Entrada destacada

10 años de Tirando al Medio

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Falta un libro de los kirchneristas que no somos jóvenes

Falta un libro que hable de los de 50, un libro que hable de los que no somos jóvenes ni nos la damos tampoco de jóvenes (¿Hasta qué edad uno es joven?) Entre otros logros, el kirchnerismo parece haber prolongado indefinidamente el concepto de juventud. Si hasta dan ganas de hacerse una colita a lo Willy Quiroga y decirse de La Cámpora, che...

Falta un libro que cuente las historias de los que nos arrimamos al kirchnerismo cuando ya casi estábamos entregados a criar hijos con la mayor dignidad posible porque nos habían metido de una patada en el culo en nuestras casas al hacernos creer que siempre, más tarde o más temprano la democracia posibilitaba que entre los políticos y las corporaciones te cagaran y te defraudaran todas las veces que fuera necesario. Falta un libro para los que fuimos pibes en la dictadura y nos hicieron mierda la cabeza y sobrevivimos como pudimos. Como siempre dice Cristina, ser joven y militar hoy es una papa, es cómodo, correcto, fácil. Pero esto no nació de un repollo. No hubo un día donde se inventara el nacionalismo popular ni la lucha por una sociedad más justa, con mayor distribución y todas esas cosas. Las luchas estuvieron siempre ahí, surfeando olas, traiciones y defraudaciones. Aún me escucho en 1988, en 1992, en 1995, en 1998 haciendo interminables editoriales en la radio, pescando en el desierto, recibiendo un llamado emocionado porque había puesto un tema de Silvio Rodríguez a sonar ante tanta porquería pop. Veo militancia puteando y marchando incansablemente contra el Punto Final, la Obediencia Debida y todo el recule alfonsinista. Veo jóvenes que se bancaban ir con banderas a los actos de la Sociedad Rural Argentina a generar hechos políticos que le escupieran el asado a los ganadores de entonces. Veo la Plaza de  Mayo llena contra el indulto de Menem. Veo las marchas en los tiempos del "Perro" Santillán, veo mucha militancia en tiempos duros, de minoría. Veo las esperanzas con el "Grupo de los Ocho" y el dolor por la muerte de Germán Abdala. Veo una trás de otra las derrotas, pero igual seguíamos adelante ¿Te acordás, Nigger?




Falta un libro para esa parte vital del kirchnerismo que no está contenida generacionalmente en ningún lado, incluso para los que vienen de la resistencia, que son muchos, todavía y por suerte. Falta un libro para los que votamos a Menem con el sólo objetivo de que Angeloz no hiciera lo que luego hizo este hijo de puta. Falta un libro para los que salimos a bancar la democracia en 1987 y nos comimos el "Felices Pascuas". Falta un libro para los que iniciamos la movida de las radios truchas y empezamos a plantear la necesidad de una nueva ley de medios con el retorno de la democracia. Falta un libro para demostrar que antes del kirchnerismo hubo luchas, hubo resistencias, hubo peleas y que nada empezó un día sino que todo es continuidad, enganches y reenganches. Falta un libro que explique que el olfato político del kirchnerismo fue, precisamente, dar cauce a todo ese archivo de sueños postergados y por eso logró tamaña potencia política.

Falta contar la historia de los que hoy no somos jóvenes, che. Porque sino algunos van a creer que el kirchnerismo es cosa de chicos, como los que piensan que Waters apareció hace 15 años y ni idea tienen de que muchos escuchábamos Pink Floyd incluso antes de "El lado oscuro de la Luna" y no, nada que ver. Los chicos están, los chicos rosquean (son mucho mejores que nosotros para eso), ocupan espacios con un nivel audacia que asombra. No le hacen asco a nada. De un día para otro saben conducir programas de radio, son expertos en redes sociales, en contenidos, una barbaridad por donde se la mire. Pero también están los que mantuvieron muchas llamas encendidas y se quemaron los dedos manteniendo encendedores en alto mientras la mayoría estaba emborrachada de primermundismo convertible cuando más de uno de los que hoy abominan del progresismo en nombre del santo grial peronista daban la vida por Menem y Cavallo.

La potencia del kirchnerismo está en que supo dar cauce a todas las luchas que venían dándose en todos los órdenes de la sociedad civil, ahí encontró su impulso inicial, ahí halló su encarnadadura. Luego, recién luego aparecieron los pibes.

Y está bien, lo que no quita que en algunas tardes primaverales joda un poco.
.

18 comentarios:

pruxo dijo...

tenes razon, mis viejos son de 65 y compartieron muchas de tus cuitas!

francisco cellini

Antonio (el Mayolero) dijo...

¡¡Que lo parió!! ¡Tanto sueño postergado!¡¡Y que lindo estar vivo para vivirlo!!!

ElGauchoGPS dijo...

Aplaudo y lo reitero! El kirchnerismo sin la militancia anterior, de aguerridos pero también miles de veces traicionados, sería poco. Así como debemos un poco la Democracia y la Justicia a esas viejas locas que paseaban los jueves, también les debemos que hayan mantenido el fuego bajo las cenizas menemistas. No soy ni uno ni otro (soy del '71), pero mepa que siempre se robaron la memoria de las luchas anteriores. También puteé desde fines de los '80s hasta el 2003, pero hoy estoy muy feliz, aunque milité poco y nada. Me alegro muchísimo de todo lo que está pasando, y creo que es junto a los jóvenes porque ellos, como decía Yoda, tienen menos que desaprender.
Abrazo!

Ariel Burraco dijo...

Sabés Gerardo que todavía quedamos algunos de la resistencia del ´55?

El piojo resucitado

Gerardo Fernández dijo...

Ariel Burraco: Claro, tenés razón. Hasta me parece injusto el post ahora porque pensándolo bien, generacionalmente, el colectivo es muchísimo más amplio.
Un abrazo, compañero

Florencio F. Boglione dijo...

Disculpe Gerardo, ese libro seria una cosa de viejos. Estamos tan viejos?

Saludos Cordiales.

Pablo dijo...

No creo, Gerardo
el libro está escrito
hay que leerlo nomás

El tema es que todos los peronismos han intentado (en algun caso con éxito) lograr que la gente crea que inventaron todo.
Lo hizo Perón, lo hicieron en los 70 y tambien ahora.
El tema es que ellos pretendan borrar el libro para no hacerse cargo de su pasado (en algunos casos, un pasado de traiciones alevosas)

igual, lindo el debate, bien planteado por vos

gracias

guido dijo...

Se podría llamar algo así como "La resistencia: historia de la militancia popular democrática 1983-2001" o bien "De las afiliaciones masivas al agotamiento de las estrategias de resistencia popular mediante la militancia en ONG´s, 1983-2001. Una historia" . E incluiría también a los adolescentes de los 90s. Pero si, seguro que hace falta.

Igual, me suena que en el kirchnerismo (en las personas y en sus horizontes culturales e ideológicos) hay mas de juventud ochentosa que de setentismo, al que aquel se remite.

Pablo dijo...

cuando yo le cuento a mis cros. de laburo que en los 90 el unico que iba alas marchas del 24 acá en Rosario era el chivo Rossi (y todos los demás hdp enganchados con el menemismo-obeidismo-reutemismo)
se creen que hablo de puro gorila
y todos sabemos que a esas marchas iban los organismos, la izquierda y algunos pocos peronistas sueltos
ahora, son todos militantes
y al primer candidato a diputado no lo conoce ni el loro en el ambiente de militancia social

el libro está. Sino (como ya dije: queda la senda Omix. Èl, como hombre de barrio que es, sabe que si tenés las 21 y la sota, tenés que salir de arrastre
porque las 40 vienen solas por alguno que se dio cuenta y fue a menos.

salute

guido dijo...

Zás, mando el comment y ya se había prendido el acusómetro. Sabés que pasa Pablo, que cuando uno se asume parte de un colectivo asume el riesgo (no tan serio, por cierto) de que te sacudan un "ah, pero vos sos de los que...". Y está bien que así sea.

El activismo de góndola ("me gusta la circunspección de Illia, la voluntad de Lenin, el sable de San Martín, la popularidad de Perón, la honestidad de Soto y el bigote de Anibal Fernández") no tiene esos problemas. Se arma un colectivo imaginario copypasteando los sujetos reales y a ese no se lo puede acusar de nada.

Pablo dijo...

