viernes, 22 de marzo de 2013

Bebo Valdés, mucho más que el padre de Chucho


"No vuelvo más" le dijo en el avión a Rolando Laserie el día que dejaron Cuba. Y cumplió. Se recluyó en Suecia por 30 años y la música cubana perdió a una de sus figuras insignes hasta que en 1994 Paquito D'Rivera le dio manija y lo devolvió a las grandes ligas en el disco "Bebo rides again". Sus últimos años son bastante conocidos en el mundo de la música (Acá un muy buen reportaje)

Además es papá del "Piano man" Chucho Valdés y la cantante Mayra Caridad

Fue un deleite verlo tocar de grande, era de esos maestros que en una nota sintetizaban décadas de sabor cubano, un pianista de un estilo fino, un abuelo de las teclas, como Rubén González, el viejito del Buena Vista Social Club. Pero Bebo fue central quizá en el momento más fértil de la música cubana, las décadas del cuarenta y el cincuenta. Ahí dirigió la Orquesta del Tropicana, con todo lo que ello significaba, pero también trabajó con Beny Moré, "El Bárbaro del ritmo". Fue, además, de los amigos cercanos a los hermanos Orestes e Israel López, quienes en rigor fueron los primeros que metieron mano en el danzón para extraerle el Mambo, uno de los ritmos cubanos más ricos que, ademas, no fue inventado por Pérez Prado como nos hicieron creer (acá lo cuenta el propio Bebo)

Raúl Quevedo, lector fiel del blog seguro nos contará algo más de Bebo. Por ahora disfrutemos la síntesis del video que ilustra el post. Bebo junto a su gran amigo Israel López Cachao, haciendo una versión sutil de "Lágrimas negras", de Matamoros en el film "Calle 54", del español Fernando Trueba.

Gracias por todo Bebo, querido maestro

No hay comentarios.:

Entrada destacada

Reivindicación del Chango Farías Gómez