miércoles, 19 de octubre de 2011

Qué hacemos con los indignados?


Internet fue una herramienta demoleadora en manos de la creciente cantidad de argentinos que vio en Néstor y Cristina una punta de lanza para encarar una serie de transformaciones que el vuelco del 2001 había evidenciado como muy necesarias. Observando el movimiento internacional de los denominados "indignados" veo que la fuerza de la red, como gran costurera de demandas, está demostrando un poder que definitivamente la torna intangible en términos de perspectiva. El punto neurálgico, empero, es la política. Una primera mirada, una lectura somera de los post y debates de los occupywallstreet, por caso, rebela una fuerte carencia de proyecto político. Discuten en términos muy conocidos por nosotros, sobre qué hacer, si vale la pena participar en elecciones y cosas por el estilo. Saben qué cosas no les gustan pero se me ocurre que padecen una orfandad política verdaderamente preocupante.

El escenario nos muestra una cantidad creciente de personas que se hincharon las bolas con un estado de cosas pero una ausencia de conducción política tal que por momentos nos recuerda a las asambleas del verano 02 que quedaron en la más absoluta intrascendencia. La diferencia a favor que tuvimos acá en ese momento fue que a poco de andar irrumpió un dirigente político que leyó con mucha precisión la etapa y operó en consecuencia. De ahí deduzco que uno de los desafíos que tenemos los que hemos trabajado en la batalla político-cultural contra los estertores del neoliberalismo debería ser conectarnos con estos movimientos que están surgiendo en todos lados y transmitirles nuestra experiencia que, la verdad, no es poca. Acá hay un modelo que se está viniendo en banda, no es joda. Hay un diseño que cruje por los cuatro costados y así como Cristina viene desde su lugar operando con una gran energía, convencida a fondo de que la situación es realmente de cambio, nosotros deberíamos jugar un rol activo desde nuestro lugar.

¿Cómo la ves?
.

4 comentarios:

Escribidor dijo...

Comparto. Hay q exportar el modelo, pero sobre todo, nuestra experiencia, para que no cometan los mismos errores que nosotros. Lo que implicaría saber bien cuales fueron nuestros errores, ¿no?

Abrazo

Emi dijo...

geniallllllll¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
buenisima idea

pais kaotiko dijo...

La otra vez en 678 alguen, no recuerdo quién, puede ser barragán, dijo que además de la debacle de 2001, argentina había tenido suerte.
Porque por no demasiado, el ballotage podría haber sido M3N3M y López Murfi.

Muchos de nuestros indignados fueron los que salieron con las cacerolas en 2008, no nos olvidemos eso.
Mientras que muchos que en 2001 estabamos en la lona, desvastados (no ganas de cacerolear teníamos), fuimos los interpelados por Néstor.

Con ésto quiero decir, yo no trazaría una línea tan recta entre los cacerolazos, la caída de chupete, el "que se vayan todos", las asambleas barriales, y el Kirchnerismo.

Y no toco de oído.
Yo al Kirchenirmos lo ví formarse desde dentro, en el día día, en el boca en boca, armándole el discurso con mis amigos, mi núcleo duro, en el desvelo de la noche de la 125, en el otro desvelo la noche de la ley de medios o la del matrimonio igualitario....

Hicimos coraza ante el embate artero de los anti-política, y recién pudimos limpiar públicamente la cruz que nos habían pintado, en esos 5 meses entre mayo y octubre del año pasado, cuando vivimos, literalmente, en vilo.

Entonces es muy difícil exportar ese proceso.
Porque como todo en el peronismo, ha sido más pasional que lógico.

Y justamente los "indignados" se mueven en un ambiente totalmente desapasionado, apolítico, son usuarios enojados.

No sé, si queremos podemos rezar para que nazcan un Néstor y una Cristina en cada país.
Yo no se si los indignados pueden generarlos...

Ju4n P3p3 dijo...

Usuarios enojados, que buen diagnóstico...

Entrada destacada

Reivindicación del Chango Farías Gómez