jueves, 7 de marzo de 2013

El idiota argento


La palabra idiota se usaba tiempo atrás para caracterizar a las personas que no se preocupaban por los asuntos públicos. El tiempo histórico que nos ha tocado vivir ha traído consigo una combinación explosiva que nos sorprende día a día: las manifestaciones de los idiotas potenciadas y reproducidas en progresión geométrica por las redes sociales.

Antes, las expresiones del idiota no salían de las cuatro paredes de la cocina, ahora se diseminan en segundos por Facebook o Twitter y cuando salen a la calle a manifestarse lo hacen sin filtro y si abren la boca expulsan los razonamientos más salvajes que uno pueda imaginar porque no están acostumbrados a separar el ámbito público del privado, son toscos y arrebatados.

Y están los que trabajan para darles letra, como si ir más lejos este Twitt que ilustra el post. La idea es reclutar voluntarios para el ejército de idiotas que avalará las teorías y prácticas más feroces y antidemocráticas porque el idiota argento no está en condiciones de diferenciar, por ejemplo, entre un gobierno de mayorías y una dictadura cívico-militares, entre otras cosas porque en líneas generales, el idiota proviene de sectores que apoyaron fervorosamente los golpes de estado y vivieron sus mejores primaveras en medio de marchas y desfiles militares.

El idiota argentino en líneas generales es, además, milico de alma.

Hoy leemos sus publicaciones en las redes sociales y nos agarramos la cabeza al ver cómo, por ejemplo, ponen en un mismo plano la muerte de un jefe de estado de la significación mundial de Hugo Chávez con el siniestro de Once. Para el idiota argento todo es lo mismo, maneja la lógica del noticiero televisivo de las 7 de la tarde, donde un debate parlamentario tiene la misma importancia que un litigio entre vecinos por un lorito o un accidente en la Panamericana. La no diferenciación entre diversos planos de análisis y de valoración del impacto de la noticia sobre el conjunto de la sociedad es lo que define al idiota. Es no ver la diferencia entre la sanción de una ley en el parlamento que incidirá de una u otra forma en la vida de todo un país y la cobertura de un casamiento de famosos, que no repercute en ningún ámbito de la vida material de las personas que lo miran por TV.

Luego, cuando esta incapacidad de diferenciar entre distintos planos de análisis se la traslada a la discusión política se encienden las luces de un espectáculo difícil de imaginar. Es que los procesos de repolitización no son lineales. No todo un pueblo se repolitiza al mismo tiempo, es un proceso complejo, con varios niveles y velocidades. Una parte importante se repolitizó rápido, a partir del 2001 y luego encontró mayoritariamente en el kirchnerismo el instrumento político adecuado para llevar adelante sus ideas. Otro se referenció en las diversas fuerzas del Grupo A. Pero mucho después la politización empezó a darse en los idiotas, los que nunca se preocuparon por la cosa pública porque durante décadas el complejo cívico-militar se encargó de representarlos y gestionar en su nombre al tiempo que los grandes medios de comunicación les armaban la agenda. Cuando ese complejo desaparece como factor de poder y la verdad mediática entra en crisis, los idiotas argentos se vieron compelidos a pensar en cosas que en su vida les habían preocupado, y así, a los empujones conceptuales empezaron a balbucear razonamientos que, como no podía ser de otra manera, develan una cosmovisión explosiva, donde anidan el  autoritarismo, el nazismo, infantilismos varios y un clasismo exacerbado.

Son a la política como esos adultos con serias alteraciones emocionales, que en la primera de cambio reaccionan como niños mal criados.

Son la costra que nos dejó medio siglo de interregnos militares.

Son buena gente ¡ojo!

No son culpables, son víctimas.

Pero peligrosísimas...

26 comentarios:

Pibe Peronista dijo...

Briyante! Abrazo

Fernando dijo...

Excelente, Gerardo.

flacok dijo...

El vigilante argento, ademas es barato, ademas es barato
Es el destino tan fino, del vigilante medio argentino...

Barullo dijo...

Esa comparación del velorio de Chávez con los muertos de Once, en la onda "a uno fue, del otro se escapó a El Calafate", ayer fue furor en Facebook.

Nada nuevo: otra forma ¿ingeniosa? de decir "detesto a Cristina". Ya lo sabíamos. Ni cambiaste ni nos cambiaste, campeón.

flacok dijo...

Vuene al caso una reflexión que dejé hace unos minutos en una publicación de la Poderosa sobre el periodismo deportivo.
Hace unos días pensaba que la matriz del armado de las noticias deportivas, policiales, políticas, es la de los nefastos y miserables programas llamados de chimentos. Todo fue hacia esa nada tóxica. Esto se multiplica a la enésima potencia con la amplificación que le dan a esa matriz las señales de noticias y deportes de 24x7 que nos bombardean sin piedad. La mejor representación de esta demencia planificada la hace Capusotto en Hasta cuando http://www.youtube.com/watch?v=oOv_-dRhuds

gem dijo...

El drama en observar a esta gente es que son los opositores, que pretenden llegar a gobernar nuestro país, que poca materia gris que tienen, hay que enseñarles que para derrocar en las urnas hace falta inteligencia.
Gracias Gerardo

Daniel dijo...

En mi opinión, no es incapacidad diferenciadora. Es operación, haciendo epicentro en lo emocional.
La táctica del golpe bajo. En la audiencia redundante (como dice Artemio), sirve para fogonear la adrenalina que hoy tienen que mantener hacia el 18 de abril.
De ahí que lo de las "alteraciones emocionales" es lo más cierto para caracterizar a esa audiencia.
Estos comunicadores no solo no pretenden sacarlos de ese estado, sino que insisten con sostenerlos allí.
Para mi la estrategia es improductiva, después se asombran por el resultado de las urnas.

misterzeta dijo...

También se podría titular la columna como el pelotudo importante.
Igual si no me equivoco Cristina estuvo reunida con familiares de las víctimas de Once no?
Nada de eso alcanza para esta gentuza, muy buena columna.

JP dijo...

Lo que pasa es que estos miembros del "periodismo carroña", no saben que hacer ni decir para atacar al gobierno nacional y a los gobiernos afines. La tienen recontradentro y se les nota mucho. Son unos pobres tipos que el día que les toque irse de este mundo, van a ser recordados por muy pocos (y no precisamente por los sectores populares)

Gustavo Marcelo Sala dijo...

¿Este es el mismo tipo que en el programa Cable a Tierra, a fines de los ochenta, le preguntaba a la gente en la calle sobre la importancia del tamaño de la poronga mientras el punto final y la obediencia debida lucína sus mejores galas?
Todo un analista...

Fabián Prol dijo...

Sí, y también es el mismo que en los años 60 - 70 hacía y decía lo que Verbitsky nos cuenta en este link
(seguramente ya lo conocen, pero viene bien tenerlo a mano)

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/180621-56464-2011-11-06.html

Ivan Romero dijo...

Lamentable estas palabras. No se compara la persona por su reconocimiento mundial solo se esta pidiendo la misma atención que se le dio a la Muerte de Chavez, por parte de nuestros gobernantes, que a la tragedia de Once. Y me parece pésimo meter a todos lo que no están a favor en algunas cosas con el gobierno en la misma bolsa que algunos fanáticos militares, o sea, podría decir que lo escrito por este sr es de montoneros.
Y claro que no tiene comparacion Chavez con la tragedia de ONCE, empezando que las victimas de ONCE eran inocentes. Chavez, venezolano, Prefiero a San Martin que es inclusive argentino. Asique por favor basta de pavadas.

Carlos dijo...

Ciertamente la muerte de 51 ARGENTINOS debería ser más significativa para la presidente que la muerte de CUALQUIER jefe de estado.
En todo caso el contraste se marca porque Cristina se borró durante una SEMANA después de la tragedia, y agrava las cosas la connivencia con el concesionario.

Por otra parte no se quejen: vena la clase de oposición que soporta Macri, si se rompe un caño de gas, la culpa es de él, si hay un accidente en la avenida Santa Fe la culpa es de él... si hay un accidente en una obra en costrucción la culpa es de él.

Déjense de joder, Cristina tuvo una actitud miserable con la víctimas de Once, bánquensela.

Gerardo Fernández dijo...

Para el idiota argento no sólo todo es lo mismo sino que no entiende lo que lee

walter dijo...

jaja Carlos no entendió,Gerardo,por hay es victima,vos lo dijistes

perros dijo...

No dejo de sorprenderme por las cosas que se leen. Mira esto, Gerardo:

http://cualquierp.blogspot.com.ar/2013/03/este-parrafo-aparecio-en-una-columna-de.html

Gustavo Marcelo Sala dijo...

¿Qué debió haber hecho Cristina? ¿Para que Pepe no se enfade, no ir a la exequias de Chávez debido a que no fue al acto de Once?

Razonamiento estúpido si los hay, bastante fronterizo, diría que miserable.

Me parece que Cristina fue muy clara en sus argumentaciones, tanto el día anterior al acto como el mismo 25 de Febrero del 2012. Ella no hace política con las tragedias. Las tragedias deben tener su respuesta jurídica, su respuesta política y su correlato en Obras.

Paralelizar eventos en los que no existe relación alguna es de abyecto. Es pretender darle rango de importancia a cuestiones que no se deben ni se pueden ponderar bajo ese prisma.

Quién lo hace especula. Quién lo hace pretende insertar y manipular politicamente una tabla de valores inexistente, caprichosa y perversa.



Politico Aficionado dijo...

En http://jovenescacharienses.blogspot.com.ar/2013/02/la-memoria.html
puede verse lo que hizo Cristina en relación a las víctimas de Once.

Eliaschev y los otros cagatintas que responden a los medios concentrados de información no hacen mas que mentir, mentir y mentir en la mejor tradición Goebbeliana.

vfedor dijo...

Las afirmaciones en twiter, gozan del beneficio de aproximarse, sin costos, a los comentarios que se hacen en una peluquería, con muchos clientes callados y algunas secadoras de pelo invadiendo el espacio sonoro.
Es tarea de todo periodista, no jugar con las exageraciones.
Quien traspasa ese limite, no hace periodismo ni editorializa. En realidad, censura su inteligencia y homenajea a Neustad.
Estos comentaristas de peluquería, son buenos publicistas, nada mas.

ram dijo...

Don pepe eliaschev no es idiota, cómo podría serlo el genial creador de la muletilla "tengo para mí" y las más sesudas discusiones sobre si lo correcto es "negro sobre blanco" o el más común "blanco sobre negro".
Un intelectual así, experto además en longitudes peneanas, no puede ser menospreciado tan cruelmente, salvo que uno tenga la desdicha de escucharlo, claro.
Nadie ignora que cada cosa mala o regular que sucede en el mundo es culpa de la Kris, terremoto en Japón, tragedia de Once o la muerte de Chávez... "Cristina lo hizo" y es nuestra obligación, en tanto adherentes a la diktadora, aceptar esa falla de fábrica, la maldad básica K.
No nos enojemos con don pepito, pobre ser que necesita los mendrugos que cobra, para huir de la miseria, la persecución y el odio K; puede ser que a veces exagere un poquitín pero no lo hace de reaccionario que es, no, él es así, un pintoresco casarrabias (¿se acuerdan cuando en el Bicentenario, llamaba a los asistentes algo así como zombies?), un tierno que cuando ve algo que no le gusta, reniega.
Sí, reniega como chico en el super, que quiere las galletas ya y hace quilombo y uno, ay, qué bestias que somos!, lo asesinaría en la góndola de los fideos... en fin, pepito es así y, como con los chicos uno se encariña con esos animalitos, no?.
No hay que darle bola, ni siquiera avivarlo de lo idiota y sorete mala leche que viene siendo, ¿para qué?, a ver si el patrón que le garpa los mendrugos se aviva y pone a uno más vivo...

alejandro dijo...

