lunes, 24 de octubre de 2011

Sarlo y Magdalena, centro va, centro viene...




Domingo, ocho y media de la noche. Por Radio Continental, Magdalena Ruíz Guiñazú la pone al aire a Beatriz Sarlo y uno supone que van a pasar cosas. Y efectivamente pasan. Se van cebando de a poquito hasta que se empiezan a tirar centros y terminan rememorando los tiempos en que La Nación y La Prensa se editaban con 2 o tres hojas. 

Una conversación con el estilo de dos señoras muy finas
.

6 comentarios:

MIGUELhttps://www.blogger.com/terms.g dijo...

....2.millas////!!!!

MC. Operador Visceral dijo...

... honestamente traté de escuchar pero ... al rato me dió como un asquito aquí a la altura de Santa Fé y Paraná viste? así que antes de vomitar decidí seguir con mi nueva rutina negroncha y ultraK, llorando por el destino del nuevo Vicente López PRO. También, ¿quien me manda vivir aquí, no?

ram dijo...

Gerardo, yo sé que su intención es la mejor pero, por un buen rato habría que decretar una "zona de exclusión de arpías".
Uno anda tranquilo, contento tirando a feliz y ver o escuchar un dúo de pájaras como ésas, es malo para la salud.
Además, no hay que olvidar que la actual felicidad, incluye muy especialmente el saber que el bicherío está intoxicado con sus propias hieles, sus malas leches y sus horóscopos delirantes.
Las dejemos ahogarse en sus vómitos, solitas, será justicia.

pais kaotiko dijo...

Igualmente, sin Sarlo ser una luz (o al menos bajando línea en piloto automático), deja relegada a Doña Magda a un papel de señora en la verdulería quejándose del precio de la acelga.

Magdalena está sacada, ciega, desbordada, grosera, y lo único que va a conseguir es terminar para siempre en la banquina.
Basta ver el tono en el que caía en sus conversaciones con Aníbal, o lo que pasó con VHM el otro día, para darnos cuenta que asistimos al ocaso de esta señora, y que ese ocaso será bastante ignominioso...

Daniel dijo...

Estas tomaban el te de jovencitas en la casa de Victoria Ocampo. Dos jovatas chotas en retirada.

Carlos G. dijo...

Puedo afirmar con conocimiento de causa, después de varios años de escuchar los programas de radio de Magdalena R.G., desde Dos en la noticia a fines de los 70 en adelante hasta Magdalena tempranísimo, que a pesar de su manejo de varios idiomas y sus miles de millas viajadas por el mundo, es una persona que es incapaz de hilvanar un análisis político medianamente profundo.
No entiende, lisa y llanamente y todo lo que se le escucha decir puede escucharse en la cola de un banco o arriba de un taxi.
Como dicen que la definió su amiga China Zorrilla: "es una mezcla de señora paqueta con barra brava"
Ultimamente más barra brava que señora paqueta, diría yo.

Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta