domingo, 16 de enero de 2011

La victoria tiene que ser política y cultural



Ayer Vero me contaba de su familia, de sus abuelos, me mostraba el pensamiento de una típica familia de clase media acomodada y, por supuesto, me hablaba de lo jodido que les resulta que ella les haya salido peronista. Algo más o menos parecido a la situación de La Farolera.

Pensaba luego en cómo se vienen cayendo mitos, en cómo Clarín con sus tapas no hace mella al gobierno, en cómo desde La Nación siguen demonizando a la bloguería y pese a ello sube su cantidad de lectores.

Guille responsabilizaba a Néstor por todo lo que está pasando "Estábamos todos en la cucha hasta que él nos volvió a hacer creer en lo colectivo y nos sacó a la calle"

Hijos que se les peronizan a las familias tradicionales, medios hegemónicos que se revelan impotentes, con puños de cristal que no voltean nada y bandadas de militancia ya casi veterana que vuelve a enchufarse, que sale del encierro a dar la pelea colectiva sabiendo que como con las minas, "el no ya lo tiene"...

Debates por todos lados y en cada ámbito social. Verdades antes indiscutidas que se caen a pedazos. Discusiones, ataques que astillan en mil fragmentos nociones frágiles que se fueron instalando con los años y no resisten el cuestionamiento más sencillo. Asuntos que no se tocan en la mesa dominguera porque se ha quebrado el consenso y más vale no adentrarse en ciertos temas. Burócratas que "no saben adónde vamos a ir a parar" porque "antes los empleados de la institución esperan hasta seis meses para cobrar a ahora, a los 45 días te hacen un paro..."

Qué lindo tiempo estamos viviendo.

Qué ganas da saber que en cada rincón se está librando una batalla a fondo

Y qué bueno escuchar por ahí que "La victoria deberá ser, antes que nada, política"

"Y cultural", agregaría yo...

.

10 comentarios:

Roberto Ezequiel dijo...

Como vos bien decis es un momento extraordinario, políticamente de los mas entusiastas que me ha tocado vivir,
Este para mi es el mayor logro de Nestor y Cristina.Saludos

hector felix dijo...

Gerardo, si no hay troinfo politico previo, no hay reforma cultural.
Si triunfan La Nación y Clarin, que cambio cultural van a impulsar? Saludos

INFO_GAP dijo...

El orden de los factores a veces si alteran el producto , acá pongo lo cultural en primer lugar y político después. Con todo respeto ,mi paisana opinión.
En realidad pienso que primero la batalla es cultural, la política es resultado de una cultura preferentemente democrática .Puedo decidir ;costumbres habitos,sistemas ,modelos y no ser necesariamente político o pertenecer a partido alguno, si a movimientos como dice Feiman ,el de las buenas personas
La cultura de los hombres se desenvuelve en el espacio y en el tiempo, es decir a lo ancho del mundo y a lo largo de la historia. No es uniforme, sino siempre cambiante pues depende de las posibilidades de realización que tiene la naturaleza humana y de los actos libres de los hombres en las distintas circunstancias que le toca vivir en pro de lo que todos buscan sin excepción, que es la felicidad.
Una cultura sana es aquella que vive y se desarrolla alrededor de una escala de valores acorde a la naturaleza de las cosas. Por eso debemos vivir según una adecuada jerarquía de valores que vuelvan a darnos el verdadero sentido de la vida.

“No hay cultura donde no hay principios de legalidad civil a que apelar. No hay cultura donde no hay acatamiento de ciertas últimas posiciones intelectuales a que referirse en la disputa. No hay cultura cuando no preside a las relaciones económicas un régimen de tráfico bajo el cual ampararse. No hay cultura donde las polémicas estéticas no reconocen la necesidad de justificar la obra de arte”. ( O .y G. )

Un abrazo compañero.

maby dijo...

TENES RAZON ,QUE LINDO TIEMPO ESTAMOS VIVIENDO !! GRACIAS NESTOR !! NOS DEVOLVISTE LA ESPERANZA !! MIL VECES GRACIAS NESTOR KIRCHNER.

Quintín dijo...

Qué momento lamentable. Imagino a pequeñoburgueses liberales y conservadores alemanes a los que los hijos se les convertían en nazis.

Jopa dijo...

Gerardo, desde una posición crítica al gobierno, no comparto tu punto de vista. Creo que no hay más ni mejor debate, sino más pelea y confrontación. Es cierto que se pudo poner en cuestión la credibilidad de los grandes medios, pero eso dio lugar a una guerra de consignas entre un bando y el otro más que a una apertura del debate. Lo que veo en los medios oficiales, y en muchos blogs oficialistas, se parece más a una repetición invertida del discurso superficial e interesado de los grandes medios que a un interés por debatir honesta y seriamente sobre los problemas del país.

Abrazo.

Ricardo Moura dijo...

La batalla siempre ha sido y será política Y cultural, aunque creo que en este caso lo último es lo principal. Lo extraordinario de los tiempos que vivimos es que Néstor y Cristina hayan logrado echar a andar un —notorio— cambio cultural, a partir de la política ¡Arrancando con un 22% de los votos!

ram dijo...

Es que hay cambios, políticos y también culturales . Mirando, sin ir muy lejos, la tontería aportada por don quintín - los hijos de pequeños burgueses devenidos en nazis (su especialidad no eran los estalinistas, como yo pensaba).
Le salió redonda la comparación, en la Alemania del cuco verdadero - hitler - los ex-desocupados pasaban del rascarse a ser obreros que fabricaban cañones, tanques, aviones y toooooda la larga lista de juguetes bélicos a usar en la próxima función, apenitas la 2da. guerra mundial.
Mínima diferencia con los tiempos y ex-desocupados del cuco, o cuquito, ayer estalinista, hoy pre nazi y mañana, líder de algún imperio intergaláctico y/o celestial (según el humor de la mañanita de alguno de los fervorosos quintines ultra antiK); que tuvimos los argentinos, un tal Néstor K - bueno, esos ex desocupados laburan haciendo lavarropas, heladeras, autos, Servicios turísticos!!, en fin, mañana o pasado, cuando mi hijo sea el general invasor del Uruguay montado en un GM Agile, "armado" con un par de freezers, me contará detalles de la gesta, enr "mi celular que no es un lujo" fabricado en Tierra del Fuego y así me acordaré de estos días en que el "cambio cultural" se hacía tan intenso que la contra solo atinaba a mascullar pavadas.
Gracias, don quintín por su invalorable contribución a mostrar mejor esos cambios.

guille dijo...

Es así nomás, ese sentido de pertenencia se despertó y no es solo una máquina electoral, que lo es, estamos pasando de la etapa de deconstruir el mensaje masmediatico a plantear agenda colectiva.
A algunos no les gusta, se sienten afuera, se ponen nerviosos, lo ningunean, se equivocan.
Un abrazo.

daniel dijo...

Si se libran batallas, espero que las estemos ganando, porque si en esta nos ganan, ni en el milenio de Argentina, se podra hacer algo importante, hay que batallar por los proximos 10 años, espero que nos de el cuero.