Entrada destacada

10 años de Tirando al Medio

miércoles, 18 de mayo de 2011

Los oyentes kirchneristas


Pareciera que estos oyentes expresan a un sector minúsculo que pretende vivir en un país de fantasía donde sólo se lea Tiempo Argentino, se vea Canal 7 y Encuentro y se escuche Radio Nacional. Mucho me temo que este tipo de rebote de alguna manera ha sido provocado desde esos mismos medios. En buena medida el oyente llamador es formateado por la línea del programa o la radio que escucha. El que llama a Victor Hugo Morales, por caso, no tiene nada que ver con el que le deja un mensaje a Magdalena Ruíz Guiñazú, siendo que ambos programas están en la misma radio.

Creo que hubo un tiempo de trinchera, de escucharnos entre nosotros, de apapacharnos, de lamernos las heridas porque parecíamos extranjeros en nuestro barrio y hasta en nuestra familia, pero ahora las condiciones han cambiado y hay que seguir dando la batalla cultural que aún no se ha ganado definitivamente.

Sólo estamos bien en términos electorales...

Si Tinelli tiene 40 puntos de rating y Cristina gana en primera vuelta, habría que suponer que más de un televidente del muchacho de Bolivar vota al Frente para la Victoria. Quiero decir: no nos enojemos tanto con las menciones a Tinelli y pongamos más énfasis en ir generando contenidos desde nuestro lado que puedan disputar audiencia. Y no creamos que si se se comienza a aplicar de una santa vez el artículo 161 de la ley de medios, programas como el "Bailando" van a dejar de estar en la pantalla.

9 comentarios:

Fernandoc dijo...

Coincido 100%. Creo que se va terminando el ciclo de los programas como 678, con todo el valor que tuvieron. Ya se empieza a decir eso en voz menos baja, escuché comentarios de Dolina, por ejemplo. No se construye un discurso solamente denostando el del otro. Hay que buscar nuevos simbolismos, nuevas referencias. Todo está por hacer en materia de comunicación popular. Programaciones como la de Canal 7, Encuentro o Radio Nacional bastante han hecho por aunar calidad con reconocimiento en la gente. Pero todavía falta lo masivo, lo que vaya más allá de las fronteras de lo propio. Y que entretenga, que en última instancia de eso se tratan también los medios.
Saludos.

GUSTAVO ROMANS dijo...

Típico fundamentalismo poco conciente de la realidad Gerardo. Una lástima que no entiendan que cuando se habla de diversidad de voces, de libertad de expresión, de ampliación de derechos y cumplimiento de obligaciones, no se den cuenta que es para todos. Para el que mira como Baila Tyson también.
El tema es que quienes conducen algunos ciclos, no se vayan de mambo y se ahoguen en el micro clima ultra y dejen de agitar a algunos oyentes o televidentes que luego se ponen loquitos cuando se toman medidas relacionadas con las políticas de mayorías.
Anoche en 678 se hizo una comparación absurda de la tele superficial y la tele comprometida. What?????? ¿que me quieren decir? mmmm
Una cosa es estár informado y otra es divertirse. A mi no me gusta Tinelli, pero no voy a negar que lo miro y que a veces me parece divertido o bizarro, no se.... el flaco que imitó a Riquelme a mi me hizo divertir mucho. ¿Y?... ¿que? ¿ya no voy a defender el modelo? Abrazo!!!

Ricardo dijo...

100% de acuerdo también.

Almita dijo...

El oyente llamador, obviamente es subjetivísimo. Y cuanto más llama, más subjetivo es. ¿Cómo llamaría yo a Magdalena si ni la escucho y no sé de qué está hablando?
Coincido con vos en que los mismos medios arman un esquema que ratifica.