Excelente post. Uno de los comentarios menciona el estado de "alteración emocional" crónica en la que los medios opositores buscan mantener a esta parte de la sociedad. Esto es indudablemente cierto, pero por otra parte el idiota argento no solamente está en permanente estado de indignación proto-linchadora: también, cuando está tranquilo, piensa. Y ahí es donde vemos que no son solamente víctimas. Un amigo (por que efectivamente lo es: todos tenemos un amigo así), por ejemplo, se asombra sinceramente de que se hable tanto de las 30 mil personas asesinadas por el terrorismo de estado y no de las mucho más numerosas víctimas de la inseguridad vial. Efectivamente, el "es todo lo mismo" es el núcleo del pensamiento de estas personas que pueden, eventualmente, llegar a ser mayoría. Y como "es todo lo mismo" pueden tranquilamente, por ejemplo, elegir a un neo-procesista como presidente.

Prol dijo...

A mí, la dialéctica Eliacheviana me resulta muy interesante. Propongo su estudio en las universidades, para lo cual bueno sería que repasáramos algunos de sus enunciados más destacados.
Por ejemplo:
Enunciado de Cavendish- Lomonosov: ¿Por qué a El Calafate sí y a Punta Mogotes no?
Enunciado de Schroedinger-Poincaré: ¿Por qué carteras Louis Buiton sí y bolsitas de polietileno verdes de las que reparte Mauricio no?
Enunciado de Lacán-Weber: ¿Por qué billetes con la cara de Evita sí y billetes con la jeta de la Pando no?
Enunciado de Althuser-Aristarco de Samos: ¿Por qué cuatro horas de discurso en la apertura de sesiones ordinarias del Congreso y en A Dos Voces ni una intergección gutural?
Enunciado de Carlitos Bianchi-Ramón Díaz: ¿Por qué tanto sacudir el esqueleto en Angola y en Bailando Por un Sueño ni una contracción del del meñique izquierdo?
En fin. Grán potencial, el de la dialéctica Eliacheviana, gran potencial. Los ejemplos son inagotables

Politico Aficionado dijo...

lo que nunca explicó Pepito es con qué calibraba los penes en su célebre investigación.

Mariano T. dijo...

El idiota argento acusa de simpatizar con los milicos hasta a exiliados de la dictadura.
Y pronto va a decir que los muertos de once se lo tenian merecido por ser de derecha.

Prol dijo...

Según fuentes fidedignas, ¿no?

Prol dijo...

de Nicolás Guillén.-
PEQUEÑA LETANIA GROTESCA EN LA MUERTE DEL SENADOR Mc CARTHY.-

He aquí al senador McCarthy,
muerto en su cama de muerte,
flanqueado por cuatro monos;
he aquí al senador McMono,
muerto en su cama de Carthy,
flanqueado por cuatro buitres;
he aquí al senador McBuitre,
muerto en su cama de mono,
flanqueado por cuatro yeguas
he aquí al senador McYegua,
muerto en su cama de buitre,
flanqueado por cuatro ranas:
McCarthy Carthy.

He aquí al senador McDogo,
muerto en su cama de aullidos,
flanqueado por cuatro gangsters;
he aquí al senador McGángster,
muerto en su cama de dogo,
flanqueado por cuatro gritos;
he aquí al senador McGrito,
muerto en su cama de gángster,
flanqueado por cuatro plomos;
he aquí al senador McPlomo,
muerto en su cama de gritos,
flanqueado por cuatro esputos:
McCarthy Carthy.

He aquí al senador McBomba,
muerto en su cama de injurias,
flanqueado por cuatro cerdos;
he aquí al senador McCerdo,
muerto en su cama de bombas,
flanqueado por cuatro lenguas;
he aquí al senador McLengua,
muerto en su cama de cerdo,
flanqueado por cuatro víboras;
he aquí al senador McVíbora,
muerto en su cama de lenguas,
flanqueado por cuatro búhos:
McCarthy Carthy.

He aquí al senador McCarthy,
McCarthy muerto,
muerto McCarthy,
bien muerto y muerto,
amén.

Entrada destacada

Corea del Centro, el hit del verano que se viene