Entrada destacada

A veces el otro no tiene la culpa de todo

lunes, 25 de marzo de 2013

Susana Viau



Ha muerto una gran periodista, con la que no coincidí en nada en los últimos años, pero a quien siempre respeté como profesional. Las disidencias de su etapa Clarín no pueden hacerme olvidar las coincidencias con su años en Página/12. El tiempo complejo que nos tocó atravesar de 2003 a la fecha ha generado quiebres, rupturas y reencuentros. Y grandes calenturas y odios, por qué negarlo.

Pero estamos en el horno si no separamos una cosa de la otra.

Respetuosamente este blog discutidor despide a una periodista de verdad.

9 comentarios:

walter dijo...

No sé que pensar,pero su última etapa no se corresponde con una gran periodista,fuera de su disidencia(cosa respetable)había falsedades ,odios y maldades que la hacían difícil de leer y sacar conclusiones,por lo que Gerardo si a vos te parece ,sí estoy en el horno y no se trata de un período oscuro sino de definiciones crueles que tuvo y que me indujeron a dejar de leerla.

Gustavo Marcelo Sala dijo...

Triste, solitario y final. Si en tu partida te acompañan Magnetto, Saguier y cía, acaso hubiera sido mejor no haber transitado por ese camino. En lo que a mi respecta la muerte no redime. Sobre eso ella fue muy clara en sus editoriales con relación a Néstor. De modo que nada nos debemos. Triste fin para una ex PRT. Rodeada de corporaciones, gestores periodísticos corporativistas y pseudopolíticos de agenda ajena. Yo fui ferviente lector de sus notas en P12. Luego se dedicó a lo que todos ya sabemos. Su fallecimiento me duele y mucho. Siempre aspiro que las personas tengan el suficiente tiempo en esta vida para enmendar sus erratas. Caparros dijo que su muerte, un 24 de marzo, era todo un mensaje. Lamento discentir. Desde hace una buena cantidad de años para Viau el 24 de marzo era una fecha más.

sin dioses dijo...

Discrepo toral con eso de gran periodista, una vez para pegarle a CFK usó dichos del Agente de Inteligencia del 601, Triple A y ex diputado Luis Sobrino Aranda, conocido por sus interpretaciones astrológicas y por reivindicar el terrorismo de estado desde la radio tango de Rosario. Otra vez confundió Quito con Bogotá en Crítica. Una gran periodista que era "especialista en DDHH" y excelente no comete esas gaffes.

sonaste dijo...

“Una vez muerta, yacerás en la tierra y no habrá recuerdo tuyo ni añoranza ya más: no tienes parte de las rosas de Pieria, sino que ignorada también en la mansión de Hades errarás revoloteando entre las sombras de los muertos” Safo de Mitelene - 593 AC.

ram dijo...

Puede ser que Gardel, después de muerto, cante cada día mejor; los fenómenos populares tienen ese qué se yo. El periodismo practicado por Susana Viau no va a tener esa suerte, no la merece tampoco.
Es imposible encontrar grandeza en un periodismo que se permite ir de un extremo al otro en lo ideológico y, en la última etapa, sin privarse además, de cruzar todas las fronteras del mal gusto, la descalificación, cuando no la mentira lisa y llana.
Habrá quienes extrañen a la persona que fue, a parte o a todo su trabajo pero, serán los cercanos. Y nada más.
El respeto sin rencor que merece toda persona muerta, más no se puede, especialmente si el eje pasa por su laburo, nada respetable en su etapa final.

ruben dijo...

Usted ultimamente anda como medio desorientado... o es otra cosa?. Hace poco tiempo defendio a SOD y ahora le saca lustre a la Quebrada...

Comandante Cansado dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Politico Aficionado dijo...

No sé, Gerardo. Despedimos a un enemigo, ni siquiera a uno que nos haya combatido con lealtad.

Puedo reconocer que alguna vez fue otra cosa.

Que descanse en paz.

Martín L. dijo...

Bonasso escribió en Clarín un panegírico de Viau con un 60% de tristeza y un 40% de mala leche, criticando el hecho de que Dante Palma escribiera en Twitter "Un domingo sin Susana Viau no es un domingo" (omitiendo aclarar que Palma lo escribió sin saber que Viau estaba enferma) y la supuestamente lacónica nota de Página/12 informando de su fallecimiento (como si Clarín recordara con afecto a los periodistas que se fueron del diario).
Eso sí que es decadencia.