La batalla cultural, no se gana poniendo una programación integra de contenidos intelectualmente "ricos", ponele.
La gente que ve a Tinelli o a Fantino, fué gente que se distanció de lo que uno llamaría "interesante" hace rato. El tema es a) por qué se distanció, b) cómo recuperarlo c)cómo enriquecerlo.
Tal cual decís, el tema pasa por generar contenidos que atrapen y que suave y despaciosamente, recapturen a esa audiencia.
Lo que dice Gustavo, es real: "micro clima ultra".
Anoche yo también vi 678, y no me pareció que el tema se discutiera desde el lugar que para mí corresponde. Cabito y Lucho parecían hacer una defensa a ultranza de Tinelli, mientras no recuerdo quién por poco decía que había que borrarlo del mapa televisivo.
Cuando mis hijos eran chicos, veían un canal de dibujitos detestable, hasta que apareció otro con contenidos interesantes, más nutriente, diverso, más deseable (Nickelodeon).
Tenían 3 y 5 años, y solitos se pasaron de canal. No fué necesaria ninguna sugerencia.
Si un niño puede, un adulto más aún.
Y además, el tema dá para muchísimo más que el simple hecho "odio el baile del caño". Eso es minimalizar la cuestión.
Yo me pregunto, por ejemplo, qué se está sublimando cuando se ve tv de prostitutas caras -o baratas-, mujeres semidesnudas y chismeríos de travestis u homosexuales.
La respuesta es más bien simple, se sublima la sexualidad propia. Entonces, si alguien pretende arreglar la sublimación sexual de miles de espectadores con contenidos "clima ultra", está condeando al fracaso.
Proponerle a los espectadores una programación culturalmente rica siendo que esperan ansiosos el cuadro de baile zafadísimo, que ven Gran Hermano "a ver si pasa algo entre ellos", que siguen vida y obra del Ogro Fabbiani con 1, 2 o más mujeres, está pifiando y fulero.
En criollo: si se busca en la tv teta y culo, es que éstos faltan en la vida real. Y eso no lo resuelve la Ley de Medios.
Creo que algunos medios se olvidan de eso.
Saludos.

Rucio dijo...

Coincido, especialmente con eso de que hay que seguir dando la batalla cultural. He leído discursos triunfalistas al respecto, mencionar que "la etapa gramsciana" está concluída y no encuentro nada más alejado de la realidad. Apenas si hemos podido reestablecer el valor de la política y desmistificar o relativizar el discurso de los poderes permanentes. Pero de ahí a afirmar que hemos incorporado ítems fundamentales de nuestra lógica al discurso del "sentido común", hay un trecho enorme.
No es tan preocupante que "bailando" o "gran hermano" sigan en pantalla, sí que sigan arrasando audiencia por falta de alternativas.

ruben dijo...

Gustavo: Cada uno se divierte con lo que puede. Yo prefiero el humor. Algo mas: Que parte "del modelo" apoyas? El "Modelo" no es solo economico, sino tambien cultural o si queres contracultural.
Dicho programa es la manifestacion mas explicita de cierto modelo cultural y te diria hasta de cierta subjetividad noventista.
La propuesta es muy efectiva en terminos de audiencia al interpelarnos en nuestras propias atrocidades. De alli el rating.
Culturalmente nos llevara mucho tiempo sacarnos de encima la impronta cultural menemista.

Contradicto de San Telmo dijo...

Es cierto que con la ley de medios K desaparecería el "bailando"...???

Che, todo bien con PakaPaka y la AUH, pero si me sacan el bailando, lo voto al Colo.

(una parte del kirchnerismo me hace acordar a la "patota cultural" de alfonsín: gorostiza, sarlo, aguinis... una lágrima).

Los cañones de la batalla cultural qué tiran?...ejemplares viejos de la revista La Maga?

Brigada cola qué es? el enemigo?

La mina en bolas en contratapa del diario Popular... son armas de destrucción masiva y por lo tanto las prohibimos?

Orlando Barone qué es? Mariscal o Brigadier?

lilimos dijo...

Contradicto: Como bien lo expresa Mariana Moyano "banalizar a las mujeres también es política". El hecho de que no me guste el oyente "progre-facho" que no tolera ciertos temas en su radio progre-k no implica que acepte de manera acrítica el contenido de Tinelli y otras expresiones que cosifican y ofenden a las mujeres. (Te diría que si querés una mina en bolas, lográ que se desnude enfrente tuyo.)
Lo que no se puede es negar que Tinelli tiene su público y es imprescindible la comunicación entre públicos. El país que queremos es para todos y no cabe en nuestro living. Por suerte.

Seguiremos dijo...

Cuando Cristina nos decia en Huracan hay que ser amplios hay que recibir a todos sin cuestionar de donde vienen y en sus discursos y habia comenzado a bajar la confrontacion y a hablar mucho mas de gestion estaba marcando el camino. Bueno me parece.