domingo, 16 de octubre de 2011

Con la inteligencia no, Fernández Díaz...

Jorge Fernández Díaz escribe hoy

"La ley de medios confirmará su efecto bienhechor el día en que un solo periodista de ese nuevo espectro copie a Rodolfo Walsh (no en su compromiso político sino en su potencia investigadora) y derribe a un solo corrupto"

Y yo me quiero pegar un tiro en un rincón al no poder dejar de asombrarme del nivel de hipocresía que manejan estos escribas a sueldo que, curiosamente, opinan como si ellos vivieran del aire y la guita con que pagan los colegios privados de sus hijos proviniese del espíritu santo.

Pero ya se me pasó la bronca. Mirá que rápido. Ya me calmé porque escribir tranquiliza. Uno tiene hoy la suerte de poder publicar ideas y que 100, 500 o miles de personas lo lean y en última instancia, aunque sea sólo un puñadito el que lo haga, ya está, misión cumplida. Pero también la paz sobreviene cuando vuelvo a darme cuenta por enésima vez que razonamientos tramposos como los que en ese párrafo despliega Fernández Díaz van muy por debajo de la inteligencia media del ciudadano informado de esta época. Hay que ser muy tarado o hay que tener problemas para creer que la nueva ley de medios tiene algo que ver con lo plantea el empleado del diario que echa a periodistas que no coinciden con su línea editorial pero se dice defensor a ultranza de la "libertad de prensa".

Es que estos tipos se han creído aquella máxima de la publicidad que plantea que un aviso, para pegar, debe ser comprendido por niños de seis años. El problema de los Fernández Díaz es que escriben para un lector que presumen idiota, una suerte de peste, en realidad, que en líneas generales abarca a casi todo el espectro mediático-político opositor. No les están saliendo horribles las cosas porque nosotros seamos genios, no. Les va como les va por faltarle el respeto al piso de sentido común de la sociedad. Argentina ha crecido en muchos aspectos, no sólo en el económico, pero desde esta prensa vetusta no se lo advierte.

Los resultados están a la vista.
.

No hay comentarios.:

Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta