisión", "tipo de cambio" son parte de la letra de esa canción que por décadas escuchamos y nos acompañó al cementerio.

No hay que ser un licenciado en economía para deducir que haciendo lo que los gurúes dicen que habría que hacer nos fue pésimo y que yendo a contramano de sus consejos hemos mejorado notablemente. Claro, 10 años es nada para revertir una tendencia de décadas pero mucho para el debate corto, para chicaneo twitero. Cuando alguien te plantea en la tele o en Twitter que llevás 10 años en el gobierno y que por ende ya no podés responsabilizar al 2001 de lo que pasa, te pone contra las cuerdas por la sencilla razón de que es muy difícil encontrar una respuesta contundente y breve. También sucede que por momentos uno tiende a sentir que se ralenta el nivel de gestión en los sectores más desprotegidos, que son no sólo la base sino el fundamento de este proyecto. Todo eso induce a pensar que están faltando medidas y es probable que efectivamente eso sea cierto, lo grave es que en la disputa coyuntural, en este toma y daca del minuto a minuto a veces perdemos de vista de dónde venimos y qué hubo que hacer y soportar par haber llegado al lugar donde hoy estamos.

Días pasados tuve la oportunidad de hablar con alguien que está en la mesa chica de una empresa a la que le ido y le va fenómeno con este modelo. Me decía que los complica que tienen algunas máquinas retenidas pro el retorno del control del comercio exterior pero que al mismo tiempo siguen tomando gente y el nivel de actividad se mantiene sólido. ¿Entonces qué extraigo para el título? ¿Que la empresa x se queja porque no le dejan importar maquinarias o que pese a todo sigue tomando personal y manteniendo un nivel de actividad óptimo?

La situación es compleja, buena parte del mundo está a los tumbos y nosotros, pese a todo seguimos andando y si bien es cierto que el que consiguió trabajo ya lo naturalizó como también que falta profundizar, que falta ir por más, no es menos cierto que ante los embates que estamos teniendo de los mismos que nos llevaron al borde del precipicio por momentos nos confunden y nos llevan a razonar en los términos que ellos  plantean y ahí estamos complicados.

Cuando abordamos el debate de la coyuntura dentro del formato que nos plantea el mainstream del neoliberalismo, estamos en la lona. 

El desafío es, en este como en tantos otros temas, volver a pensar desde nosotros, desde nuestro proyecto, desde nuestra historia, desde el reconocimiento de que llegamos a este punto por un montonazo de decisiones que se tomaron y que absolutamente todas fueron criticadas de la peor manera por los mismos que hoy nos corren con el blue. 

Vale la pena recordarlo

Prohibido olvidar...

Comentarios

walter dijo…
Ayer estaba por escuchar al tren y cuando dijeron que el programa tratarìa del dolar blue lo saquè al toque,no estoy dispuesto a enroscarme en temas de imbèciles que no saben que hacer con sus ahorros,sus !!!AHORROS!!!!!me da por las tarlipes que no reconozcan porquè pueden ahorrar
Daniel dijo…
El fuerte crecimiento trajo aparejada la fuerte demanda de energía. Reaccionamos tarde con Repsol. Ahora, esos doce mil millones de dólares que hay que poner por año para importarla es la causa madre de estar sujetos con el cinturón.
Si doblegamos ese inconveniente, le pegamos otro manijazo a la rueda.
De todas formas, se están acentuando las obras públicas.
Carlos G. dijo…
Sí, pero también que buena parte de los "excedentes" de las ganancias que algunos sectores productivos han embolsado durante estos diez años se han fugado de la economía argentina generando, en parte, el faltante de divisas.
gem dijo…
Increíble, recien Victor Hugo habló con Sturzeneguer, que necio mal parido ese tipo y otros, diciendo que el mundo esta muy bien y que la Argentina no crece... pero donde vive esta momia, hablando de los problemas del 2001 porque dice que los conoce bien porque era funcionario, bueno siguen siendo burros y quieren destruirnos, Cristina genia... mi admiración siempre, tan clara y precisa hablando a su pueblo, lo demás no importa nada.
Nando Bonatto dijo…
es al pedo, de vez en cuando dice cosas que uno considera al cuete, o es demasiado eliptica
Pero ayer dio catedra
NI QUE HUBIERA LEIDO LOS BLOGS
Daniel Villella dijo…
No hay que perder de vista el eje político de las transformaciones. Muchos aseveran que las batallas por la recuperación del País en todas sus areas se deben dar de un solo golpe. Otros sostienen que se deben dar de a una. Al observar la gestión del Kirchnerismo en estos 10 años, creo que amplió ambos conceptos. Las batallas las dió cuando pudo, cuando tenía cuerpo para sostenerlas, y con la inteligencia que maduró tras la derrota en la 125. En lo personal, observo que el gobierno nunca dejó de avanzar con el ir por mas y lo ha demostrado en el tiempo con las diferentes transformaciones. Apoyar las acciones del gobierno, representa nuestro ir por mas. Vayamos por mas.

Entradas más populares de este blog

El Cadete es cosa sería, muy seria