Guido
yo no acuso a nadie. Simplemente comento mi opinión.
Por supuesto que el peronismo tiene un libro "bueno" para contar de luchas esfuerzos y martirios

pero también tiene cagadas (como tenemos todos)

quiero decir que a veces uno se hace el b. para borrar sus macanas.
Yo me considero una persona de izquierdas, y sé donde está la gente. En el 91 hicimos radio comunitaria con unos cumpas que le pusieron "la voz de la esperanza" por el fervor del primer menemismo y luego se querían matar. Pero estuvimos juntos, como lo estamos ahora. Ellos ahora son K y coincidimos en la militancia social que es la que para mí vale.

guido dijo...

Pablo, ¿y la izquierda no tiene nada de que hacerse cargo?

Pablo dijo...

por supuesto Guido!!
desde ya

pero Gerardo sugiere que hay que escribir un libro de la militancia reciente (por decirlo simplificando) y yo creo que ya está escrito, solo hay que hablar con las gentes que resistieron al menemismo (desde las cooperadoras, las radios, los sindicatos, etc)

O sino, que el K'ismo funcione como aglutinador del peronismo y en ese caso no hay que andar revisando tanto, basta con sumar peronistas para oonsolidar el proyecto.

Digamos que de alguna manera, siento que el espacio de militancia que nos encontró juntos en en los 90, nos volvería a juntar si Kristina hiciera un ajuste (poneeele)o si alguien intentara hacerle un golpe a Cristina (como en la 125)

Bibiana dijo...

Gerardo: gracias por este posteo. Es el segundo (el primero fue uno Eva Row allá por julio sobre la clase media bajísima en el límite) que me hace sentir que en añgún lado alguien entiende algo.
Y sigo adelante, y sigo militando, y no bajo los brazos... pero hay muchas veces en que me siento tan harta, tan excluida... pero bueh, se está haciendo aquello por lo que luché toda la vida, y eso me hace feliz, aunque a mí en lo personal no me beneficie en nada y ni siquiera me den una palmadita en el lomo. Pero qué va a hacer... aqí seguimos, toda esa generación que se movilizó hace 20 años y seguimos haciéndolo y parece que no hubiéramos existido ni existiéramos.
Es la vida... o el mareting político... uf
Abrazo madurito
Bibi

Pablo dijo...

perdon por el Cristina con K

iba a poner K y luego amplié

disculpas

guido dijo...

Pablo, estamos bastante de acuerdo, me molestó eso de "ellos pretendan borrar el libro para no hacerse cargo de su pasado", blabla. Nada más. Será que me parece que los peronistas estamos más cómodos con el ex menemismo de los hoy K que lo que lo que otros K están con su exdelaruismo, que se yo. Nada más que eso, pero igual no es el tema del post.

Hay una historia muy rica de la militancia en los 90´ (que es la que yo llegué a conocer, Gerardo va más atrás) en un contexto donde el sentido común era el de siempre va a haber pobres, el fin de las ideologías, el che guevara ligth versión Ernesto Sábato y cosas así. Donde muchos de los ex-teóricos setentistas habían cambiado sus llamados a tomar los fusiles por la discusión sobre la pertinencia de considerar la clase obrera sujeto histórico. Vos mencionás parte de esa historia.

Y me parece que Gerardo tiene razón en que es importante escribirla. Estoy de acuerdo con su percepción de algunos relatos K. Se pasa del 76 al 2003 casi sin escalas, a veces. La resistencia popular al neoliberalismo casi no forma parte del "relato" (excepto con referencia a los organismos de DDHH).

RR dijo...

Muy bueno Gerardo, soy un JP la gloriosa, y la idea de escribir un libro esta en mi desde hace años, me parece necesario, lo pienso desde que mis hijas en el secundario me decìan papà conocès algun hecho històrico..y yo empezaba: 17 de Nov. del 72 en Ezeiza, 11 de marzo del 73 y la entrega de leche recuperada", 25 de mayo del 73 y la plaza de mayo con la JP a cargo de la seguridad, y muchas plazas y muchas marchas y corridas y gases lacrimògenos y policias montadas. Soy un convencido de que todas esas luchas y muchas otras arriba mencionadas, màs muchas, otras son los afluentes del gran rìo que es hoy el kirchnerismo que compartimos los veteranos con los jòvenes, como mis hijas
un abrazo

Oscar Cuervo dijo...

Yo creo que nadie tiene por qué sentirse excluido por una cuestión de edad, mientras respire por su propia cuenta, se prende al asunto, aunque no aparezca en ningún libro.

Y en algunas tardes primaverales a uno le jode que los pendejos estén disfrutando la primavera más de lo que uno puede.

Pero eso se llama vida.